Visita Noruega la banda "Punto de Partida": una propuesta para el encuentro con el Jazz de la joven Cuba

Escrito por Rafael Soriano
Publicado el

El jazz como fenómeno musical ni siquiera nació puro; siempre fue una mezcla donde las raíces europeas y africanas inicialmente se dieron la mano, y su trascendencia lo llevó a todo el mundo, de manera que así se fue nutriendo de distintas influencias, dándole la posibilidad a los críticos de construirle casillas “genéricas” y “estilísticas” que el propio jazz y sus intérpretes se han encargado, en estos tiempos que corren, de pasar por alto.

Cada vez más jóvenes se interesan en el jazz lo mismo como espectadores u oyentes que como intérpretes. Por otro lado los músicos modernos reconocen en el desarrollo del jazz los elementos que lo conectan a la tradición musical convencional que se enseña en las escuelas de música, pero le aportan elementos tomados del rico desarrollo dinámico del arte popular. Ya en algunos países los Conservatorios ofrecen el jazz como una opción en sus programas, al mismo nivel casi que la tradicional formación “clásica”, debido a que muchos instrumentistas y compositores que han recorrido los intrincados laberintos del jazz han decidido ser profesores y transmitir sus conocimientos y experiencias a las generaciones actuales.

En los marcos de tantos festivales musicales en el verano noruego, tan bello como corto, no todo el talento que se aventura a visitarnos alcanza carta de presentación ni padrinazgo para lograr presentarse al gran público conocedor que ya ha comprado billetes con un año de anticipación para los grandes conciertos, o el público de ocasión que descubre súbitamente que lo desconocido suele ser tan o más bueno que lo ya establecido por la fama y el comercio, y se agencia también boletos para el goce vacacional.

Colectivo Sur-Oslo, proyecto multicultural latinoamericano (que agrupa a todos los artistas, entusiastas y trabajadores del arte y la cultura latinoamericanos que por voluntad y deseo de trabajar en el rescate y la muestra precisamente de nuestro frondoso y fértil acervo cultural), celebra su Tercera Feria de las Artes Latinoamericanas, y para este festejo ha tenido el gusto de invitar al trío de jazz “Punto de Partida”.

Estos tres jóvenes músicos forman parte de un proyecto jazzístico mucho más grande que ha florecido desde abril de 2015 y ha ascendido con una vertiginosa trayectoria.

Desde la ciudad de Santa Clara, quinta ciudad en extensión territorial pero una de las tres principales “subcapitales” artísticas de la isla de Cuba, llega este proyecto que confirma con creces lo antes expuesto.

Tres jóvenes con una sólida formación académica en lo musical, pero con un interés por el estudio y la asimilación de otras raíces tanto ancestrales como populares, integran su habilidad instrumental y compositiva para elaborar temas muy frescos y representativos de lo que muchos aceptan en denominar como “latin jazz”.

Jonás Estefen Pérez, pianista, arreglista, compositor y violinista de formación, liderea el equipo. Katherine Herrero en la flauta y con una pluma también entrenada para los arreglos musicales, completa junto a Andrés Olivera (en el bajo y formado como instructor de guitarra clásica) este trío que ya se ha dado a conocer en un público selecto en una memorable y especial ocasión en los salones de la Embajada venezolana en Oslo.

“Punto de partida” mezcla y sintetiza timbres y ritmos intrínsecos de la acústica del Caribe, los engarza al tronco vigoroso del jazz moderno y viste a los moldes tradicionales o más “estandarizados” con los vibrantes colores de Cuba. Fenómenos musicales como el bolero “feeling”, bolero con una gran influencia armónica del jazz y que tuvo una escuela muy importante durante los años 60 y 70 precisamente en Santa Clara, junto a la rítmica clave del son o el cadencioso danzón, aderezan las composiciones dinámicas e impetuosas de este trío. Piano, flauta y bajo bastan para construir una estructura sonora que se sostiene con elegancia y sin alejarse del rigor formal más exigente; armonías, melodías y ritmos se entrecruzan permitiendo, como en todo el buen jazz, la improvisación que abre ventanas al virtuosismo sin abandonar la frescura de los arreglos.

En un programa que se extenderá por casi dos horas mostrarán estos jóvenes músicos su entrega a todos aquellos que asistan a su concierto el sábado 20 de agosto a las 20.00 pm en los locales de GSF, St. Halvardsgate 4, 0192 Oslo.

En este concierto tendrán como invitados a Francis Lesquian, cantautor de Chile y a Rafael Soriano, bolerista cubano.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers