Fallo histórico en Chile: dictan condenas por homicidio de expresidente Eduardo Frei Montalva

Publicado el

Luego de un fallo histórico que duró 19 años de investigación, se condenó por primera vez en Chile el homicidio de un Presidente de la República. Según la sentencia, los condenados fueron un exfuncionario de la Central Nacional de Informaciones (CNI) -la policía política de la dictadura de Augusto Pinochet-, el exchofer del líder político y cuatro médicos que atendieron a Frei durante su estadía en la clínica Santa María, de Santiago, tras una intervención quirúrgica..

De este modo, se condena al doctor Patricio Silva Garín a 10 años de presidio mayor en su grado mínimo, inhabilitación absoluta y perpetua para ejercer cargos y oficios públicos, por su responsabilidad en el delito de homicidio respecto del expresidente.

También se decretaron siete años de cárcel para el ex agente de la DINA Raúl Lillo Gutiérrez, en su rol de coautor.

Con esta sentencia también se condenó a 7 años de cárcel a Luis Becerra Arancibia, chofer de Frei reclutado por la CNI, como coautor de homicidio.

Además, para el médico Pedro Valdivia Soto se determinaron 5 años de cárcel, por ser cómplice del crimen.

También, tres años de cárcel para los dos médicos que ocultaron la autopsia, Helmar Rosenberg y Sergio González.

Cómo ocurrió el asesinato de Frei Montalva?

El asesinato de Frei Montalva es considerado el de más alto perfil de los que llevó a cabo el régimen de Pinochet, al que se señala también por la desaparición de unas 3.000 personas y por múltiples violaciones a los derechos humanos.

Frei Montalva ocupó la presidencia de Chile entre 1964 y 1970, cuando le entregó el poder a Salvador Allende, y ante el surgimiento de Pinochet en el poder se convirtió en un férreo crítico del gobierno militar.

Su hijo, Eduardo Frei Ruiz-Tagle, fue presidente de Chile desde 1994 hasta el año 2000 y siempre señaló al régimen militar como el responsable de la muerte de su padre.

Sin embargo, al ver que los militares no convocaban a nuevas elecciones, Frei Montalva se convirtió - junto a Patricio Alwyn- en uno de los principales opositores de Augusto Pinochet y la junta militar.

En diciembre de 1981, cuando tenía 71 años, Frei Montalva se sometió a una cirugía para tratar una hernia de hiato en la clínica Santa María, ubicada en Santiago de Chile.

A pesar de que el procedimiento quirúrgico había sido exitoso, su salud comenzó a deteriorarse incesantemente hasta derivar en su fallecimiento, el 22 de enero de 1982.

En ese momento, los médicos del centro clínico declararon que la causa de su muerte había sido un "choque séptico" por complicaciones post operatorias. Sin embargo, una escalera que su hija Carmen había visto dentro del cuarto del hospital donde había estado alojado su padre fue el principio de una investigación que acabó con la condena de las seis personas esta semana, 37 años después de aquella muerte.

Con la sospecha de que su padre había asesinado, Carmen Frei comenzó una investigación que logró determinar lo que había ocurrido: el expresidente había sido envenenado durante su estadía en el hospital.

"Cuando internaron a mi padre hubo una señora que llamó varios días diciendo que tuviéramos cuidado, que lo iban a envenenar. Nosotros tratamos de poner gente de confianza en la puerta de la Unidad de Tratamiento Intensivo, donde él estaba, pero había otros accesos. La última llamada la recibimos poco antes de que mi papá muriera. Nos dijo que ya no había nada que hacer", le dijo Carmen Frei a BBC Mundo, en un entrevista especial en 2017.

Durante varios años, Carmen Frei logró reunir varios documentos y testimonios que corroboraban la versión de que su padre no había muerto de forma natural, sino que había sido asesinado.

En el año 2000, siendo senadora, presentó su denuncia ante el Congreso chileno.

Allí fue donde tomó el caso el juez Alejandro Madrid, quien después de casi 16 años de investigaciones logró establecer lo que había ocurrido con el expresidente.

En un documento de 811 páginas, Madrid señaló que agentes de la CNI habían envenenado durante varios días al presidente mientras este estaba recluido en la clínica.

Y que habían contado con la complicidad de varios médicos del centro hospitalario.

Y habían hecho uso de la escalera: cuando Frei falleció y para borrar cualquier indicio del veneno en el cuerpo, el juez Madrid logró determinar que agentes secretos habían utilizado la escalera para colgar el cuerpo del político para desangrarlo, además de extraer sus vísceras.

"Nada de lo que ocurrió en torno del asesinato de mi padre fue accidental o fruto del azar", dijo la exsenadora.

"El régimen decidió que había que eliminarlo por tratarse de una figura para ellos 'extremadamente peligrosa'", agregó.

Ex CNI condenado por homicidio de Frei acusa trato "inhumano": Estoy en "escandalosa desigualdad"

“Me encuentro en una situación de escandalosa desigualdad”. Con esas palabras Raúl Lillo, ex CNI condenado por el homicidio del presidente Eduadro Frei Montalva acusó ser víctima de un “trato cruel, inhumano y profundamente degradante”.

Según consigna La Tercera, el exmiembro del organismo de represión de Pinochet -quien cumple condena en Punta Peuco- recurrirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que “requiera antecedentes al Estado de Chile sobre la forma y condiciones en las que el juez Alejandro Madrid ha llevado la causa”.

Según argumenta, “la posibilidad de que la muerte del expresidente haya obedecido a un homicidio ha sido creada sobre bases ficticias y es el resultado de una imposición a la fuerza del poder político y de un juez obcecado”.

De ahí que “lo obrado en mi contra por altas autoridades del Estado (…) constituye un trato cruel, inhumano y profundamente degradante”, asegura.

Asimismo, criticó al presidente Sebastián Piñera, por no respetar su presunción de inocencia y emitir “juicios condenatorios sobre un caso que está en pleno desarrollo”.

(Radio Bio Bio, Radio Universidad de Chile, The Clinic, La Tercera, Wikipedia)