Segunda crónica desde Chile: fakta y cotidianidad

Escrito por Jorge Romero
Publicado el

Si el término noruego fakta designa antecedentes, información concreta sobre una situación determinada, en esta segunda crónica desde Chile para Radio Latinamerika de Oslo, Noruega (no se cambie de sintonía); tendremos en cuenta las exigencias del periodismo moderno en el sentido de decir lo máximo con el mínimo de palabras. Síntesis y profundidad. Velocidad controlada si se quiere, como la que utilizó el conductor del bus de la empresa Nilahue para cubrir los 403 kilómetros que separan a la capital Santiago de Bulnes, mi moderno Macondo particular.

La Cordillera de Los Andes a mi izquierda invita a romper horizontes: al otro lado de esta inmensa espina dorsal de América la República Argentina, el continente, el mundo. A mi derecha y detrás de la Cordillera de La Costa el Océano Pacífico, inmenso, vengativo con sus depredadores, pero que golpea con su violenta naturaleza a familias y pescadores artesanales humildes e inocentes que habitan en sus costas.

Me voy en bus al sur, tatareando mentalmente ese Tren al Sur de Los Prisioneros, a encontrarme con situaciones aparentemente insólitas, típicamente locales que conforman la cotidianeidad de las buenas gentes de la zona central.

De Bulnes a Pitrufquén, lugar de cenizas

La comuna y ciudad de Chile, Pitrufquén (lugar de cenizas en mapudungún), de la provincia de Cautín, en la Novena Región de Araucanía (Wikipedia), tiene una superficie de 580,7 Km2. En su población, de orígen múltiple, destaca el legado español y mapuche y de los inmigrantes llegados a Chile durante el período de ocupación de la Araucanía (léase pacificación, exterminio, xenofobia que no cesa), la población de origen extranjero está compuesta en su mayoría por descendientes de alemanes, holandeses y suizos.

En los censos nadie cree, pero se le asigna a la comuna de Pitrufquén una población cercana a los 45 mil habitantes. La ciudad fue fundada el 15 de diciembre de 1882 en los terrenos donados por el Lonco Ambrosio Paillalef, y la Ilustre Municipalidad de Pitrufquén se constituyó el 3 de mayo de 1902, siendo su primer alcalde don Federico Altamirano.

En el número 1075 de la calle Manuel Rodríguez nos esperan las primas Norma y Dorka. La cocina a leña está encendida las 24 horas del día. A su calor, y mientas rememoramos el pasado remoto en la finca de los abuelos, devoramos manjares de la zona entre los que sobresalen las mermeladas caseras, especialidad de la casa: de pera, de manzana, de durazno, de frutilla, de cereza. Afuera llueve torrencialmente con intervalos de intenso sol que aprovechamos para un corto paseo por la ciudad en la que predominan los rasgos mapuches, la artesanía en plata, cuero, madera, tejidos de vistosos colores y perros, muchos perros vagabundos y sin dueño dormitando indolentes en las aceras o en cajas de cartón que les disponen algunos comerciantes con plañidera benevolencia.

El río Toltén, otrora navegable, turístico, impetuoso, alberga en su seno los carros de ferrocarril que transportaban productos químicos y que cayeron a su cauce al quebrarse el puente hace un par de años. La desgracia ambiental que esto supone sigue siendo atracción en la actualidad. La operación de levantarlos es difícil y costosa y el gobierno no tiene recursos para ello. Primero hay que indemnizar a los terratenientes fascistas que perdieron (o quemaron intencionadamente) los bosques de su pertenencia, amén de casas, familias, flora y fauna.

Pitrufquén se ubica mucho más al sur del río Bío-Bío, desde donde partía el territorio ancestral del pueblo mapuche, ocupado hoy militarmente, con una asquerosa agresión gubernamental para que los terratenientes de la zona no pierdan sus privilegios.

Detalles para un estudio sociológico

a) Las calles, de Bulnes como de Pitrufquén, nombran a buenos y malos de la historia de Chile. Se puede estudiar historia averigüando qué hizo cada uno de estos personajes: Andrés Bello, Manuel Rodríguez, Francisco Bilbao, Barros Arana, Lautaro, Colo-Colo, Eleuterio Ramírez, 2 de Enero, 12 de Febrero, Pedro Montt, Balmaceda, Blanco Encalada, Arturo Prat, Sargento Aldea, etc. etc. No hay nombres de mujeres ilustres. Saquen ustedes sus propias conclusiones.

b) Llego a -La Veguita- (en Bulnes) en busca de una malla de papas y zapallo. A la entrada dormita un pequeño perrito (los diminutivos abundan). El dueño de la tienda me explica: -Apenas me bajé de la camioneta y subí la cortina me siguió pa´dentro y aquí se quedó. La perrita es bonita: la haré operar pero antes me dejaré una cría... Son mil trescientos señor... que tenga un buen día...-.

c) Camino por la calle Palacios, que corresponde a nuestra Karl Johan. Un anciano, encorvado por los años se me cruza. Desde la vereda del frente un joven con un chaleco naranja y una cruz en la espalda riega el pasto y le grita: -Hola hijo...pa´onde vai?... a lo que el abuelo responde: -Hola papi... y a vos que te importa?...-.

d) Caminando por las calles de una pequeña ciudad o pueblo del sur, se escucha recurrente lo de: -Y él (o ella) me dijo... y yo le dije..., seguido de alguna confidencia digna de compartir.

e) Ya de regreso, me detengo en el quiosco de la esquina: -Me da El Ciudadano por favor... -Queda sólo el de afuera caballero... Si no está muy sucio...- Síii, le digo, está leíble. Sale por un costado, me lo entrega, le pago con cinco lucas, se mete de nuevo en el pequeño recinto cantando ...espérame en el cielo corazón... Y yo, picarón como me voy adaptando le endilgo... -Allá la esperaré pues... o si quiere me da el cambio en el cielo...- No, me dice, si allá está prohibido usar dinero. Y me despide con un -Chao, caballero, que le vaya bien..., que yo, desde mi ateísmo irreverente traduzco como -Chao don Jorge... que se vaya al cielo...-.

Estoy leyendo el libro Historia Secreta de Chile de Jorge Baradit. El autor (Valparaíso 1968) se hace varias preguntas en el prólogo. Comparto con ustedes una de ellas, con el compromiso de ahondar en la obra a mi regreso. Se pregunta Baradit: "Cuándo podremos leer que las Fuerzas Armadas de Chile han matado a más obreros, estudiantes y trabajadores chilenos que a soldados de otros países?"

Hasta aquí por ahora y que sea lo que Dios quiera. "Tendremos el destino que hayamos merecido" (Albert Einstein).

Un abrazote así de grande para todos.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers