Investigadores de Ecuador producen energía eléctrica con la ayuda de bacterias

Publicado el

Un grupo de investigadores, docentes y estudiantes universitarios trabajan con un tipo de bacterias que permiten limpiar afluentes y a su vez producen energía eléctrica.

En los laboratorios de la facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Central de Ecuador (UCE) es donde se desarrollan estas iniciativas que permitirían limpiar ríos, lagos y océanos a la vez que se generaría electricidad.

Raúl Bahamonde, docente universitario y quien lidera el proyecto, explicó a ANDES que lo que se realiza en los laboratorios “es obtener bacterias que degradan la materia orgánica, por ejemplo de aguas residuales de varias industrias e incluso de aguas domésticas. Los microorganismos degradan la materia orgánica y generan electrones”.

Las bacterias que son anaerobias, es decir que viven sin oxígeno, son obtenidas en la represa de Paute, ubicada en la provincia andina de Azuay (sur). En el lugar hay alrededor de 60 metros de profundidad de agua y otros 10 metros de lodo, donde habitan los microorganismos.

“En el laboratorio fueron aislándose las bacterias y viendo medios de cultivos para analizar cuáles son las que más nos ayudan a degradar la materia orgánica”, afirmó Bahamonde, quien aseguró que el proyecto aporta a objetivos del Buen Vivir, contemplado en la Constitución ecuatoriana.

“Los objetivos son el cambio de la matriz energética, pues damos alternativas de energía limpia al tratar aguas residuales y por otro lado aportarnos a cuidar el medio ambiente y salvar el planeta”.

Maribel Andrango, quien trabaja en el área de Química de la UCE y además realiza su tesis de maestría en la Universidad Politécnica, explicó que al momento se encuentra desarrollando celdas de combustible microbianas aplicables a aguas de la industria textil.

“Esta industria utiliza muchos materiales contaminantes sobre todo con los colorantes que son tóxicos y persistentes que dañan los cuerpo hídricos. El prototipo que he desarrollado utiliza microrganismos que degradan los colorantes y generan energía eléctrica”.

En el proyecto también trabaja Cristian García que al momento desarrolla celdas de combustible microbacteriano que utilizan suero lácteo para la producción eléctrica.

Explicó que muchas industrias lácteas arrogan el suero de leche a los ríos y lagos, contaminando agresivamente las aguas.

“El proyecto aprovecha este suero porque tiene bastante carbohidratos especialmente lactosa y hace que las bacterias la consuman parte de proteína y lípidos y nos da voltajes bastantes considerables. Las bacterias consumen la lactosa y en el proceso producen electricidad”, afirmó.

Para el desarrollo de esta iniciativa innovadora es necesario el aporte de varias disciplinas. Daniel Arboleda, docente universitario que trabaja en ciencias Físicas, destacó que lo que se está desarrollando "es un proyecto multidisciplinario pues están químicos, físicos, y va a vincularse un ingeniero eléctrico. No somos islas, tenemos que involucrarnos todos”.

Destacó que el apoyo que ha dado el Gobierno al desarrollo científico ha permitido desarrollar la investigación e implementar laboratorios para este tipo de iniciativas.

Tanto los docentes como estudiantes que trabajan en este proyecto consideran que sus investigaciones y experimentos pueden ser aplicables en el área industrial con el fin de aportar al desarrollo del país y al cuidado ambiental.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers