Las Brigadas Médicas: "Cubanos, entre la vida y el ébola"

Escrito por Jorge Romero
Publicado el

Una interesante conferencia sobre las Brigadas Médicas Cubanas ofreció el jueves 14 de abril la Sra. María Esther Fiffe Cabreja, Embajadora de la República de Cuba en Noruega. Al evento, organizado por el Centro Hispano-Noruego, que dirije Bente Østerud, asistieron diplomáticos del Grupo Latinoamericano y del Caribe (GRULAC), representantes de la Asociación de Amistad Noruega-Cuba (Cuba Forening), del Grupo Cuba Va, de los Grupos de Solidaridad con América Latina (LAG), y de los Círculos Bolivarianos Miranda y Simón Bolívar.

Especial hincapié y agradecimientos de parte de la Embajadora Fiffe mereció la presencia de Kjersti Rodsmoen, Jefa de la Sección América Latina y el Caribe, del Ministerio de Relaciones Exteriores Noruego.

A la presentación inicial hecha por la diplomática cubana le siguió la proyección del documental «Cubanos, entre la vida y el ébola», una coproducción del Sistema Informativo de la Televisión Cubana y el Ministerio de la Salud Pública de Cuba.

La Embajadora Fiffe Cabreja comenzó señalando que a pesar de que la colaboración médica cubana es bastante conocida en el mundo y las brigadas han sido incluso nominadas al Prermio Nobel de la Paz, los grandes medios de comunicación se empeñan en ignorarlo y cuando se refieren a ella lo hacen para denigrar su tarea internacionalista, afirmando que obedece a fines políticos del gobierno cubano.

Con ejemplos concretos, la Embajadora Fiffe puso de relieve el carácter estrictamente humanista de la colaboración médica cubana, ajeno a todo afán propagandístico.

«El pueblo cubano, dijo, durante toda su historia ha tenido manifestaciones de solidaridad con otras naciones del mundo, evidenciadas desde los inicios del triunfo revolucionario». Y agregó: «La revolución cubana no esperó su desarrollo económico y consolidacion política para comenzar a brindar ayuda en el campo de la salud».

En 1960, por ejemplo, se envió una brigada médica a Chile, afectado por un intenso terremoto que había dejado miles de fallecidos. Y allí gobernaba el Presidente Jorge Alessandri Rodríguez, un rico empresario de derechas.

En 1963 se envió la primera brigada médica a Argelia, compuesta por 55 colaboradores que brindaron allí sus servicios durante un año. Así queda expuesto claramente el principio del internacionalismo y del fundamento ético, profundamente humanista , no como vehículo del sistema cubano de salud, no como vehículo de difusión de una doctrina política y no como incentivo de relaciones comerciales o venta de servicios.

Hoy existe colaboración médica en 76 países y 38.496 trabajadores de la salud cumplen con esta responsabilidad. De 3.000 médicos que había en los primeros años de la revolución, hoy tenemos 74.552 profesionales, y de una sola Facultad hoy existen 24 Facultades de Medicina, incluyendo la Escuela Latinoamericana de Medicina, informó la Sra. Embajadora Fiffe.

Luego de referirse a la labor de las misiones en Argelia, Angola, Etiopía, Guinea, Nicaragua y otros países centroamericanos y caribeños, Fiffe habló de la creación del contingente internacional de médicos especialistas en situaciones de desastres y graves epidemias Henry Reeve, en agosto de 2005. Diez mil cooperantes integran dicho contingente y 4.156 de ellos ya cumplieron misiones en Guatemala, Pakistán, Bolivia, Indonesia, México, Perú y China Otro programa significativo es la Operación Milagro, que desde su inicio en 2004 y hasta enero de 2009 había realizado 1.697.961 intervenciones quirúrgicas a la vista, de pacientes de 34 paises, operados en Cuba o en centros oftalmológicos instalados por Cuba en 12 países.

Y así, la educación de médicos, enfermeras y personal técnico se tornó fundamental, y han sido miles de personas provenientes de muchos países que han sido capacitadas en forma gratuíta en Cuba o en sus propios países de origen.

Así y todo, la proyección del video «Cubanos, entre la vida y el ébola» fue infinitamente más elocuente que las cifras y es inútil intentar definir con palabras los sentimientos de solidaridad, de alegría por la salvación de vidas o de tristeza por la muerte de muchos pacientes.

Conozcamos algunas voces

La Diorectora General de la Organización Mundialde la Salud (OMS), la doctora Margaret Chan envió un saludo desde Ginebra: «Debo comenzar agradeciendo al gobierno cubano por darle respuesta al brote del ébola, con médicos y enfermeras tan experimentados, listos para ayudar».

El Embajador de Cuba en Ghana, Jorge Lefebre dijo: «Cuba fué el primer país que decidió enviar una ayuda médica. Había pánico internacional ante el hecho real de que morían cientos de personas diariamente».

El ciudadano de Liberia Kessele3e King: «Me dió bastante orgullo y alegría de que Cuba iba a venir y mucho más cuando yo vió la llegada de los cubanos».

El Dr. Sekou Ditin de Guinea Conakry: «Entonces se pusieron a trabajar como si fuera en su casa y los cubanos tienen un corazón para los enfermos».

El enfermero Eduardo Mora, dice: «Tuvimos que tocarlo, tuvimos que tocar el ébola. Nos embarramos de caca, de sangre, de saliva, de todo lo que esa enfermedad provoca y contamina».

El enfermero Reynaldo Hernández: «En la educación de nuestro pueblo siempre se nos inculcó y se nos enseñó que hay que estar donde el deber lo necesita. Y eso fué simplemente lo que hicimos»

Y entre la despedida de uno por uno de los integrantes de las brigadas, de parte del Presidente Raúl Castro, al pie de la escalerilla del avión, que se van, cual apóstoles modernos, a cumplir su misión humanitaria y las palabras del Canciller de Liberia Augustine Kpehe Ngafuan, media una conducta, una moral, una actitud y un amor por el prójimo, incomparables, en un mundo en que la usura, la envidia, la corrupción, la competencia desleal y el crimen pretenden imponerse.

Dijo el Canciller de Liberia: «Liberia parecía un infierno. Era como si el cielo hubiera caído sobre nuestras cabezas, porque nuestra gente moría en forma masiva y ninguno de nosotros sabía qué hacer para sobrevivir. Nos dirijimos al mundo por ayuda. Cuba no podía enviarnos dinero como hicieron otros, pero nos envió a su personal médico y ellos compartieron ese riesgo con nosotros. Sus vidas estuvieron potencialmente en peligro, pero no les importó el riesgo. Decían que eran hermanos que venían del otro lado del océano a ayudarnos».

Y el Canciller liberiano finaliza con emoción diciendo: «Cuando se conozca la historia de cómo logramos vencer esta enfermedad, un capítulo importante estará dedicado a Cuba y al papel de los médicos cubanos. Eso es lo que quedará en la historia. Esas acciones por parte de Cuba son las que nos hacen sentirnos más cercanos entre los dos países. Siempre recordaremos que no hay amor más grande que cuando un ser humano pone en peligro su propia vida por otro ser humano. Y eso es lo que hemos visto en los médicos cubanos».

Notas al cierre:

1. Ayer se inició en el Hotel Nacional de Cuba el Séptimo Congreso Iberoamericano de Cardiología Nuclear, en cooperación con la Organización Internacional de Energía Atómica. El congreso reúne a 70 especialistas extranjeros, 30 de los cuales provienen de Estados Unidos. También están presentes México, Argentina, Bolivia, Chile y Costa Rica. La Presidenta del Comité Organizador, Amelia Peix González, declaró: «En Cuba la cardiología nuclear se ha desarrollado a pasos lentos debido a la limitante de acceder a equipos con componentes norteamericanos».

2. El 16 de abril se inicia el Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba, en el Palacio de Convenciones de La Habana. Estaremos pendientes.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers