A un año de la misteriosa desaparición del submarino argentino ARA San Juan

Publicado el

Al cumplirse un año de la desaparición que conmocionó a la Argentina y al mundo entero, la posición del submarino argentino ARA San Juan y su tripulación sigue siendo un misterio sin resolver. Los familiares de los marinos desaparecidos exigen "búsqueda y verdad".

El 15 de noviembre de 2017 el submarino ARA San Juan perteneciente a Armada Argentina perdió contacto durante su recorrido desde la Base Naval Ushuaia hacia el apostadero de la Base Naval Mar del Plata. La última señal del sumergible fue registrada a la altura del golfo San Jorge, en aguas argentinas del océano Atlántico, a 432 kilómetros de la costa de la provincia de Chubut.

Dos días después de haber informado su última posición, el gobierno argentino reconoció el extravío de la nave, y activó el protocolo SAR para la búsqueda y rescate de embarcaciones.

A través de un comunicado, la fuerza dependiente del Ministerio de Defensa explicó que su última posición conocida en el área de operaciones es en el Golfo San Jorge (en la provincia de Chubut), 240 millas náuticas mar adentro.

El Poder Ejecutivo argentino solicitó ayuda internacional y navíos de Argentina, Alemania, Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Noruega, Perú, Uruguay y Rusia participaron en un operativo que se desplegó en un área de más de 500,000 kilómetros cuadrados (310 millas cuadradas).

El último operativo para la búsqueda del submarino se reinició el pasado 7 de septiembre, y está a cargo de la empresa estadounidense Ocean Infinity, contratada para tales fines por el gobierno argentino.

Las tareas son realizadas por el buque Seabed Constructor, equipado con alta tecnología con la que son operados cinco pequeños sumergibles denominados AUV (autonomous underwater vehicle) que se desplazan bajo el agua sin necesidad de ser manejados por un operador abordo y que durante 60 días rastrearon el área en la cual el ARA San Juan se reportó por última vez.

Homenaje este jueves en Mar del Plata

En un típico acto de corte militar, prolijo y marcial, con una marea de uniformes blancos de la Armada, el presidente argentino Mauricio Macri, realizó por primera vez un demorado homenaje público a los 44 tripulantes desaparecidos del ARA San Juan. Las únicas sensaciones propias de la tragedia que se recordó, a un año de ocurrida, fueron puestas por centenares de familiares que escucharon los discursos oficiales con la mente puesta en el recuerdo de sus esposos, hijos, hermanos y sobrinos desaparecidos. Macri, criticado por su escaso compromiso con el dolor de las familias, llegó a decir en su discurso: “Saben que cuentan conmigo desde el primer día”. La réplica le llegó a través de Zulma Sandoval, madre del submarinista Celso Vallejos, que le dijo a PáginaI12 que no cree “de ninguna manera en los dichos de Macri, que apenas se ha reunido 45 minutos con nosotros en todo este año y que jamás nos invitó a la Casa Rosada durante los 52 días que estuvimos acampando en la Plaza de Mayo”.

Dolor e introspección sería las palabras justas para definir la actitud de cientos de familiares presentes en el acto, sentados en diez filas de sillas blancas ubicadas frente al palco oficial. Una persona allegada, que había estado con ellas y ellos durante la misa que se ofició en la capilla de la Base Naval de esta ciudad, definió el ánimo de los familiares diciendo que estaban “anestesiados” por la pena, sentida con más fuerza en este primer aniversario. El acto, realizado en una de las canchas de fútbol del predio naval, estuvo lejos de estar “abierto al público” en general. Desde temprano se cerraron las calles de acceso a las Escollera Norte, con excepción de la prensa y de los familiares directos.

En su breve discurso, Macri admitió que nada de lo que pudiera decir iba “a calmar el dolor” de los familiares y amigos de los 44 tripulantes. “Hoy quiero decirles que no los vamos a abandonar, que vamos a seguir buscándolos y también quiero decirles que no los vamos a dejar solos, cuentan conmigo desde el primer día”. Agregó que “cuentan con mi equipo de gobierno y lo más importante, cuentan con millones de argentinos de todo el país que sienten a cada uno de los tripulantes como un familiar”.

Resaltó la ayuda internacional “de países amigos” en la búsqueda “de nuestros 44 héroes”. Destacó luego “el coraje y el profesionalismo” de los “hombres y mujeres” de las Fuerzas Armadas. Anunció que “en pocos días la comisión formada por el Ministerio de Defensa para la investigación de las razones del naufragio va a emitir sus conclusiones sobre las posibles causas de este naufragio”. Aseguró que “inmediatamente” después de concluido ese informe “va a ser enviado a la Justicia porque tenemos un compromiso absoluto con la búsqueda de la verdad”. Dijo que tenía “la esperanza” de que “en los próximos días, pronto” pueda ser encontrado el submarino.

Sentenció que los 44 tripulantes serán reconocidos “para siempre” porque “son un ejemplo para todos nosotros por haber servido a la patria”.

El contenido del último mensaje que el submarino ARA envió antes de perder el contacto

El contenido del mensaje fue publicado por el periodista Eduardo Feimann en su programa “De 18 a 21” en América 24, tal como confirmaba el medio Infobae.

El aviso, registrado a las 8:52 de la mañana del miércoles 15 de noviembre -el mismo día que se perdió el rastro del navío- dio cuenta de “cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barra de baterías” debido al “ingreso de agua de mar por el sistema de ventilación”.

En el mismo mensaje, la tripulación reportó que las baterías de proa “quedaron fuera de servicio” y que no había problemas con la tripulación: “Sin novedades de personal”, aseguraba el texto.

“Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías n° 3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barra de baterías. Baterías de proa fuera de servicio al momento en inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal. Mantendré informado”, fue el texto completo enviado por el navío y plasmado en una comunicación oficial bajo la rúbrica del capitán Claudio Javier Villamide.

Según el informe del gobierno, la explosión registrada habría tenido lugar a las 10:51, aproximadamente 2 horas después de la recepción del mensaje.

La última señal del ARA San Juan fue registrada a la altura del golfo San Jorge, en aguas argentinas del océano Atlántico, a 432 kilómetros de la costa de la provincia de Chubut.

(El Ciudadano, La Jornada, Pagina 12, Euronews)

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers