Tensión en la frontera de Venezuela: Fuerzas venezolanas frenan paso de ayuda humanitaria

Publicado el

Efectivos de las fuerzas de seguridad de Venezuela impidieron el paso al primer camión de “ayuda humanitaria” estadunidense que llegó al Puente Internacional Simón Bolívar.

"¡Atención Venezuela! Anunciamos que los camiones de la ayuda humanitaria provenientes de Colombia ya están en territorio venezolano. El régimen usurpador está impidiendo su paso. No podrán con nuestra decisión irreversible de vivir en libertad.

Al menos dos heridos

Al menos dos personas quedaron heridas por los gases lanzados desde Venezuela hacia el lado colombiano de la frontera por donde manifestantes intentan cruzar con ayuda humanitaria, según un periodista de la Afp.

Varios de los artefactos cayeron en el lado colombiano del puente internacional Simón Bolívar, cuyo cierre fue ordenado por el gobierno de Nicolás Maduro. Los heridos son manifestantes que participan de una "cadena humanitaria" que pretende pasar la asistencia, pese al bloqueo dispuesto por Maduro.

Los enfrentamientos, con piedras por parte de los civiles y gases lacrimógenos por parte de los guardias, iniciaron hacia las 12:45 hora local luego de que los civiles se acercaron al lado venezolano del puente y pidieron a los uniformados que permitieran el paso de las ayudas, constató Sputnik en el lugar.

En los hechos, según observó esta agencia, resultó afectado por los gases un menor de edad, que fue llevado en ambulancia a un centro médico local.

Militares venezolanos lanzaron gases lacrimógenos contra cientos de manifestantes que exigían el paso de ayuda humanitaria en un puente fronterizo con Colombia, cuyo cierre fue ordenado por el gobierno venezolano para evitar la entrada de la asistencia.

Con carteles que dicen "Ponte del lado correcto de la historia" y vestidas de blanco, cientos de personas marcharon hacia el puente que bloquean militares apoyados por la policía.

"O abren o abrimos", gritaron los manifestantes, al exigir que se levante el cierre de la frontera para permitir el paso de la ayuda internacional que desde hace días ha sido almacenada en la vecina ciudad colombiana de Cúcuta.

Más temprano, algunos habitantes de Ureña que a diario cruzan a Colombia habían sido dispersados con gases por los militares venezolanos.

"¡Queremos trabajar!", gritaron frente a un piquete de efectivos de la Guardia Nacional con equipos antimotines que bloquea el puente Francisco de Paula Santander.

Tras momentos de tensión, el piquete militar avanzó y comenzó a disparar gases lacrimógenos, a lo que algunos respondieron con piedras.

Algunos también quemaron neumáticos, luego de que los efectivos militares desplegaron un vehículo con barricadas para impedir el paso.

"Yo tengo que pasar para cumplir mis ocho horitas de trabajo. ¿Qué pasa si no llego? Mi familia depende de mí", dijo a la Afp, antes de los disturbios, Unay Velasco, un joven de 24 años que hace servicios de limpieza en un supermercado en Cúcuta.

El gobierno de Nicolás Maduro ordenó la noche del viernes el "cierre total" de los cuatro puentes que comunican al estado Táchira con el departamento colombiano de Norte de Santander, donde está Cúcuta, centro de acopio de la ayuda enviada por Estados Unidos.

La vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, justificó la medida en lo que definió como "amenazas" del gobierno de Colombia, que respalda el paso de ayuda gestionada por Juan Guaidó, jefe del parlamento opositor reconocido como presidente interino de Venezuela por un cincuentena de países.

Diputado informa "retención" de militares por indígenas en sur de Venezuela

El diputado opositor Américo de Grazia informó que el general José Miguel Montoya, a quien responsabiliza del suceso ocurrido el viernes que dejó dos indígenas muertos y unos 15 heridos en el sur de Venezuela, se encuentra "retenido" por miembros de la etnia pemón junto a otros militares. Se desconoce la cantidad total de militares retenidos por los indígenas aunque se ha dado a conocer que son más de cinco.

Guaidó fijó para este sábado el día para que la asistencia de alimentos y medicinas cruce "sí o sí" pese a la negativa de Maduro, que la considera una "excusa" para una invasión militar liderada por Estados Unidos.

Unos 40 mil venezolanos cruzan a diario las fronteras tachirenses, según autoridades migratorias. La mayoría regresa a su país tras trabajar o comprar medicinas o productos escasos en su país.

Venezuela vive una grave crisis económica, con un sueldo mínimo que apenas equivale a unos 6 dólares, que ha forzado la emigración de unos 2,7 millones de personas desde 2015, según la ONU.

Militares venezolanos se entregan a autoridades colombianas

Dos personas resultaron heridas en el puente internacional Simón Bolívar, que comunica a la colombiana ciudad de Cúcuta (noreste) con Venezuela, cuando tres miembros de la Guardia Nacional Bolivariana cruzaron el puente fronterizo para entregarse a las autoridades colombianas.

"Una tanqueta (de la Guardia Nacional Bolivariana) arrolló a un grupo de personas en el puente internacional Simón Bolívar cuando tres miembros de la guardia venezolana escapaban de la dictadura de (Nicolás) Maduro", informó la estatal Migración Colombia.

Según el organismo, una mujer de 24 años y un joven de 16, que esperaban en el puente del lado colombiano, resultaron con heridas leves durante los disturbios que se presentaron cuando los uniformados se entregaron.

Migración Colombia también confirmó que "se entregó un cuarto miembro de la guardia venezolana, un sargento, en el Puente Francisco de Paula Santander", también en Cúcuta, donde existen cuatro pasos fronterizos hacia Venezuela.

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, ordenó la noche del viernes el cierre de los puentes Simón Bolívar, Unión y Santander por considerar que este sábado se atentará contra la soberanía y la paz de Venezuela luego de que miles de civiles intentarán pasar toneladas de “ayuda humanitaria” desde Colombia.

El cuarto puente, denominado Tienditas, permanece bloqueado con contenedores y cercas metálicas que fueron soldadas a la estructura por miembros de la Guardia Nacional Bolivariana por orden del presidente venezolano, Nicolás Maduro, que se niega a recibir las “ayudas” tras señalar que en su país no hay crisis humanitaria.

Asimismo, sostiene que al permitir el ingreso de tales “ayudas” sería darle paso a una intervención en su país liderada por Estados Unidos.

Según la estatal colombiana Unidad Nacional de Gestión de Riesgos y Desastres (Ungrd), encargada de recibir y acopiar las “ayudas humanitarias”, se prevé que este sábado se entreguen 280 toneladas de kits con alimentos y medicinas solo a través del puente Tienditas.

Sin embargo, los pasos fronterizos permanecen con fuerte presencia de la Guardia Nacional Bolivariana, mientras que del lado colombiano también se observa presencia militar y del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), según pudo constatar un periodista de Sputnik presente en la zona.

Por su parte, el presidente de Colombia, Iván Duque, acompañado del líder opositor venezolano Juan Guaidó, así como por el mandatario de Chile, Sebastián Piñera, llegó a las 08:00 hora local (13:00 GMT) al centro de acopio de “ayuda humanitaria” en Tienditas, donde en este momento se cargan los camiones que se prevé crucen la frontera en pocas horas.

En el lugar también se encuentran el secretario General de la OEA, Luis Almagro, y la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, con el fin de coordinar los detalles de la entrega de toneladas de alimentos y de medicamentos.

El pasado 5 de enero Guaidó -quien pidió la “ayuda humanitaria” para su país y hoy liderará su entrega- fue elegido presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, parlamento unicameral en desacato desde 2016.

Luego, el 23 de enero, dos días después de que el Tribunal Supremo anuló su designación, Guaidó se proclamó a sí mismo como "presidente encargado" de Venezuela tras apelar un artículo constitucional que prevé esa figura.

El presidente Nicolás Maduro, quien asumió su segundo mandato el 10 de enero tras unas elecciones que la oposición califica de fraudulentas, calificó la declaración de Guaidó de intento de golpe de Estado y responsabilizó a Estados Unidos de haberlo orquestado.

Guaidó fue reconocido de inmediato por Estados Unidos, al que se sumaron unos 50 países, mientras que Rusia, China, Cuba, Bolivia, Irán y Turquía, entre otros países, mantienen el apoyo al Gobierno de Maduro.

México y Uruguay, por su parte, se niegan a reconocer a Guaidó, se declaran neutrales y proponen un diálogo entre las partes para superar la crisis.

(La Jornada, agencias)

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers