Gobierno de Trump separó a 249 niños en la frontera después de la orden de un juez que prohibió hacerlo

Publicado el

El gobierno de Donald Trump separó forzosamente a 249 menores en la frontera con México después de la orden emitida por una corte federal de San Diego el 26 de junio del año pasado, sgún informa hoy la cadena hispana de noticias de Estados Unidos, Univisión.

En esa fecha, el juez federal Andrew Sabraw ordenó al gobierno detener las separaciones de inmigrantes en la frontera en el marco de la política de 'tolerancia cero' activada por el entonces fiscal general Jeff Sessions.

La medida consistía en presentar cargos criminales a los adultos con niños por entrada ilegal al país, hasta ahora una falta de carácter civil. Una vez presentado el cargo, el adulto (padre, tutor o familiar) era separado del niño mientras enfrentaba el proceso criminal y el menor era entregado al cuidado del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS).

Trump separó en la frontera a miles de niños más de lo reconocido, según reporte del gobierno

El mismo medio, Univisión, informó el 17 de enero pasado la existencia de un informe de la Oficina del Inspector General (OIG) del Departamento de Salud y Recursos Humanos (HHS) que había puesto en duda la cifra total de menores y familias afectadas por la política de tolerancia cero del gobierno de Donald Trump en la frontera. Según la investigación, el número de menores separados forzosamente es mucho mayor del reconocido: el informe habla de miles, aunque no da un dato preciso.

“Se desconoce el número total de niños separados de un padre o tutor por las autoridades de inmigración” en el verano del año pasado, advierte el estudio publicado este jueves.

El reporte señala que “de conformidad con una orden un tribunal federal de distrito en Texas, emitida en junio de 2018, el HHS ha identificado hasta el momento a 2,737 niños bajo su cuidado que estaban separados de sus padres”.

Sin embargo, advierte, otros “miles de niños pueden haber sido separados durante una oleada de migrantes que comenzó en 2017, antes del conteo requerida por el tribunal, y el HHS ha enfrentado dificultades para identificar a los niños separados”.

Primera ronda de separaciones

La polémica medida, vigente entre el 5 de mayo y el 26 de junio, provocó 2,654 separaciones y en cientos de casos los menores no fueron reunificados ni en el tiempo ordenado por la corte ni en los meses siguientes.

Pero en enero de este año un documento redactado por la Oficina del Inspector General (OIG) del HHS, puso en duda la cifra total de menores y familias afectadas por la política de 'tolerancia cero' del gobierno de Trump en la frontera.

Según la investigación, el número de menores separados forzosamente es mucho mayor del reconocido: el informe habla de miles, aunque no da un dato preciso.

Este jueves la corte celebrará una nueva audiencia para revisar el número total de separaciones ocurridas después del 26 de junio y qué ha hecho el gobierno para reunificar a las familias afectadas.

La demanda

La denuncia respecto a la separación de menores tras la orden de Sabraw está contenida en una demanda entablada en febrero por abogados que representan a las familias afectadas y la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU).

El último informe

De acuerdo con un informe entregado por el gobierno el miércoles en respuesta a una exigencia de los demandantes avalada por la corte, entre el 27 de junio del año pasado y el 5 de febrero de este año, la ORR) recibió a 249 menores que fueron alejados de sus familiares. De ellos, 62 ya han sido reunificados.

En 225 casos, agrega el reporte oficial, las separaciones ocurrieron porque el padre contaba con antecedentes criminales (entre ellos asociación a pandillas). En otros 17 casos se debió por problemas de salud de los padres y en tres casos existió dudas sobre el parentesco.

El DHS reiteró en el escrito que las separaciones se llevan a cabo en casos en que exista historial criminal por parte de los padres, por razones de enfermedad o exista un riesgo para el menor.

La ACLU dijo que si el gobierno sigue separando familias secretamente en la frontera, sería inconstitucional y que regresarán a las cortes. “Estamos monitoreando (que el gobierno de Trump) no siga separando padres de hijos (en la frontera), dijo a Univision Noticias Esmeralda Flores, directora del programa de defensa de los derechos de inmigrantes y asuntos binacionales de la ACLU en San Diego.

Base de datos

Menos de tres meses después de la advertencia los abogados regresaron a la corte. Y además de pedirle al gobierno que no siga separando familias, sugieren al DHS incluir una base de datos para poder supervisar mejor futuras separaciones forzadas.

Desde que comenzaron las separaciones el 5 de mayo a la fecha, el gobierno de Trump ha reunificado un total de 2,735 de los 2,816 menores que distanció forzosamente de sus padres en la frontera sur.

La mayoría de estas familias son originarias de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras), huyeron de sus países a causa de la violencia y la pobreza, y llegaron a Estados Unidos en busca de asilo.

Fuente: Univisión.