Presidente de Estados Unidos Donald Trump “aplaude” la salida de Evo Morales tras la presión del Ejército

Publicado el
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, destacó el lunes la renuncia del presidente de Bolivia, Evo Morales, como un "momento significativo" para la democracia en la región, que envía "una fuerte señal" a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua, cuya autoridad Washington desconoce.

"Estos eventos envían una fuerte señal a los regímenes ilegítimos en Venezuela y Nicaragua de que la democracia y la voluntad del pueblo siempre prevalecerán", dijo Trump, en una declaración tras la dimisión de Morales el domingo en medio de multitudinarias protestas por cuestionadas elecciones.

“Estados Unidos aplaude al pueblo boliviano por exigir libertad y al Ejército boliviano por acatar su juramento de proteger no solo a una persona, sino a la constitución de Bolivia”, sostuvo Trump. La declaración llega al día siguiente de que el exmandatario, escondido en una zona cocalera del centro del país, renunciara al cargo en medio de masivas protestas contra su Administración y abandonado por las fuerzas armadas. Este lunes Morales aceptó el ofrecimiento del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, de otorgarle asilo.

Las casi tres semanas de manifestaciones se intensificaron este domingo cuando la Organización de Estados Americanos (OEA) publicó una auditoría preliminar de las elecciones del 20 de octubre en las que Morales fue reelegido. Las pesquisas revelaron que hubo “contundentes” irregularidades, por lo que recomendaba que los ciudadanos volvieran a las urnas con un nuevo tribunal electoral. Morales, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), aceptó la solicitud, pero la crispación de la oposición, liderada por el candidato y expresidente Carlos Mesa, venía de larga data. Morales convocó un referéndum en 2016 para preguntarle al pueblo si querían que se presentara para un tercer mandato. A pesar de que el resultado fue negativo, el tribunal constitucional, afín al exlíder, cambió las reglas para que pudiera aparecer en la papeleta de todas formas.

“Ahora Morales dice ser víctima de un golpe de Estado, a pesar de que todos estos eventos muestran que el pueblo boliviano simplemente ha tenido suficientes evidencias del rechazo de su propio Gobierno a la voluntad de los ciudadanos”, explicó el funcionario del Departamento de Estado estadounidense. No todos coinciden. Países como México o Argentina consideran que lo ocurrido este domingo constituye un golpe de Estado. El ex secretario general de la OEA José Miguel Insulza también condenó este domingo lo ocurrido. “Deben realizarse las nuevas elecciones que Evo Morales anunció hace pocas horas. La renuncia anunciada por Evo Morales tiene por objeto impedir el derramamiento de sangre boliviana. Pero este es un golpe de Estado por donde se le mire”.

Para mañana está prevista una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA a solicitud de Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Perú, República Dominicana y Venezuela (del Gobierno de Juan Guaidó), con el propósito de considerar “la situación en Bolivia”. Hasta ahora lo único expresado por el organismo internacional es un rechazo a “cualquier salida inconstitucional a la situación”.

(La Jornada, El País, agencias)