Independentistas ganan mayoría absoluta en comicios de Cataluña

Publicado el
Con una participación histórica de 81.95 por ciento, los partidos independentistas de Cataluña ganaron de nuevo la mayoría absoluta; entre los tres suman 70 escaños, de 68 que se requieren para formar gobierno. Lograron 47.56 por ciento de apoyo con algo más de un millón 995 mil votos. Sin embargo, el partido más votado fue el derechista y españolista Ciudadanos, que obtuvo 37 diputados y un respaldo popular de 25.35 por ciento de sufragios al obtener, en solitario, más de un millón 90 mil votos.

Dos años después del periodo político más convulso de Cataluña, que llevó a una declaración unilateral de independencia por el gobierno de Carles Puigdemont –actualmente refugiado en Bélgica y con una orden de detención vigente en territorio español–, se realizaron elecciones autonómicas.

Aquella declaración aprobada en el Parlamento catalán el 27 de octubre provocó que el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, utilizara una herramienta inédita desde la transición a la democracia y aprobara en el Senado la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que le dio facultades para intervenir la administración catalana.

Después de una campaña electoral marcada por la situación de excepción, con uno de los candidatos (Puigdemont) refugiado en Bélgica y otro (Oriol Junqueras, ex vicepresidente de la Generalitat), en la cárcel desde el 2 de noviembre, se celebraron los comicios en un ambiente de tensión y hasta de temor por un posible fraude electoral y nuevas incursiones represivas del Estado español.

A pesar de todo, los comicios se desarrollaron sin incidentes y con una participación masiva de más de 81.90 por ciento del padrón, cifra récord en la que el bloque independentista revalidó la mayoría absoluta, pese a haber registrado un ligero descenso del respaldo popular, al perder algo más de 150 mil votantes y un diputado con respecto de los comicios de 2015.

Puigdemont: "La República ha ganado a la Monarquía". Discurso completo

Desde su cuartel general de campaña en Bruselas y con un aire de revancha, Carles Puigdemont ha declarado que este 21D significa la victoria de la República frente a "la Monarquía del Artículo 155", tras conocer que las fuerzas independentistas mantienen la mayoría absoluta en el Parlament.

Ha celebrado que el independentismo haya mejorado su posición a pesar de las trabas y ha lanzado un mensaje a Europa y quienes apoyan a Rajoy: si continúan aplicando la misma receta, que visiblemente no ha funcionado, tendrán los mismos resultados, en referencia al batacazo electoral que ha sufrido el Partido Popular.

El destituido jefe del gobierno catalán Carles Puigdemont, sospechoso en España de sedición y rebelión, ofreció este viernes al presidente del ejecutivo español Mariano Rajoy una reunión en el extranjero y dejó en el aire su vuelta.

“Estoy dispuesto a encontrarme en Bruselas, o en cualquier otro lugar de la UE, que no sea el Estado español, por razones obvias, con el señor Rajoy”, dijo Puigdemont en Bruselas al día siguiente de las elecciones regionales en las que los partidos independentistas catalanes repitieron su mayoría absoluta.

“Nos hemos ganado el derecho a ser escuchados”, aseveró en un mensaje dirigido tanto a Madrid como a la Unión Europea, que hasta ahora respaldó al gobierno español.

“Solo pido a la Comisión Europea y otras instituciones europeas que escuchen al pueblo catalán, no solo al Estado español”, declaró Puigdemont desde Bruselas, adonde se marchó a fines de octubre tras ser cesado de la presidencia regional por el gobierno central.

Puigdemont, favorito a recuperar la presidencia catalana si se atiende a la composición parlamentaria actual -su partido, Juntos por Cataluña, fue la fuerza independentista más votada-, aclaró que su oferta de diálogo no tiene condiciones.

Al preguntársele por su regreso a España -que le llevaría probablemente a la cárcel-, el presidente catalán, cesado a las pocas horas de proclamar la independencia el 27 de octubre, lo condicionó a que existan “garantías”.

“Si soy investido presidente quiere decir que hay todas las garantías de una democracia que permite que la voluntad de los catalanes se haga efectiva”, aseguró.

“Tengo que ser investido presidente y tengo que entrar en el palacio de la Generalitat”, aseguró.

(Agencia de Noticias Andes, NRK, El Nacional)

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers