Triunfo histórico contra penalización del aborto: Absuelta la joven de 21 años condenada en El Salvador a 30 años de cárcel por abortar

Publicado el

Triunfo para los derechos de la mujer en El Salvador. Evelyn Hernández ha sido absuelta por la justicia salvadoreña tras ser juzgada por presunto homicidio. Víctima de una violación, la joven de veintiún años sufrió un parto extrahospitalario en su domicilio, en el que el bebé nació muerto, el 6 de abril de 2016. Acusada de abortar, pasó entre rejas treinta y tres meses, antes de obtener la libertad condicional en el pasado mes de febrero.

"Soy inocente, Fiscalía revisen las pruebas, déjenme continuar con mi vida, yo solo espero justicia", fueron las últimas palabras de Evelyn Hernández, una joven de 21 años de El Salvador, en el juicio en el que ha logrado ser absuelta del delito de homicidio agravado por omisión por el cual la Fiscalía General de la República pedía contra ella una pena de 40 años de prisión. Se le acusaba de no haber hecho nada para impedir la muerte de su bebé, producto de una violación, que falleció durante un parto extrahospitalario en la fosa séptica de su casa el 6 de abril de 2016 cuando la joven solo tenía 18 años.

Evelyn no pudo contener las lágrimas en cuanto escuchó la palabra ‘queda absuelta’ de la boca del Juez del Tribunal de Sentencia de Cojutepeque José Virgilio Jurado, quien no encontró indicios de que la joven cometiera ningún delito ni que pudiera haber impedido la muerte de su recién nacido.

"En este caso, no puedo tener la certeza absoluta realmente de que Evelyn haya faltado de forma deliberada a cumplir con el deber legal por esa posición de garante que tiene frente a ese recién nacido que cayó en la fosa", manifestó el juez, quien insistió en que al "no tener la convicción" de que la joven cometiera el delito de homicidio agravado por omisión "no puedo dictar un fallo de carácter condenatorio".

Además, el magistrado ha recordado que un doctor que declaró en el juicio aseguró que "no tiene la seguridad" de que alguien cortara el cordón umbilical, por lo que el bebé pudo haber caído a la fosa séptica al desprenderse el cordón por su propio peso. Por ello, el juez dijo que "no nos da una conclusión" de que la joven quisiera que su recién nacido cayera a la fosa, de modo que recalcó que "al no tener los elementos contundentes y suficientes para dictar una sentencia condenatoria, lo que viene es dictar un fallo absolutorio a favor de Evelyn de carácter penal y cívico". De esta manera, ha desmontado todos los argumentos de la Fiscalía que sostiene que la joven "era la encargada de proteger la vida de su bebé y no evitó su muerte".

Minutos después, salía eufórica del Centro Judicial de Ciudad Hidalgo en San Salvador, donde la esperaban más de un centenar de mujeres al grito de ‘Sí se pudo’. Tras agradecerles su apoyo, así como el respaldo que ha tenido de su madre de acompañarla "siempre en todo", Evelyn aseguró que "gracias a Dios, se hizo Justicia", ya que "durante todo este tiempo, ha sido muy duro estar ahí adentro y saber que me acusaban de algo de lo que yo era inocente".

Evelyn se enfrentaba a su segundo juicio

Ésta era la segunda vez que se juzgaba a la joven por los mismos hechos, después de que el 5 de julio de 2017 fuera condenada por la jueza Nury Velázquez a 30 años de prisión, tal como pidió la Fiscalía, por un delito de homicidio agravado. En total, estuvo 33 meses en prisión, la mayoría de manera preventiva a la espera de la sentencia, que no obstante, fue anulada en 2018 por la Corte Suprema de Justicia después de que su defensa apelara la decisión judicial, lo que supuso su liberación y la repetición del juicio que ha durado tres días.

Así, el nuevo proceso se inició el pasado 15 de julio y concluyó este lunes con la sentencia absolutoria que fue celebrada con cánticos y bailes en los alrededores de los Juzgados donde desde primera hora de la mañana más de un centenar de mujeres se concentró con carteles en los que se leía ‘Justicia para Evelyn’.

Uno de los abogados de Evelyn, Arnau Baulenas, ha recalcado que con la absolución de su clienta se acredita que "no todo tiene que pasar por el órgano judicial, sino que hay que situaciones que se dan y no son deseadas por nadie y ello no significa que tenga que terminar en un tribunal de justicia y menos que una persona haya tenido que pasar 33 meses en la cárcel".

En esta línea, ha criticado que en El Salvador, "judicializamos casos muchas veces por convicciones religiosas y por tendencias que nunca deberían estar en un tribunal de justicia", tal como, en su opinión, ha sucedido con el parto extrahospitalario de Evelyn en el que "no había delito alguno, ni nada por perseguir". Por ello, ha deseado que "ojalá estos casos nos sirvan para cambiar la posición que ha adoptado en los últimos tiempos la Fiscalía", que llegó incluso a elevar hasta los 40 años la pena de prisión que pedía para Evelyn Hernández, 10 más que en el primer juicio en el que fue condenada.

Otras 16 mujeres permanecen en prisión

Precisamente, Evelyn aprovechó su alocución a la salida del Juzgado para recordar que todavía hay "muchas muchachas" en la cárcel acusadas de homicidio agravado tras sufrir un parto extrahospitalario, por lo que ha esperado que "salgan pronto". Así, ha pedido que al igual que ha sucedido con ella, "se haga justicia" y se otorgue la libertad a las 16 mujeres que están en prisión por casos similares. Finalmente, antes de ponerse a bailar al ritmo de una cumbia y abrazarse con varias mujeres que la han acompañado en este proceso, ha anunciado que su futuro es "seguir estudiando y sacar mis metas adelante".

Decenas de países tienen leyes muy restrictivas sobre el aborto, llegando incluso a tener consecuencias legales contra las mujeres que tienen abortos involuntarios. Uno de estos países con las leyes más estrictas contra el aborto del mundo es El Salvador.

Los países con las leyes de aborto más severas del mundo

Actualmente, decenas de países y territorios tienen leyes que no permiten el aborto bajo ninguna circunstancia, incluso cuando la vida de la mujer está en riesgo, según el Centro por los Derechos Reproductivos, una organización sin ánimo de lucro de Estados Unidos, que lleva una cuenta del estado de las leyes sobre abortos en todo el mundo.

Entre estos están cuatro países de América Latina: El Salvador, Honduras, Nicaragua y República Dominicana.

Estos son los otros territorios donde está prohibido el aborto: Andorra, Aruba, Congo, Curaçao, Gabón, Haití, Jamaica, Madagascar, Malta, Islas Marshall, Palau, Filipinas, San Marino, Senegal, Suriname, Tonga y la Ribera Occidental y la Franja de Gaza.

“Los países que han criminalizado el aborto a menudo articulan un término de encarcelamiento para la mujer embarazada que busca un aborto y/o el médico o el profesional de la salud que proporciona el aborto”, dice el Centro de Derechos Reproductivos. “A menudo, los países diferencian las sanciones dependiendo de si la persona (culpable del aborto) era la mujer embarazada, un médico, un trabajador de la salud o un tercero”.

A nivel mundial, hubo 25 millones de abortos inseguros anualmente entre 2010 y 2014 (45% de todos los abortos) y al menos 22.800 mujeres murieron por complicaciones relacionadas con ellos, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud y el Instituto Guttmacher.

En El Salvador, por ejemplo, donde no hay excepciones para el aborto, ni siquiera en casos de violación, incesto, ni que la vida de la madre corran riesgo, el aborto es considerado como un delito y puede acarrear penas de hasta 50 años de prisión por homicidio agravado.

En República Dominicana el artículo 37 de la Constitución del país, que también prohíbe la pena de muerte bajo todas las circunstancias, reza: “El derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte” y también puede acarrear penas de prisión. Y el Código Penal del país amenaza con penas de prisión cuando se trata del aborto: las mujeres y las niñas que se autoinducen abortos o dan su consentimiento para interrumpir sus embarazos pueden pasar hasta dos años en prisión, mientras que los médicos o profesionales de la salud que accedan a realizar un aborto pueden tener penas hasta de 20 años de prisión, según Human Rights Watch.

(Publico, CNN, Organización Mundial de la Salud, Euronews, agencias