Noruega: Los niños cortadores de lenguas y la pesca del bacalao más sibarita

Publicado el

Sander Tøllefsen tiene solo 12 años, pero ya sabe a qué quiere dedicar su futuro: “toda mi familia trabaja en esto, excepto mi madre que es profesora, pero mi padre lleva toda la vida aquí”. Él empezó hace siete años, como muchos otros niños, a cortar las lenguas de los bacalaos que llegan cada día a la pequeña isla de Husøy en Senja, al norte de Noruega, donde las gélidas aguas del Mar de Barents bañan las costas del país nórdico.

Con el dinero que gana, 3 euros por kilo de lenguas cortadas –lo que nosotros llamamos las cocochas del bacalao–,Tøllefsen quiere comprarse un telefono móvil o “un coche, cuando empiece la universidad”. Y es que el corte y comercialización de las lenguas del bacalao es un privilegio reservado a los niños de las Islas de Lofoten, una antigua tradición con la que los más pequeños pueden sacar un dinerillo extra para sus caprichos, que tiene por objetivo iniciarles en la actividad pesquera.

Leer aquí crónica completa publicada por el diario español La Vanguardia.

La isla Husøya en Senja - en el norte de Noruega.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers