Hoy se celebra el Día Nacional del Pueblo Sami

Escrito por Jorge Romero
Publicado el

El Día Nacional Sami es celebrado en Noruega, Suecia, Finlandia y Rusia, y sirve como símbolo para una nación sami unida a través de las fronteras nacionales. La fecha conmemora el primer congreso sami, que tuvo lugar el 6 de febrero de 1917, en el que se sentaron las bases para el desarrollo de la actual cooperación entre naciones y a través de las fronteras.

Inaugurado en 2004, el Día Nacional Sami, que se celebra el 6 de febrero, es día oficial en Noruega para el izado de bandera. La bandera sami fue inaugurada en 1986 por el Consejo sami, una organización internacional no gubernamental con miembros de organizaciones sami de Finlandia, Noruega, Rusia y Suecia. El capítulo 1 sección 6 del Decreto sami concede al Sámediggi la autoridad para imponer las regulaciones concernientes al uso de la bandera sami en Noruega.

El pueblo saami o sami habita en Sápmi (Laponia), una región que se extiende por el norte de Noruega, Suecia, Finlandia y la península de Kola, al noroeste de Rusia. Son aproximadamente unas 80.000 personas. No existen estadísticas oficiales de su población, pero se estiman que viven unos 50.000 en Noruega, 20.000 en Suecia, 10.000 en Finlandia y 2.000 en Rusia.

La imágen muestra la bandera Sami.

Un poco de historia

Los arqueólogos han hallado evidencia del poblamiento de las costas árticas escandinavas desde hace 11.000 años hasta hace 6.000 años por un pueblo que vivía de la pesca y la caza de renos salvajes. También han encontrado cerámicas de los antepasados de los lapones que datan de hace 3.500 años. Actualmente se considera a los lapones como la población aborigen de Escandinavia y reivindican sus derechos como pueblo indígena.

Idioma

Los samis conservan su propia lengua, que no es escandinava sino que pertenece al tronco ugro-fines y urálico, o sea, que no es indoeuropea.

No existe un único idioma sami, pero hay un grupo de diez idiomas sami. Seis de estas lenguas tienen sus propias normas de escritura. El sami es relativamente idiomas estrechamente relacionados, pero no mutuamente inteligibles; por ejemplo, los hablantes de sami meridional no puede entender sami septentrional. Especialmente antes estos distintos idiomas a que se refiere como "dialectos", pero hoy se considera engañosa debido a las profundas diferencias.

Cultura y religion

La cultura tradicional sami ha estado fuertemente influenciada por las actividades de la caza y la pesca. Hoy día, apenas una escasa proporción de los sami (tal vez 10%) son nómadas que se dedican a la cría de reno, pero esta dimensión tradicional de la vida de los lapones sigue siendo preponderante en la cultura de este pueblo. La pesca en los fiordos también ocupa un lugar importante en la vida y la cultura sapmi.

Hay un teatro sami, Beaivvaš, en Kautokeino en el lado noruego, así como en Kiruna en el lado sueco.

Una serie de novelas y colecciones de poesía se publican cada año.

Un rasgo característico de la tradición musical de los sami es el canto de joik.

Algunos sami siguien siendo shamanistas o animistas, la gran mayoría practica el luteranismo o forman parte de la iglesia ortodoxa rusa.

Organización política

Los samis resistieron durante más de un siglo a los intentos de asimilación de la sociedad no sami. En 1917 se celebró la primera concentración de samis. Después de la Segunda Guerra Mundial, se fundó la Asociación de Ganaderos de Renos Lapones.

En 1956, se creó el Consejo Nórdico de los sami en tanto que órgano de enlace entre los sami noruegos, finlandeses y suecos. Tras el desmoronamiento de la Unión Soviética, los lapones de la península de Kola se asociaron al Consejo, que fue rebautizado "Consejo Sami" en 1991. La creación de un Parlamento sami (Sameting) en 1989 reforzó el conocimiento lingüístico, cultural y legal de los sami.

Origen xenófobo de "lapón" y el término "saami"/"sami"

El uso de la palabra lap(p), de la que deriva el español "lapón" es originario de Suecia y Finlandia. En Escandinavia "lapp" también significa ropa de mendigo. La palabra también se utiliza como "inculto" y "tonto", además de otros significados como "periférico". Este término nunca se ha usado en los idiomas saami, puesto que los saami se refiren a sí mismos como Sámit (los samis), o Sápmelaš (de la familia Sami).

En la actualidad, los medios de comunicación escandinavos no usan otro término que no sea Sámis. Las instituciones y medios de comunicación usan la palabra Sámi. El término "lapp" es considerado peyorativo.

El termino Lapon es considerado degenerativo.

Sápmi es el nombre de la región cultural habitada tradicionalmente por la gente de Sámi. No hay ninguna definición oficial geográfica de los límites de Sápmi. Sin embargo, los siguientes municipios y provincias se incluyen normalmente:

Dalarnas Län Suecia

Finnmark Noruega

Jämtlands Suecia

Lapland Provincia en Finlandia

Murmansk Russia

Nord-Trøndelag Noruega

Nordland Noruega

Norrbottens Län Suecia

Troms Noruega

En Noruega

En Noruega, el pueblo sami, conocido como los “indios blancos”, está luchando por mantener y proteger su cultura y su derecho de ser un pueblo diferente, con todo lo que esto implica.

Colonización, discriminación y resistencia

Por muchos años, el pueblo sami y el noruego habitaron diferentes partes del territorio que hoy constituye Noruega. La convivencia fue armónica y colaborativa. Sin embargo, desde 1500 se habla de una colonización interna, pues el pueblo noruego comenzó a adentrarse en el territorio sami en búsqueda de recursos.

Esta colonización coincidió con una fuerte campaña, lanzada por los cristianos, que señalaba a los samis como un pueblo pagano. Por más de 150 años, el gobierno noruego llevó adelante una política de asimilación con la intención de crear una nación noruega sin diferencias culturales.

Entre otras cosas, esto significó la prohibición a los sami de hablar sus idiomas madre y el hecho de que su cultura fuera considerada algo negativo. Para la sociedad, los samis eran borrachos, vagos y atrasados; una amenaza para el desarrollo de la modernidad. En esta época, los samis fueron objeto de discriminación, y, como consecuencia, empezaron a ocultar su identidad, intentando mezclarse con los noruegos.

Sin embargo, en los años setenta empezaron cambiar las cosas. Se comenzó a hablar de autonomía y autogestión, y siguió un proceso de recuperación de la identidad colectiva sami. Creció un movimiento juvenil muy fuerte que exigió compensación por la discriminación realizada por el Estado y se comenzó hablar de derechos indígenas.

Uno de los logros más importantes del levantamiento político y cultural del pueblo sami fue la fundación y el reconocimiento del parlamento sami, en 1989. Cada cuatro años, el pueblo sami elige a sus propias autoridades, que representan partidos políticos en el parlamento.

Su tarea principal es representar al pueblo en todas las áreas de trabajo que tienen que ver con los sami, económica, social y culturalmente hablando. Además, la constitución obliga al gobierno noruego a consultar al parlamento sami en todos los asuntos que le afectan.

Manifestación de samis en Oslo para apoyar la lucha del Pueblo Mapuche.

Los sami son un grupo indígena que, como muchos otros pueblos originarios del mundo, lucha contra la discriminación, por el rescate de la identidad y la cultura y, sobre todo, por el respeto a su territorio.

El pueblo sami se estableció en estas tierras mucho antes de que se establecieran las fronteras entre los países. Aunque el pueblo noruego también tiene una historia larga en algunas partes de este territorio, solamente el pueblo sami está reconocido como pueblo originario ante los tratados internacionales.

Junto con México, Noruega fue el primer país que firmó el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en 1990, reconociendo legalmente el pueblo sami como pueblo originario y estableciendo los derechos que le corresponden.

De muchas maneras, el pueblo sami comparte su historia con otros pueblos originarios del mundo. Desde tiempos inmemoriales, ha mantenido una fuerte relación con la naturaleza, lo cual se refleja en su idioma, cultura, espiritualidad y en sus actividades económicas; en su alimentación, recolección de materiales y plantas medicinales en los bosques, las montañas, los lagos y ríos.

Retos y luchas actuales

Aunque el pueblo sami ha logrado legalizar y poner en práctica muchos de sus derechos como pueblo originario, todavía se enfrenta con retos en cuanto a su autonomía y reconocimiento popular. Como en otras partes del mundo, el territorio es un tema polémico. La ganadería de reno es protegida por la ley, pero el territorio destinado para esta práctica no está tan bien delimitado.

Otra lucha importante del pueblo sami es la que busca rescatar los idiomas. Hoy en día, existe mucha conciencia entre las generaciones jóvenes, las cuales tienen deseos y la oportunidad de aprender el idioma que les quitaron a sus padres. Aunque hay voluntad, cuesta mucho trabajo recuperar un idioma que no se escucha en la vida cotidiana.

Sin embargo, el uso de estos idiomas está aumentando y algunos niños ya lo aprenden como su idioma materno. Además, algunos municipios han sido reconocidos como bilingües. Esto significa que toda la información oficial tiene que estar disponible en idioma noruego y en el idioma sami que se habla en el municipio.

Finalizo presentándoles los primeros versos del Himno Sami:

Allá en el Norte, bajo la Osa Mayor

La tierra de los Sami se levanta:

Montaña por montaña

lago por lago,

picos, crestas y llanuras,

levantándose hacia los cielos.

Ríos borboteantes, bosques suspirantes.

Capas de metal de punta afilada

en dirección al mar revuelto.

La helada muerde difícilmente en invierno,

las ventiscas persiguieron por los vientos locos.

Pero nosotros amor de Sami esto

con todo nuestro corazón.

El claro de luna ayuda a un viajero,

los boreales altísimos agregan a la alegría.

Pasos del enganche, voces del reno

sobre el lago y la tundra los deslizamientos del trineo.

Fuente: Katari.org, Eva Fjellheim/desinformemonos.org.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers