Fallece expresidente peruano Alan García tras dispararse para evitar detención por caso Odebrecht

Publicado el

El expresidente de Peru Alan García Pérez murió este miércoles durante la mañana, tras dispararse en la cabeza, cuando agentes de la Policía ingresaron a su domicilio en Miraflores para detenerlo de forma preliminar.

Alan García Pérez utilizó una arma de fuego para atentar contra su vida. Según reveló el ministro del Interior, Carlos Morán, el expresidente le dijo a los policías que llamaría a su abogado desde su habitación y a los segundos se escuchó un disparo.

De inmediato, el ex presidente fue trasladado al Hospital Casimiro Ulloa, desde donde -horas después- la ministra de Salud, Zulema Tomás Gonzáles, dio a conocer que el aprista hizo tres paros cardiácos.

Asimismo, anunció que la situación de Alan García era delicada y crítica. Por su parte, el secretario personal del expresidente Alan García, Ricardo Pinedo, refirió que el disparo lo cometió dentro de su dormitorio mientras el fiscal a cargo del caso intentaba ingresar a su domicilio.

El Ministerio de Salud de Perú informó que García ingresó con "un diagnóstico de impacto de bala en la cabeza, con orificio de entrada y salida y calificada el estado del expresidente como delicado".

No obstante, la Dirección Nacional de Inteligencia y Criminalisticaa confirmó la noticia sobre el expresidente peruano.

De acuerdo con los reportes médicos, García sufrió tres paros respiratorios mientras estuvo siendo intervenido quirúrgicamente para lograr estabilizar su salud y evitar que muriese.

García tomó la decisión de suicidarse para evitar enfrentar a la justicia por su vinculación en el caso Lava Jato, ya que la fiscalía peruana había ordenado su detención preliminar este miércoles.

García estaba siendo investigado por presuntos sobornos en la construcción de un tren para Lima, proyecto en el que estaba involucrada Odebrecht. La orden de detención preliminar del expresidente durante 10 días —que los agentes cumplían esta mañana— fue emitida por un juez a petición del equipo especial de la fiscalía para el caso Lava Jato. Pero no solo alcanzaba al expresidente, sino a su círculo más cercano en su segundo Gobierno: Enrique Cornejo, que fue ministro de Transportes y que ha sido detenido este mismo miércoles; el exsecretario de la Presidencia y ministro de la Producción al final de su segundo mandato Luis Nava; y Miguel Atala Herrera, que fue vicepresidente de la estatal Petro Perú y que recibió, presuntamente, depósitos del gigante brasileño de la construcción por 1,3 millones de dólares en una cuenta en la Banca D’Andorra. Los siguientes en ser detenidos deberían ser los hijos de Nava y de Atala, que —siempre supuestamente— también recibieron dinero de Odebrecht en sus cuentas bancarias.

El equipo especial de la fiscalía para el caso Lava Jato investigaba a García, del Partido Aprista, desde noviembre por los delitos de colusión, lavado de activos y tráfico de influencias por el caso Odebrecht, es decir, por su participación en la concesión a dicha empresa de la línea 1 del Metro de Lima y por posibles aportaciones irregulares para su campaña electoral. El pasado 17 de noviembre un juez dictó la orden de que García no abandonara el país y el exmandatario pidió asilo en Uruguay, refugiándose en la casa del embajador de ese país en Lima. El Gobierno de Tabaré Vásquez denegó la solicitud dos semanas después.

Alan García Pérez nació el 23 de mayo de 1949 fue un abogado, orador y político peruano. Ejerció la presidencia en Perú en dos mandatos no consecutivos 1985 a 1990 y de 2006 a 2011.

(La Jornada, La República, agencias)