Conmoción en Alemania por ataque con camión que dejó al menos doce muertos y 50 heridos en Berlín

Publicado el

Este lunes un camión embistió a las personas que visitaban un mercado de Navidad en Berlín, Alemania y dejó al menos 12 muertos y alrededor de 50 heridos. "La gente corría mucho", recuerda uno de los testigos del suceso.

El vehículo pesado arrasó puestos y personas por igual durante más de 50 metros, con un ruido terrible, segando vidas y mutilando muchas más, dejando en el piso puestos de comida, mesas y casetas de recuerdos.

Testigos de este suceso relatan lo acontecido la noche de este lunes.

"No quería detenerse, seguía avanzando", contó una turista conmocionada y todavía temblorosa después de presenciar cómo el conductor de un camión embistió a la multitud.

A Trisha O'Neill, una australiana que estaba sentada a unos metros de allí, la sorprendió. "Estábamos sentados detrás de un puesto tomando gluhwein (vino caliente) y de repente hubo una gran estampida y la gente saltaba por encima de mí", contó a la televisión Australian Broadcasting Corporation.

"Sólo vi un gigantesco camión negro que irrumpió en el mercado y arrolló a tanta gente, y después las luces se apagaron y todo estaba destruido", explicó.

Había "sangre y cuerpos por todas partes", incluso de niños y de ancianos, añadió.

"Llegamos justo después y había mucha gente tirada en el suelo", contó un estudiante tunecino. "Ya no me siento a salvo aquí", afirmó.

Rosa es una trabajadora de RTVE que estaba cerca del lugar donde han tenido lugar los hechos. "El atropello se ha producido a las 20.05 aproximadamente y en una zona muy concurrida, un mercadillo de navidad al que va muchísima gente", explicó al canal 24H. "Si hubiese sido ayer habría sido mucho peor, porque habría más víctimas", aseguró.

Ella iba a abordar un tren cerca del mercadillo cuando ha oído el estruendo y la gente ha comenzado a correr asustada. "Hay que tener cuidado con lo que se dice y valorar las consecuencias de lo que ha sucedido". Admite que ella también se ha asustado aunque "se ha controlado bien la situación, la policía ha llegado y no ha dejado que pasara nadie". "La gente corría mucho, y eso es lo que más dolor me ha causado... Lo veías y sabías que había pasado algo que no tenía que pasar".

"El camión apareció de la nada y comenzó a atropellar a gente, yo me encontraba allí en esos momentos. Vi claramente cómo el vehículo se metió por esta zona y luego alguien salió corriendo de la cabina. Entonces escuché algunos disparos. Me fuí y cuando regresé al lugar, dos minutos después, la policía ya estaba allí y tenía el camión inmovilizado”, cuenta un joven alemán.

Un turista británico declara lo siguiente: “Justo cuando salíamos vimos pasar a un camión muy largo. Pasó justo delante de mí y de mi novia. Diría que nos pasó a menos de 3 o 5 metros. Se dirigió hacia la entrada, golpeó los lados de las barreras y continuó”.

"Nosotros estábamos a unos seis metros de donde ha quedado el camión al pararse. Nos hemos comprado algo de pan con carne porque quería mi hijo y nos hemos sentado en un sitio un poco apartado, en las escaleras de la iglesia, para estar más tranquilos", explica Paloma, una madrileña de 24 años, y su hijo, de ocho años, que habían decidido, en sus primeras navidades en Berlín, ir a tomarse unos churros con chocolate a ese mercadillo.

"Todo el mundo empezó entonces a correr. Yo cogí a mi hijo para apartarlo y que no lo arrastrasen. No nos hemos movido porque en los momentos de pánico masivo lo peor es salir corriendo", argumenta con una tranquilidad asombrosa Paloma.

"Había dos personas debajo del camión", recuerda de dos de los muertos en el accidente, "otro con las dos piernas destrozadas" y al menos otro a su lado "inconsciente" por lo menos.

"Todavía tengo que soltar el nervio", reconoce la joven madrileña tras la experiencia, y añade que su hijo sólo ha empezado a llorar cuando han abandonado el mercadillo.

Kathy Forbes, una estadounidense de unos 40 años, dijo que había elegido Berlín en lugar de París porque pensaba que era "más seguro".

"No vimos nada porque estábamos en un restaurante cerca de aquí", dijo, agregando que prefirieron quedarse en un centro comercial cercano porque no se atrevían a "volver al hotel mientras el conductor seguía fugado".

Un hombre mayor explicó que vió cómo el camión se movía deliberadamente en la plaza, con las luces apagadas, y a continuación escuchó un "boom, boom..." y los gritos de la gente histérica.

Un turista que dijo haber presenciado la escena explicó que no sabía si el conductor estaba "borracho" o tuvo la sangre fría de embestir a la multitud, pero desde luego "no trató de detener el camión, se limitó a seguir".

En contexto

Este hecho recuerda lo sucedido el 14 de julio de este año, cuando un total de 86 personas murieron en Niza al irrumpir un camión en una zona peatonal donde se estaba celebrando una fiesta en un atentado que reivindicó poco después el autodenomiado Estado Islámico (Daesh, en árabe).

(Telesur)

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers