Gobierno noruego decide mantener control policial en sus fronteras

Escrito por Fernando Báez
Publicado el

El Ministro de Justicia y Seguridad Pública, Tor Mikkel Wara, confirma decisión del gobierno de mantener el control interno de sus fronteras, en especial el control de identidad en las rutas marítimas que conectan el país con Dinamarca, Alemania y Suecia. La medida, que expiraba el 11 de noviembre del 2018, se extiende por otros seis meses.

El ministro Wara informó este viernes, tras participar en reunión de ministros de justicia de la Unión Europea (UE), la prórroga de esta medida excepcional atendida la preocupación ante una eventual amenaza terrorista y al aumento en el uso de documentos de identidad falsos, siendo necesario mantener el control de sus fronteras.

Efectos de la crisis de refugiados del 2015

La crisis frente a la llegada masiva de solicitantes de asilo el año 2015 y ante una evidente incapacidad de brindar acogida a los miles que buscaban protección, exigió un debate en torno a la migración y a un sistema común de asilo común europeo. Las deficiencias en el control de las fronteras externas de la Zona Schengen motivó a varios países miembros la solicitud de suspensión temporal del libre tránsito de personas a través de sus fronteras.

El fracaso en el control migratorio y en la aplicación de la normativa de Dublin, que busca distribuir de manera justa los refugiados dentro de la UE, puso en el debate la política de asilo europea y el respeto a los Derechos Humanos de los migrantes.

La creación del espacio europeo de libre circulación (zona Schengen), uno de los grandes éxitos de la UE, puso sobre la mesa la necesidad de armonizar las políticas de asilo entre los Estados miembros. Esta negociación dió base a la Convención de Dublín (1990), sustituída posteriormente por la Regulación de Dublín II (2003) y Dublín III (2013). Uno de sus principales objetivos ha sido el evitar que una persona solicite asilo en el país de su elección (el llamado asylum shopping) o que se encuentre en Europa sin que ningún país tome la responsabilidad de examinar su solicitud.

Control de fronteras internas

Países que reintrodujeron control fronterizo - Link

Además de Noruega, otros cinco países han reestablecido el control sobre sus fronteras. Sus vecinas Suecia y Dinamarca, quienes junto a Alemania y Austria lo justifican, al igual que Noruega, en las serias y persistentes deficiencias en el control de las fronteras exteriores de la Zona Schengen.

Terminal portuario, Copenhagen, Dinamarca (Foto: Fernando Báez)

Francia, el quinto país, lo estableció luego de atentados en varias ciudades, y lo ha mantenido desde entonces por el peligro persistente de amenaza terrorista.

La Zona Schengen permite en la práctica la libre circulación a través de 26 países. Noruega es parte desde 1996, permitiendo el libre tránsito de personas y mercaderías a través de sus fronteras comunes con la UE.

La disposición legal que permite esta solicitud dispone en su artículo 29 (Código de fronteras Schengen) que un país miembro puede presentar una solicitud de suspensión temporal de la Zona (Informando a la Comisión Europea) basado en el argumento de que su funcionamiento global está en riesgo como resultado de deficiencias serias y persistentes en el control de las fronteras exteriores.

Austria, país que preside la Unión Europea este período, en la actualidad mantiene un control activo de su frontera con Eslovenia y Hungría. El canciller austriaco Sebastian Kurz, al asumir la presidencia rotativa de la UE el 1 de julio, prometió centrarse en crear una “Europa que protege” y defiende las fronteras externas conjuntamente con garantizar “la conservación del sistema de libre circulación”.

Alemania también ejerce control, luego de la llegada de cientos de miles de sirios. Sus controles los concentra en la frontera con Austria y Dinamarca. Los daneses mantienen también un control activo de su frontera con Alemania. La vecina Suecia controla el ingreso en todas sus fronteras, lo que se refleja en el bajo número de inmigrantes que logra llegar a Noruega y solicitar asilo en el país, en comparación con el año 2015.

La reintroducción de controles fronterizos internos está permitido en el Acuerdo de Schengen, pero deben ser excepcionales y respetar el principio de proporcionalidad, correspondiendo a cada gobierno evaluar la amenaza o emergencia que lo justifique. Sin embargo esta debe ser una medida de última instancia. No obstante esto no significa que las fronteras se cierren y/o se fiscalice al 100 % de quienes crucen los controles policiales. Salvo casos excepcionales, como lo fue a los pocos minutos de entender la autoridad francesa que se estaba bajo un ataque terrorista organizado a escala, ordenando el cierre total e inmediato de sus fronteras, tras la seguidilla de explosiones y tiroteos en distintos barrios de París la noche del 13 noviembre de 2015 en donde murieron 137 personas y resultaron heridas 415.

Ventimiglia. Barrera infranqueable

El gobierno de Macron decidió continuar con la aplicación de las medidas de seguridad establecidas por su antecesor, Holland, tras los atentados, como mayor presencia policial y militar en aeropuertos y estaciones de trenes, medida que ha inhibido el ingreso de inmigrantes al país, no obstante el objetivo sea la prevención y control de ataques terroristas. Macrón logró aprobar este verano una nueva ley de asilo e inmigracion, preocupado por la presión que ejercen sus votantes en regiones «saturadas» de inmigrantes y dispuestos a exigir más expulsiones.

El gobierno francés, a través de los discutidos « centros de desembarco », ha estado ejerciendo un riguroso control en la frontera Este con Italia, impidiendo asi el ingreso de cientos de inmigrantes provenientes de países como Eritrea, Somalia o Sudan.

Estación de trenes en Ventimiglia, La Liguria, Italia (Foto: Fernando Báez)

En la estación de tren de Ventimiglia, pueblito al otro lado de la frontera, la presencia de los Carabinieri es notoria. Los que logran subir a los trenes, arriesgan ser devueltos en caliente a Italia en los controles establecidos a 12 km al norte de la frontera, en territorio francés. Lo que ha hecho reaccionar a las autoridades italianas ante el discurso de una Europa solidaria de Macron.

Es a lo menos crititicable, el que no sólo no se permita el ingreso a inmigrantes, y asi poder presentar su situación, sino que además se les expulsa sin derecho a debido proceso. En la práctica este control fronterizo, ya no sólo está abarcando la problemática de la amenaza terrorista sino también el control y expulsión de inmigrantes de forma inmediata. Más del 75% de quienes cruzaban las fronteras europeas escapaba de la persecución y de conflictos en Siria, Afganistán o Iraq.

Monaco – Montecarlo (Foto: Fernando Báez)

El pueblito de Ventimiglia, situado en la Liguria, Italia, a sólo 25 minutos en tren del glamour de Mónaco y Montecarlo, es la estación final para cientos de inmigrantes provenientes de Africa o Medio Oriente. En donde los controles fronterizos selectivos afectan en particular a quienes no cuadran dentro de los estereotipos europeos. A diferencia de los controles selectivos en la frontera alemana-danesa que también pueden afectar a europeos del sur o eslavos, fundado en la lucha contra las mafías y el narcotráfico, y no solo control migratorio.

Ruta Puttgarden-Rødby Færge. Frontera Alemania-Dinamarca (Foto: Fernando Báez)

Grupo de Visegrád. Los escépticos de Bruselas

La llegada de más de un millón de solicitantes de asilo y migrantes a Europa puso de manifiesto graves deficiencias en el sistema de asilo de la UE, cuestionando la efectividad de la Regulación de Dublin.

Con la llegada de Macron al poder se pensó que Francia y Alemania retomarían el protagonismo y la conducción del debate sobre la dirección que debiese tomar Europa. No obstante, la dupla Merkel-Macron ha debido enfrentar un férrea oposición desde Europa central, del llamado grupo de Visegrád*, y de Austria, que preside la Unión Europea este período.

Grupo de Visegrád - Link

Hungría, Polonia, Eslovaquia y República Checa, ex-países de la órbita soviética, que tras la caída del comunismo ingresaron a la UE, han mantenido una visión propia al proyecto impulsado desde Europa Occidental. Países, grupo de Visegrád, que en la actualidad cuentan con gobiernos autoritarios, de corte conservador, nacionalista y populista, y cuya visión de Europa se basa en Estados fuertes e independientes de Bruselas.

Daclaración conjunta del grupo de Visegrád y Austria, 21 junio 2018 - Link

El rechazo del grupo de Visegrád a la posición integracionista se está reflejando hoy en día en la no aceptación de las cuotas de refugiados que cada estado miembro de la UE debe acoger, debate que copó la cumbre del Consejo Europeo desarrollada en Viena recientemente en torno a la «Migración y Seguridad Interna». Debate en donde las posiciones nacionalistas y populistas aumentan su apoyo con miras a las elecciones al Parlamento Europeo del próximo año. Elecciones en las que Noruega no participa, por no ser Estado miembro de la Unión Europea.

Según el sondeo del Eurobarómetro* de mayo de 2018, el 72 % de los europeos quieren que la UE intervenga más en la gestión migratoria.

* Link

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers