Alberto Fernández presidente de la Argentina: Victoria de la Patria Grande

Publicado el

Crónica de Jorge Romero. La dupla del Frente de Todos, Alberto Fernández y Cristina Kirchner, ganó las elecciones presidenciales en la República Argentina. Con este triunfo, los pueblos de Chile y Argentina declaran en vivo la muerte del neoliberalismo de extrema derecha. Mientras Mauricio Macri debe irse con la cola entre las pierrnas, después de haber hecho un daño enorme a su país, Sebastián Piñera ya no es en la práctica presidente de Chile. El primero pasa a la historia como enemigo de su propio pueblo, el segundo, aferrado al poder, es un Alí Babá cambiando algunos ladrones de su jauría.

Ambas realidades son definitorias como tiraje para que Uruguay se sume a esta tendencia que mantiene a Evo en la Presidencia de Bolivia, que expulsará al traidor Lenin Moreno de la presidencia en Ecuador, que predice la muerte política de Iván Duque en Colombia con el triunfo de Claudia López del Partido Alianza Verde para la Alcaldía de Bogotá, y que es desde ya grito rotundo para que el impresentable Jair Bolsonaro, como persona, como ser humano y como mandatario, pase a la historia como un perro rabioso, despreciado no sólo por el pueblo del Brasil, sino por todo el mundo civilizado.

Hoy, 27 de octubre es un Día Histórico para la República Argentina. A nueve años del fallecimiento de Néstor Kirchner y cuando Lula da Silva cumple 69 años de edad, nuestro continente celebra este gran triunfo irrebocable. "Nunca pensé que en un día como hoy me sentiría tan feliz", dijo Cristina Fernández de Kirchner, Vicepresidenta electa. "El gobierno ha vuelto a las manos del pueblo", dijo el Presidente electo Alberto Fernández".

La historia no se detiene y la hacen los pueblos y así se abren las grandes alamedas para que pase el hombre libre. Los ideales de Salvador Allende y de Néstor Kirchner están presentes hoy, más que nunca, en cada uno de los que se han manifestado, contundentes y aguerridos a ambos lados de la cordillera.

Aunque en Argentina se preveía este resultado y en Chile se esperaba este despertar de las grandes mayorías, el radicalismo que han mostrado ambos pueblos en sus exigencias impostergables es una declaración definitiva del triunfo de la razón, que se afianza en América Latina y que permite visualizar un futuro promisorio para las generaciones futuras.

La juventud nuestra, la juventud de esta Patria que comienza a perfilarse como Grande, como la patria que soñaron Martí y Bolívar, ha jugado un rol preponderante en esta nueva realidad. Los jóvenes de hoy, encargados de tomar las banderas de esta lucha y de cuidar que el sacrificio de sus padres y abuelos no haya sido en vano, han demostrado una madurez, tal vez inesperada pero no por eso menos elocuente, para que confiemos en ellos y le abramos paso a sus virtudes y a sus sueños.

En Chile, el pueblo marcha decidido hacia el Congreso en Valparaíso. En Argentina el pueblo marcha victorioso hacia la Casa Rosada.

Vivan los pueblos de Chile y Argentina! Muerte al neoliberanismo! La Patria Grande que merecemos comienza a ser una realidad! El pueblo Unido jamás será vencido.