Miles de personas se concentraron en el centro de Santiago de Chile para protestar contra el gobierno de Piñera

Publicado el

En medio de un feriado largo en Chile, miles de manifestantes se reunieron en la céntrica Plaza Italia en Santiago al responder a una convocatoria en redes sociales para protestar con el Gobierno de Sebastián Piñera por la situación de crisis social que vive ese país sureño.

A unas 20 cuadras de La Moneda, las banderas chilenas y las que representan a los mapuches -principal etnia del país- ondeaban en el centro de la plaza, mientras las fuerzas especiales de la Policía reprimía a los ciudadanos con carros lanza gas y agua.

“No vamos a abajar los brazos hasta que el Gobierno responda por los muertos, nos sentimos traicionados”, comentó un estudiante de 22 años que se dirigía a la protesta.

Los manifestantes exigen mejoras sociales --pensiones, sueldos, educación-- y hasta una nueva Constitución. Chile se consideraba uno de los países más exitosos y tranquilos de la región hasta hace 15 días.

El ánimo festivo de los asistentes, incluidos muchos niños, se expresaba con saltos, canciones y bailes.

La concentración empezó a dispersarse al anochecer en una ciudad que detuvo el servicio parcial del subterráneo y que ve muy disminuido el transporte público en el segundo de dos días feriados. Pequeños grupos insistían en enfrentarse a la policía, que los dispersaba con gases lacrimógenos, lo que hacía correr a quienes se marchaban en orden.

Más temprano llegaron a Santiago alrededor de medio centenar de personas que caminaron durante dos días y medio desde Limache, 100 kilómetros al noroeste, para unirse a las protestas en la capital chilena.

Además unas tres mil mujeres vestidas de negro, con claveles blancos en sus manos, caminaron en silencio por la principal avenida de la ciudad, en el contexto del feriado que recuerda a los muertos, en recuerdo de al menos 20 personas fallecidas desde el comienzo del estallido social.

“Estamos haciendo una especie de romería por los muertos que ha dejado la fuerza militar enviada por el gobierno”, dijo una mujer que declinó identificarse.

Centenares avanzaban hacia la plaza por la principal avenida de la ciudad hacia la plaza que hace una semana fue escenario de una manifestación que congregó más de 1,2 millones de personas.

El saldo de la violencia

La Fiscalía de Chile informó que de las 23 muertes que ha investigado, cinco personas murieron a manos de agentes del Estado; 16 durante la presunta comisión de delitos comunes y dos mientras estaban detenidas en una comisaría.

Por su parte, datos del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) refieren que durante las protestas contra el Gobierno de Piñera han sido detenidas por los cuerpos de seguridad 4.217 personas, entre ellas 471 niños y adolescentes; y 1.305 han resultado heridas, de las cuales 402 recibieron disparos de perdigones y 288 de arma de fuego no identificada.

La marcha de 'mujeres de luto' buscaba entregar un petitorio con demandas ante la violencia del Estado. El objetivo, según explicó la vocera Fariña, es presionar "para que todo se esclarezca, y que por fin haya un momento de real justicia en Chile".

A su llegada al Palacio Presidencial de La Moneda, las mujeres cantaron 'El derecho de vivir en paz', una canción del músico chileno Víctor Jara, asesinado el 16 de septiembre de 1973 por la dictadura de Augusto Pinochet. Esas letras y acordes han resonado durante el estallido social contra el Gobierno de Piñera.

Pese al carácter pacífico de la marcha, que estuvo enmarcada en el luto por los muertos, heridos y desaparecidos durante las jornadas de protesta social, a las 15:03 (hora local), los Carabineros, como se le llama a la fuerza policial chilena, reprimieron con chorros de agua a los manifestantes que se encontraban en las inmediaciones de La Moneda, entre las que se contaban las 'mujeres de luto'.

Chile, país de enormes diferencias sociales

Leonardo Moreno, de la Fundación para la Superación de la Pobreza, precisó que en Chile el 10 por ciento de la población gana un 7.8 por ciento más que el 90 por ciento restante y que el 65 por ciento de los 18 millones de chilenos gasta más de sus ingresos y “están sobre endeudados, todos los meses cargan con una mochila angustiosa”.

Los chilenos tienen un sueldo promedio que oscila entre los 500 y 700 dólares y un salario mínimo de 400 dólares, que Piñera ofreció subir 65 dólares.

Las protestan se suceden hace dos semanas en una céntrica plaza que hace una semana fue escenario de una concentración de más de 1,2 millones de personas.

Piñera busca frenar las multitudinarias protestas con un paquete de medidas sociales de mejoras leves y un nuevo gabinete al que incorporó un par de ministros de la centroderecha liberal, incluido el de Hacienda, Ignacio Briones, que se caracterizan por su disposición al diálogo. El ministro del Interior se reunió el viernes con alcaldes de todo el país con quienes el gobierno impulsará diálogos para recoger las opiniones de la ciudadanía.

Las protestas estudiantiles por un alza menor en el subterráneo derivaron el 18 de octubre en disturbios en los que el metro resultó con graves daños e incendios y en saqueos de supermercados y farmacias, entre otros comercios, que luego derivaron en multitudinarias manifestaciones que se suceden a diario en todo el país.

Dialogo político?

El Gobierno de Piñera, ha recibido este jueves en La Moneda a los líderes de los principales partidos, tanto oficialistas como opositores, con un éxito de convocatoria mayor que la última vez, para dar continuidad al "diálogo político" con el que pretende superar la crisis desatada por las multitudinarias protestas por la desigualdad social en el país.

Piñera ya lo intentó la semana pasada, cuando aún regía el estado de emergencia, pero los partidos Socialista y Comunista y la coalición izquierdista Frente Amplio le dieron plantón por considerar que el jefe de Gobierno estaba haciendo caso omiso a las demandas de los chilenos en las calles.

"El ministro de Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel, tiene el agrado de invitar a usted a una reunión en el Palacio de La Moneda (...) con el objeto de continuar el proceso de diálogo político que nos permita canalizar iniciativas y planteamientos de su colectividad", reza el mensaje que el Gobierno ha enviado a los líderes de los partidos.