Trump desplegará a las tropas en la frontera con México hasta que el muro esté construido

Publicado el

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció ayer que pretende desplegar entre 2 mil y 4 mil elementos de la Guardia Nacional a lo largo de los 3 mil 200 kilómetros de la frontera con México.

Por la mañana, agradeció al gobierno de México por disolver la caravana de migrantes. Después, a bordo del avión presidencial, Trump fue consultado por la prensa estadunidense acerca del tema, luego de que el pasado miércoles firmó un decreto para enviar tropas a la frontera sur, con el argumento de que en esa zona existe desgobierno por el aumento en la entrada de inmigrantes indocumentados, e insistió en que mantendrá a los agentes ahí hasta que se construya una buena porción del muro fronterizo.

En tanto, la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, retomó lo dicho por Trump para explicar que la movilización se da porque estamos en un momento crítico en el tema migratorio, y dijo que el gobierno estadunidense busca detener la migración antes de que las cifras crezcan.

La Guardia Nacional apoyará a los agentes fronterizos para revisar la tecnología y las labores de vigilancia, y también con mecánicos de flota, explicó Nielsen.

Los guardias podrían participar en labores que no requieran trabajo policial, dijo por separado Ronald Vitiello, subcomisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, en una declaración que fue interpretada por medios estadunidenses como una probable referencia a tareas de patrullajes y arrestos.

El decreto de Trump pide tener una estrategia en menos de un mes, pero Vitiello propuso que la movilización no sea apresurada y dijo a la cadena Fox News: Lo haremos tan rápido como podamos hacerlo de forma segura.

Los gobernadores de Arizona y Nuevo México, que pertenecen al Partido Republicano, al igual que Trump, ya expresaron su aval a la medida. Sin embargo, también hay detractores a la movilización dentro del mismo instituto.

En El Paso, Texas –uno de los principales puentes fronterizos entre ambas naciones–, el alcalde republicano Dee Margo señaló a medios locales que no está convencido de que se necesiten tropas adicionales en esta localidad, la cual calificó de ser la más segura del país.

Ya tenemos una barda que se edificó durante el gobierno de George W. Bush que atraviesa la ciudad, dijo Dee Margo, quien pidió que en lugar de aumentar el número de tropas prefería que haya mayor comprensión de lo que realmente sucede en la frontera.

Tanto Bush como Barack Obama en su momento enviaron a la Guardia Nacional a la frontera con México, lo cual fue cuestionado en Estados Unidos por el alto costo que representaban las movilizaciones.

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, también se manifestó en contra y dijo que no permitirá que la Guardia Nacional de su estado sea enviada a la frontera. A su vez, el gobernador demócrata de Montana, Steve Bullock, advirtió que no desplegará tropas basándome únicamente en el capricho de los hábitos de Twitter del presidente (Trump). El gobernador de California, Jerry Brown, también demócrata, no se ha pronunciado sobre el tema.

Los contingentes de la Guardia Nacional esperan recibir instrucciones para comenzar a distribuirse por la frontera, dijo a la agencia Ap un funcionario del Pentágono, quien recalcó que los operativos están en etapa de planeación. Por su parte, la Guardia Nacional de Texas señaló en un comunicado que esa sección se encuentra en las primeras etapas de planeación.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos informó de la creación de un grupo especial denominado Célula de Apoyo a la Seguridad Fronteriza para ejecutar la orden de desplegar a la Guardia Nacional.

Esta célula será mantenida en el futuro próximo para garantizar que podamos aumentar nuestras capacidades para alcanzar los objetivos del presidente en términos de la seguridad en las fronteras, señaló la portavoz del Pentágono, Dana White.

Este grupo funcionará como canal de información entre el Pentágono y el Departamento de Seguridad Interna, responsable directo en esta materia en las fronteras.

Desahogue su frustración en EU, exige Peña a Trump

El presidente Enrique Peña Nieto exigió al mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, que si sus recientes declaraciones contra México derivan de una frustración por asuntos de política interna, de sus leyes o de su Congreso, diríjase a ellos, no a los mexicanos. No vamos a permitir que la retórica negativa defina nuestras acciones.

Evocando a John F. Kennedy, le dijo: Nunca vamos a negociar con miedo. Le recordó que a los mexicanos los convoca la certeza de que nada ni nadie está por encima de la dignidad de México, y reiteró su disposición a dialogar con seriedad, de buena fe y con espíritu constructivo.

En un mensaje en cadena nacional un día después de que Trump firmó un decreto para enviar a la Guardia Nacional a la frontera con México, con el propósito de frenar el flujo de drogas e inmigrantes indocumentados, y de señalar que la frontera sur de Estados Unidos es un desgobierno, Peña Nieto, sin aludir directamente a esos temas, insistió en rechazar actitudes amenazantes o faltas de respeto entre ambas naciones.

En una de las épocas de mayor tensión en años recientes entre México y Estados Unidos, el mandatario coincidió con la condena unánime del Senado a las expresiones ofensivas e infundadas sobre los mexicanos, y con el rechazo a medidas contrarias a una buena vecindad, expresado por los cuatro candidatos presidenciales, a los que mencionó en estricto orden alfabético.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers