Ayuda europea para frenar los incendios en la Amazonía boliviana

Publicado el

Este año se han quemado millones de hectáreas en la Amazonía, y no solo en Brasil. Desde el pasado julio, Bolivia ha perdido casi dos millones de hectáreas forestales, lo que ha obligado a que su Gobierno solicite la ayuda del Mecanismo Europeo de Protección Civil. En el último episodio del programa Aid Zone, descubrimos cómo funciona la intervención de la UE en la extinción del fuego en la Amazonía boliviana y cómo viven.

En lo que llevamos de año, la Amazonía ha sufrido más de 224.000 fuegos, que han arrasado 12 millones de hectáreas de selva tropical. Tan solo en Bolivia, más de 2 millones de hectáreas forestales y de sabana han sido reducidas a cenizas en los últimos dos meses.

Según datos del Gobierno boliviano, para luchar contra las llamas, el país andino ha movilizado a más de 5000 efectivos entre los que hay bomberos, militares y voluntarios.

Visto desde el aire, el bosque que rodea a la comunidad de Tierra Hermosa muestra una serie interminable de incendios. Así ha sido desde julio en toda la región de Chiquitanía, en el departamento de Santa Cruz, el más afectado por los incendios forestales. Fueron los vecinos, como Reynaldo Rodríguez, quienes comenzaron a luchar contra las llamas por sí mismos, pero ni siquiera la intervención del ejército y de los voluntarios ha logrado sofocarlas.

"Nosotros nos organizamos en grupos para sofocar el fuego cada noche y cada día cada pero no lo podemos sofocar. Los fuegos nos siguen y nos avasallan. Sigueavanzando. (Quema) unos palitos, pasa por unas tranquitas (tronquitos), se producen chispas... (y al final observas) que a 30 o 40 kilómetros aparece fuego. (Nosotros) No podemos apagarlo".

El "chaqueo", una actividad criticada

Entre las posibles causas de los incendios forestales, los expertos señalan la práctica ancestral del “chaqueo”, realizada por los campesinos que talan y queman el terreno para limpiarlo y prepararlo para la época de cultivo o la cría de ganado. En ocasiones, el viento y las altas temperaturas provocan que las llamas se expandan sin control.

Los locales aseguran que los incendios afectan profundamente sus vidas, ya que estas dependen de la agricultura y la ganadería. Caminamos junto a Eleuterio hasta su terreno, arrasado por las llamas la noche anterior. "Está quemado. Es todo carbón. Este es digamos nuestro producto para nosotros que vendemos y también nos consumimos pero ahora no sé qué vamos a hacer, como lo ven está así", cuenta Eleuterio Álvarez, residente en Guadalupe.

Ayuda europea para paliar un desastre medioambiental

Ante la urgencia de la situación, el Gobierno boliviano pidió ayuda a la Unión Europea que puso en marcha el Mecanismo Europeo de Protección Civil. A principios de septiembre llegó a Chiquitanía un equipo de 40 bomberos franceses. En nuestra misión seguimos al primer conjunto europeo desplegado para apagar los incendios en esta comunidad de Tierra Hermosa.

"Estos son los medios de los que disponemos. Una especie de pala que nos permite raspar el suelo y quitar los desechos naturales capaces de arder con facilidad. También contamos con mochilas extintoras. Las llevamos a la espalda y contienen alrededor de 20 litros de agua", cuenta Rodolphe Avenel, miembro de protección civil francesa desplegado en Bolivia.

Ver crónica completa en Euronews.