Suecia: Se cumplen 31 años del asesinato de Olof Palme

Publicado el

Este martes 28 de febrero se cumplieron 31 años del magnicidio del líder sueco de la Socialdemocracia, Olof Palme. Como todos los años, su partido le rindió un homenaje en su tumba, en el cementerio de la Iglesia de Adolf Fredrik en Estocolmo, a pocos metros del lugar donde fuera asesinado. El alevoso crimen sigue impune, y el trauma en la sociedad sueca sigue vigente.

”Cuando las velas se hayan apagado, vamos a llevar la llama dentro de nosotros para seguir luchando por la paz, la igualdad y la democracia, en el espíritu de Olof Palme”, escribe el partido en Facebook.

El 28 de febrero es una fecha fatídica, en la memoria colectiva sueca. Nadie, que haya vivido esa mañana del 1 de marzo de 1986, ha podido olvidar donde y cuando se enteró de la noticia de que el primer ministro sueco había sido asesinado.

A más de tres décadas de su muerte, el mundo necesita más que nunca de sus ideales y de políticos como él: valientes y consecuentes.

El asesinato de Olof Palme tuvo lugar el viernes 28 de febrero de 1986 en Estocolmo, a las 23:21 hrs, mientras volvía caminando del cine a su casa con su mujer Lisbet. En ese momento, la pareja no llevaba guardaespaldas. Un hombre se acercó a ellos y disparó a quemarropa sobre la espalda del ex-primer ministro sueco, que murió a los pocos minutos.

Desde aquel momento y hasta la actualidad, debido a que el crimen nunca ha sido resuelto, se han apuntado múltiples teorías, muchas rastreando un móvil político tras el magnicidio. Si la primera detención apuntaba a grupos ultraderechistas suecos, posteriormente se han barajado entre otras, la autoría de una rama del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), o la de los servicios secretos sudafricanos del apartheid. Otras teorías, menos contrastadas, implicaban en el crimen a agentes pinochetistas o al grupo alemán Fracción del Ejército Rojo (RAF).

Sin embargo, una única persona ha sido condenada por el asesinato de Palme. Dos años después del acontecimiento, Christer Pettersson, un drogadicto y delincuente de poca monta fue detenido, juzgado y condenado por el asesinato, principalmente gracias al testimonio de Lisbet Palme, que lo reconoció como el autor de los disparos. Sin embargo, la condena fue anulada posteriormente por el Tribunal Supremo sueco por falta de pruebas.

Fuente: Magazin Latino, Suecia, Wikipedia, Radio Latin-Amerika

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers