El mundo llora la muerte de la legendaria bailarina de ballet cubana Alicia Alonso

Publicado el

La prima ballerina assoluta de Cuba, que conquistó el mundo con su interpretación en Giselle, Alicia Alonso, falleció ayer a causa de una ‘‘enfermedad cardiovascular, a los 98 años de edad’’, difundió el Ballet Nacional de Cuba.

La cadena televisiva británica BBC difundió que Alonso murió en el Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas de La Habana.

‘Alicia Alonso se ha ido y nos deja un enorme vacío, pero también un insuperable legado. Ella situó a Cuba en el altar de lo mejor de la danza mundial. Gracias, Alicia, por tu obra inmortal”, tuiteó el presidente de la isla, Miguel Díaz-Canel, quien realiza una visita oficial en México.

Alicia Ernestina de la Caridad del Cobre Martínez del Hoyo, conocida como Alicia Alonso, fue considerada una de las personalidades más relevantes en la historia de la danza, y constituye la figura cimera del ballet clásico en el ámbito iberoamericano. La eterna Giselle deja un vacío en los escenarios, donde más que bailar, flotaba. Su virtuosismo fue único e irrepetible en el papel de la joven e inocente campesina que está enamorada de Albrecht.

En múltiples ocasiones, la bailarina y fundadora del Ballet Nacional de Cuba manifestó su deseo de vivir al menos 200 años; la vida para ella consistía en dejar algo bueno en la tierra. ‘‘Mientras viva, estoy tratando de hacer cosas buenas; quizá me equivoque algunas veces, pero por lo menos estoy tratando de hacerlas. Esa es la vida, ese es el valor de mi vida, lo que me mantiene mirando hacia el futuro”, sostuvo en una entrevista con La Jornada (31/5/12).

Protagonista de la vida cultural, Alonso aportó el nivel técnico al ballet; este fue el sello especial de sus propuestas coreográficas, incluso varios críticos de ballet bautizaron ciertos casos que observaron en los escenarios como el nombre La Pirouette Alonso, por su perfecta ejecución.

Como coreógrafa, Alicia Alonso transmitió nociones y sentimientos a niveles muy notables, pues logró que el público asistente a las funciones no contemplara sólo el virtuosismo de los bailarines, sino que experimentara el estado anímico de los personajes y comprendiera el contenido de la obra.

Alicia Alonso, leyenda de la danza cubana, nació el 21 de diciembrede 1920. Nieta de españoles e hi-ja de un veterinario militar, mostró desde niña su preferencia por el baile y viajó con su familia a Estados Unidos, donde terminó su formación dancística en Nueva York.

La fundadora del Ballet Nacional de Cuba, que tomó el apellido de su primer esposo, el también bailarín Fernando Alonso (1914-2013), debutó en el papel principal de Giselle en la Metropolitan Opera House,de Nueva York, el 2 de noviem-bre de 1943, echando por tierra el mito de que los latinoamericanos no podían interpretar un clásico del ballet.

El pasado noviembre, Alonso inauguró una exposición en homenaje a su debut en Giselle, hace 70 años, en el Met de Nueva York, donde se exhibieron documentos originales como carteles y programas de sus presentaciones.

(La Jornada)