La ministra Listhaug perdió el control - Caso de refugiados en el norte de Noruega

Publicado el

Las recientes detenciones de solicitantes de asilo procedentes de Rusia efectuadas en Finnmark al norte de Noruega, muestran que la ministra para migración e integración Sylvi Listhaug del partido para el progreso (FrP) ha perdido el control, declaró a la prensa local el conocido profesor noruego de derecho Mads Andenæs .

El Servicio de Policía de migración de Noruega (PU) arrestó este viernes a 82 personas que anteriormente habían sido internadas en un centro de acogida en la provincia de Finnmark en el norte del país, cerca de la frontera con Rusia. "Tras su arresto, los solicitantes de asilo deben ser enviados fuera de Noruega , o estar preparados para la custodia policial - que debe ser dictada por una corte - o ser liberados dentro de tres días, declara el profesor Mads Andenæs.

"La ministra Sylvi Listhaug ha perdido el control de la situación". "Ellos (las autoridades) están bajo una enorme presión al dar la orden de detener a los solicitantes de asilo en Kirkenes", señaló el profesor Andenæs considerado como uno de los principales expertos en derecho internacional y los derechos humanos, según informa el diario Aftenposten.

El plazo de una detención, según establece la Ley es de tres días y este no puede ser prolongado sin la sentencia de un tribunal, explica Andenæs.

"Se debe respetar el derecho a la asistencia jurídica". Además, hay que tener presente los nuevos requisitos en materia de normas de la prisión. Estimo que la cárcel de Kirkenes, no cumple con las condiciones requeridas", revela Andenæs.

El profesor Andenæs recciona fuertemente ante las acciones del Gobierno noruego que ignora las convenciones internacionales.

"Rusia no es un país seguro"

El jefe para Europa de la ACNUR, del Alto Comisionado para los refugiados de la ONU Vincent Cohetel, estima que Noruega debe dejar de enviar de vuelta a Rusia a los solicitantes de asilo, sin antes tratar sus casos individualmente. “Todavía no se dispone de un procedimiento de asilo que funcione perfectamente en Rusia”, afirma el responsable de ACNUR.

Cohetel ha expresado su esperanza de que las autoridades noruegas rectifiquen y "mantengan la tradición humanitaria que les ha caracterizado en las últimas décadas".

Por su parte, Halvor Frihagen, abogado de inmigración de Noruega, declaró que el intento de devolver a los refugiados a Rusia los pone en riesgo y contravienen los derechos humanos de la Unión Europea (UE). Afirmó que existe la posibilidad de malos tratos y otros riesgos en Rusia, ya que el plan consiste en deportarlos hasta el norte de ese país donde no hay campos de asilo ni otros servicios, y las temperaturas llegan hasta 30 grados centígrados bajo cero.

En Contexto

Las deportaciones a Rusia de refugiados que entraron a Noruega por el Ártico, una región donde las temperaturas han alcanzado hasta 30 grados bajo cero en los últimos días, han generado un fuerte debate en el país y críticas de organismos internacionales. La policía expulsó a 13 refugiados el martes. En medio de las deportaciones varios individuos lograron escapar del centro de acogida de Kirkenes el pasado jueves. Fueron algunos integrantes la asociación local Refugees Welcome to the Arctic (Refugiados, bienvenidos al Ártico) que ayudaron a huir a los refugiados. La policia ha multado a tres de los miembros de la organización.

"Algo está muy mal, la gente está desesperada. Huyen de Kirkenes para evitar ser enviados de vuelta a Rusia", declaró Olav Øygard, obispo de la diócesis de Nord-Hålogaland.

Familias con niños

Desde el miércoles están suspendidas las deportaciones, oficialmente por motivos logísticos. Pero en la lista para ser expulsados figuran familias con menores, entre ellos una niña autista de cinco años y un bebé de 18 meses, denunció "Refugiados, bienvenidos al Ártico", que al publicar algunos casos han logrado que las autoridades permitan reexaminar sus solicitudes de asilo.

El Gobierno de derechas noruego liderado por la primera ministra Erna Solberg que conforma una alianza con el partido populista anti-inmigración, Fremskrittspartiet (Partido del Progreso) aprobó hace dos meses, con el apoyo de entre otros del opositor Partido Laborista (Arbeiderpartiet), un endurecimiento de las leyes de asilo en el país para detener la fuerte inmigración de refugiados que ingresaban por el norte del país. Se estima que aproximadamente 5.500 personas, la mayoría de ellos de origen sirio y afgano, llegaron a Noruega por la ruta de Ártico, cuando la cantidad anual llegaba a una veintena.

Postergan deportaciones

La deportación de migrantes hacia Rusia fue suspendida hasta que quede coordinado el trabajo conjunto entre Oslo y Moscú, dió a conocer la televisora estatal NRK citando al ministro noruego de Asuntos Exteriores, Børge Brende.

El ministro Brende dijo que se están estudiando varias formas de deportar a los refugiados, incluyendo su regreso en avión.

El pasado jueves las autoridades noruegas dijeron que planean más deportaciones, sin embargo estas se han postergado por diversas razones.

Las autoridades noruegas declararon que la mayor parte de las solicitudes de refugio presentadas por los 5.500 refugiados que ingresaron por el norte del país cruzando la frontera con Rusia serían rechazadas.

Fuente: Radio Latin-Amerika, Aftenposten, NRK, TV2, agencias.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers