Se autoproclama Áñez presidenta interina de Bolivia

Publicado el

Ungida por los militares golpistas, la senadora de oposición Jeanine Áñez se proclamó ayer presidenta interina de Bolivia en una sesión legislativa sin quórum, cuando se cumplieron dos días que el Ejecutivo permanece acéfalo después de consumarse el golpe de Estado contra el presidente Evo Morales.

Se ha consumado el golpe más artero y nefasto de la historia. Una senadora de derecha golpista se autoproclamó presidenta del Senado y luego presidenta interina de Bolivia sin quórum legislativo, rodeada por un grupo de cómplices y apañada por fuerzas armadas y policía que reprimen al pueblo, tuiteó Morales desde la Ciudad de México, a donde llegó con el estatus de asilado político.

Áñez ingresó al viejo Palacio de Gobierno y dijo la Biblia vuelve a Palacio. Aunque nadie le tomó juramento, el jefe de la Casa Militar le puso la banda presidencial y le entregó el bastón de mando. Áñez llamó a las fuerzas armadas a ayudar a pacificar el país.

Más tarde el Tribunal Constitucional avaló el nombramiento de Áñez, quien dijo que buscará convocar a elecciones presidenciales con el fin de que el próximo mandatario asuma el 22 de enero, cuando Morales iba a comenzar su cuarto mandato.

El partido Movimiento al Socialismo (MAS), de Morales que tiene mayoría en el Senado y la Cámara de Diputados, no asistió a la sesión legislativa, a la que sólo acudieron una veintena de opositores.

Antes, los jefes de bancada del MAS en ambas cámaras pidieron garantías para asistir a la sesión, luego que uno de los líderes del levantamiento, Luis Fernando Camacho, El Macho, llamó a sus seguidores a concurrir a la plaza Murillo “para garantizar la sucesión constitucional y asuma la senadora @JeanineAnez como manda nuestra Constitución”.

El diputado masista Rubén Chambi informó que se convocó a sesión para hoy con los dos tercios de la Asamblea Legislativa con el propósito de decretar la nulidad de las acciones de Áñez y desconocer la renuncia de Evo Morales.

Bolivia vive un vacío de poder desde la tarde del domingo cuando, tras más de 13 años en el poder, Morales se vio obligado a renunciar luego que el jefe de las fuerzas armadas, general Williams Kaliman, y el jefe de la policía, general Vladimir Yuri Calderón (que renunció antier), le exigieron dimitir.

El golpe fue impulsado por el líder del Comité Cívico de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, y el candidato perdedor Carlos Mesa, quienes llamaron a realizar protestas al rechazar los resultados de los comicios del 20 de octubre, en los que el primer mandatario indígena del país ganó un cuarto mandato. Alegaron, sin aportar pruebas, que hubo fraude.

Camacho apoyó la proclamación de Áñez e indicó que se suspendían las medidas de protesta, como la huelga y los bloqueos de calles en Santa Cruz declaradas hace tres semanas.

Mesa tuiteó: Felicito a la nueva Presidenta Constitucional de Bolivia, Jeanine Áñez. Nuestro país consolida con su posesión, su vocación democrática y la valentía de una gesta popular legítima, pacífica y heroica. Todo éxito en el desafío que afronta. Viva la Patria!

Miles de personas, que llegaron desde El Alto, se congregaron en los alrededores de la Plaza Murillo del centro de La Paz, donde se ubica el Palacio legislativo, con el fin de exigir el retorno de Morales mientras policías y militares custodiaron el área.

¡Evo, no estás solo!, corearon los manifestantes que llegaron hasta unos 300 metros de la Asamblea Legislativa, sin que se registraran enfrentamientos con los policías.

Otro contingente salió de El Alto a la Plaza San Francisco en La Paz al grito de ¡La hipala se respeta, carajo!, mientras ondeaban la bandera de los aymara y otros pueblos indígenas.

Aviones de combate sobrevolaron las ciudades de La Paz y El Alto, los manifestantes los insultaban cada que se acercaban a ellos.

La noche de lunes a martes, manifestantes que apoyaban a Morales se enfrentaron con la policía en La Paz, El Alto y Cochabamba. Las fuerzas armadas salieron a las calles durante la noche con la finalidad de repeler a grupos vandálicos y a las hordas masistas, como llaman los golpistas a los defensores del derrocado gobierno.

Sin embargo, desde los sindicatos continúa la organización de la resistencia. La Central Obrera Boliviana, afín a Morales pero que el domingo le pidió la renuncia, dio un ultimátum de 24 horas a los dirigentes políticos para restablecer el orden constitucional y en caso de no hacerlo declarará una huelga general, señaló en un video el dirigente Juan Carlos Huarachi.

Los sindicatos de productores de coca de Chapare, base sindical de Morales, desconocieron a la autoproclamada presidenta interina y declararon movilización nacional para exigir que Morales regrese.

La Confederación Sindical Única de Campesinos y la Federación de Campesinos de La Paz llamaron a realizar paros y bloqueos de carreteras contra Áñez a partir de hoy.

En la mañana, la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales advirtió a Argentina que peligra la provisión de gas porque podrían ocurrir eventuales interrupciones del servicio debido a la crisis política y social que atraviesa ese país.

El Ministerio Público señaló que siete personas murieron durante las protestas iniciadas tras los comicios del 20 de octubre.

Áñez, quien se propuso como presidenta luego de que renunciaron los cuatro funcionarios que constitucionalmente estaban en la línea de sucesión de Morales, tuiteó en abril de 2013: Sueño con una Bolivia libre de ritos satánico indígenas, la ciudad no es para los indios, que se vayan al altiplano o al chaco, y en otro de junio de ese año, sentenció: Que año nuevo aymara ni lucero del alba!! satánicos, a Dios nadie lo remplaza!!

(La Jornada, Euronews, agencias)