El Gobierno de Solberg sobrevive con el apoyo de Liberales y Cristiano Demócratas al presupuesto, aunque con críticas

Escrito por María Fluxá
Publicado el

Tras varias negociaciones frustradas, la primera ministra noruega, Erna Solberg, consiguió el pasado sábado el apoyo de los Liberales (V) y Cristiano Demócratas (KrF) para poder aprobar el presupuesto que desde ayer se debate en el Storting. Con ello aseguraba la supervivencia de su gobierno minoritario junto con el Partido del Progreso.

De no haber alcanzado un acuerdo para los gastos públicos del próximo año, la dirigente conservadora se habría enfrentado a una moción de censura, abocando al país a la incertidumbre política. Pero “hay que dar y recibir para lograr la unidad y eso es lo que exactamente hemos hecho”, explicó Solberg al anunciar el acuerdo.

Ese dar y recibir se traduce en unos 6.000 millones de NOK adicionales destinados básicamente a medidas medioambientales, de política familiar, educación e investigación así como transportes, para satisfacer las demandas de los centristas V y KrF. “Todavía creemos (Erna Solberg y la ministra de Finanzas, Siv Jensen, del Partido del Progreso) que hemos presentado el presupuesto más verde, pero ahora lo es todavía más”, añadió la primera ministra.

La reducción de las emisiones de carbono ha sido el principal escollo en la negociación del presupuesto de Solberg y Jensen. Para obtener el compromiso de los partidos centristas, el nuevo presupuesto contempla reducirlas tres veces más que en la propuesta inicial (662.500 toneladas en lugar de 200.000). Asimismo, para satisfacer a los cristiano demócratas se dedicarán más fondos al ‘kontantstøtte’ (asignación mensual para padres que no llevan a sus hijos a la guardería), y se aumentarán las pensiones para los retirados así como para las rentas más bajas.

Por su parte, el Partido del Progreso ha mantenido prácticamente a salvo su ‘bilpakken’, relativo a los impuestos sobre carburantes, que en todo momento consideró no negociable para desagrado de las dos formaciones. De hecho, ayer el líder de los democristianos, Knut Arild Hareide, expresó en el Parlamento su malestar por la postura del Partido del Progreso así como por el ultimátum que habrían recibido en las negociaciones, según informa Aftenposten.

Para éste, la primera ministra en algún momento tendrá que elegir entre su actual socio y los partidos de centro. “Mi experiencia es que el Partido del Progreso quiere seguir cooperando con el gobierno y es mi opinión que los cuatro partidos desean que la cooperación continúe”, fueron las palabras de Solberg, quien negó también haber dado un ultimátum.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers