75 muertos y 1,7 millones de afectados por la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala

Publicado el

El volcán de Fuego en Guatemala, que hace tres días desató su furia en una erupción que dejó al menos 75 muertos y 192 desaparecidos, sigue sin dar tregua a las comunidades del sur del país con nuevas explosiones y deslaves.

El Instituto de Vulcanología (Insivumeh) aseguró que el coloso registra este miércoles varias explosiones débiles, en un rango de 4 a 5 por hora, que generan una columna gris de ceniza a 4 mil 700 metros de altura.

La actividad volcánica ha provocado la evacuación de 3.100 personas y ha dejado más de 1,7 millones de afectados. Aún no hay datos precisos acerca de los desaparecidos.

El volcán ha entrado en su segunda erupción de 2018, que es considerada la más fuerte de los últimos años. La erupción ha generado fuertes flujos piroclásticos y densas columnas de ceniza, que ha cubierto los departamentos de Chimaltenango, Sacatepéquez, Escuintla y Guatemala. También se han observado corrientes de lava que han llegado hasta sectores residenciales.

La pequeña comunidad de San Miguel Los Lotes, en la ciudad de Escuintla, a 35 km al sur de la capital guatemalteca, es la zona más afectada por la erupción del Volcán de Fuego.

La erupción enterró la aldea tras una avalancha de lava, piedras, lodo con un enorme manto de 3 metros de cenizas, cubriendo San Miguel Los Lotes de gris y dejando un panorama desolador.

En lo que era una aldea de montaña ahora solo quedan escombros, vehículos dañados, árboles arrancados, y un río de lava convertido en un camino de ceniza.

La mayoría de las 69 víctimas mortales de la erupción se han producido en esta "zona cero".

La lluvia de ceniza recorrió decenas de kilómetros obligando a cerrar el aeropuerto de la capital y el presidente Jimmy Morales decretó tres días de duelo ante la catástrofe.

El volcán después de varias horas de intensa actividad calmó sus erupciones y las tareas de búsqueda de los desaparecidos continuaron el lunes pero el temor por lo ocurrido es evidente entre los pobladores.

“Dio miedo eso, nunca había pasado”, señaló Cleotilde Reyes, una sexagenaria nacida en la aldea acostumbrada a las constantes erupciones del volcán y que logró huir momentos antes con su hija y dos nietos en la camioneta de un vecino que las alertó sobre el deslave que venía.

Apoyada en una silla plástica, la anciana no oculta el terror de haber estado tan cerca del siniestro que enlutó a su comunidad, a la que muchos ya no quieren volver por la magnitud de la tragedia y el riesgo de que vuelva a pasar, según informa el diario El Siglo.

Casi 200 desaparecidos

"Ya tenemos un dato con nombres y de las localidades donde hay personas desaparecidas y tenemos el número que son 192", dijo en rueda de prensa el secretario de la Conred, Sergio Cabañas.

El funcionario por primera vez dio una cifra de desaparecidos, toda vez que desde el domingo se limitaba a decir que ignoraban ese dato mientras proseguían las labores de rescate.

No obstante, Cabañas sostuvo que continuarían con las tareas de búsqueda, pese a que las autoridades admitieron que será casi imposible hallar sobrevivientes debido a la naturaleza de la erupción, que arrasó el domingo principalmente el caserío San Miguel Los Lotes y la aldea El Rodeo.

"Venimos en apoyo de las personas que verdaderamente están arriesgando su vida por las personas que están allí (desaparecidos)", dijo a la AFP Gladys Vian, ama de casa de 56 años miembro de la parroquia de una iglesia católica de Escuintla que junto a otros miembros del municipio de San Juan Comalapa (oeste) distribuyeron a los socorristas pepián e hilachas, dos platos típicos de la comida guatemalteca.

Comentó que realizaron una colecta para preparar los alimentos en grandes ollas que trasladan en un camión, pero fueron detenidos a un 1 km de la zona de impacto, donde protección civil instaló un cordón para determinar si dan paso o no a las personas.

La entrevista se interrumpió porque fue notificada que podían continuar la marcha, en un día soleado después de una tormenta de lluvia que azotó la tarde del martes ese lugar.

Ayuda internacional en impase

A pesar de que varios países como Estados Unidos, Chile, México, Venezuela y el grupo de países donantes conocido como G13 han puesto a disposición ayuda humanitaria ante la tragedia, la misma aún permanece en el limbo porque las autoridades guatemaltecas no han hecho un llamamiento oficial.

El G13 está integrado por Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Suecia, Suiza, Francia, la Unión Europea así como el Banco Interamericano de Desarrollo, Banco Mundial, Fondo Monetario Internacional, Organización de Estados Americanos y el sistema de la ONU en Guatemala.

La ayuda internacional sólo podrá llegar a Guatemala cuando la Conred pida al ministerio de Relaciones Exteriores que haga el llamado ante la situación que afronta.

"Estamos en apresto y listos para cuando Conred como ente rector del manejo de emergencias, nos autorice a realizar el llamamiento internacional", indicó la cancillería en una nota.

En redes sociales, algunos guatemaltecos criticaron la pasividad del gobierno del presidente Jimmy Morales a la hora de activar el apoyo de la comunidad internacional.

La presidencia anunció que se comenzará a definir el plan de acción para iniciar cuanto antes la tarea de reconstrucción de las zonas devastadas.

El papa Francisco expresó su pesar por las víctimas y dijo que reza por sus familias y por los equipos de rescate que brindan ayuda a los sobrevivientes.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers