El caso de Thalison, el adolescente de 15 años que Noruega deportó a Brasil

Publicado el

Profunda conmoción está causando en Brasil el caso del adolescente brasileño Thalison de 15 años, que fue deportado de Noruega el pasado lunes en medio de una controversia originada por las autoridades noruegas de migración.

En el mes de febrero, hacen más de tres años, llegó a la localidad de Åmot en Buskerud el niño Thalison Muniz Rocha proveniente de Brasil, su país de origen. Su madre falleció en 2008 cuando Thalison tenía apenas 7 años de edad.

En la ciudad de Río de Janeiro donde vivía, no contaba con nadie que le cuidara. Su abuela, Alair Muniz Rocha Pedersen, casada con noruego y residente en Åmot desde hace muchos años, lo fue a buscar a Río para brindarle una vida digna, para que creciera en un hogar seguro, bajo la protección y el cariño de su abuela, evitando así para el niño una vida desafortunada en las calles de Río de Janeiro.

Thalison se integró rápidamente a la sociedad noruega y es conocido como un chico alegre y respetuoso. Aprendió a hablar noruego perfectamente. Estudiaba en la escuela Søndre Modum ungdomsskole y también brillaba como jugador del equipo juvenil de fútbol de Åmot donde se ganó el cariño y aprecio de muchos amigos y amigas a quienes hecha mucho de menos.

Aunque la abuela de Thalison logró obtener judicialmente en Brasil la custodia de su nieto, las autoridades noruegas (UNE/UDI) rechazaron semanas atras la solicitud de reunificación familiar y estadía del menor en Noruega presentada por la abuela.

Durante varios meses la abuela Alair junto a vecinos y la parroquia de la localidad de Modum encabezada por el sacerdote Runar Liodden, llevaron a cabo una lucha sin precedentes para convencer a las autoridades de migración. Juntaron más de 250.000.- coronas, dinero que ha sido utilizado para cancelar los gastos de abogados. Todos los esfuerzos para que Thalison se quedara en Noruega han resultado inútiles. Las autoridades no le creyeron.

Thalison: "Mi corazón está destrozado"

El pasado lunes Thalison fue deportado de Noruega. Llegó a Brasil solitario, temeroso, sin tener a un familiar que le esperara en el aeropuerto, sin un lugar donde llegar. Todos pueden imaginar la angustia que debe sufrir un menor que es obligado a subir a un avión para luego ser abandonado en un sitio totalmente ajeno y desconocido.

Un enorme grupo de periodistas llegó el martes al aeropuerto de Rio para cubrir la noticia. Incluso las cuatro principales cadenas televisivas del país se encontraban en el lugar. El caso de Thalison ha causado enorme conmoción en Brasil. Los noticieros mostraban el rostro lloroso del menor y repetían sus palabras, "Mi corazón está partido en dos, no tengo donde llegar".

Por el momento el adolescente se encuentra en un centro de acogída para niños y jovenes llamado Futuro Río de Janeiro, que dirige el noruego Tom Dybwad.

"La sentencia de las autoridades noruegas es inhumana". "Han expulsado de Noruega a un niño que se encontraba bien y que ahora, en el peor de los casos puede ir a parar a las calles de Rio, donde reina la delincuencia y el tráfico de drogas" señala la fundación Futuro Rio de Janeiro en su cuenta de Facebook. La fundación ha iniciado una campaña de recolección de dinero para que Thalison regrese a Noruega.

Las declaraciones de la fundación Futúro Rio de Janeiro son compartidas por el sacerdote Runar Liodden, que inició una cuenta en Facebook llamada Gutten er vår (Este niño es nuestro). El padre Liodden agrega: "Creo que la sociedad noruega debería mostrar más generosidad en este caso". "Ahora temo mucho por lo que le pueda pasar a este niño solitario en Brasil". "Ha habido una gran participación de la comunidad local, pero las autoridades ya han decidido y no es mucho más lo que se puede hacer ahora", reconoce el sacerdote Liodden, el mismo padre que semanas atras ofició la confirmación de Thalison y sus amigos quinceañeros en la iglesia Åmot Kirke.

Lea la información en noruego aquí

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers