Chile, a cinco meses del estallido social: Análisis global

Escrito por Jorge Romero
Publicado el

Partiremos con algunas afirmaciones que pueden parecer atrevidas pero que obedecen estrictamente a la realidad. Nuestro país está en crisis, una profunda y dolorosa crisis como jamás tuvimos en la historia patria, salvo durante los 17 años de dictadura cívico militar.

Sebastián Piñera Echeñique tiene el más bajo índice de aprobación ciudadana que presidente alguno haya tenido en la historia de Chile. Y siendo este rechazo casi unánime, resultan también ilegítimos todos los cargos públicos de su confianza.

Algunos datos concretos emanados del Reporte de estadísticas del Instituto Nacional de Derechos Humanos, INDH, de fecha 18 de febrero son los siguientes:

Desde el 17 de octubre de 2019 hasta la fecha, se han constatado en manifestaciones, centros de salud y comisarías, 3.765 personas heridas, de las cuales 3.044 son hombres, 439 mujeres y 282 niñas, niños o adolescentes. Las estadísticas arrojan 445 heridas oculares, con 411 lesiones o traumas y 34 estallidos o pérdida total de la visión. Se consignan 2.122 personas heridas por disparos. 51 por balas, 190 por balines, 1.681 por perdigones, 271 por bombas lacrimógenas y 200 por proyectiles no identificados. Se han denunciado 1,835 vulneraciones, de las cuales son 197 por violencia sexual, 520 por tortura y tratos crueles, 1.073 por uso excesivo de la fuerza y 45 definidas como otras vulneraciones.

Los abusos sexuales se refieren a desvestimiento, sentadas, tocaciones, amenazas, insultos y 4 violaciones.

El alcalde de Recoleta (PC) Daniel Jadue fue atacado con bombas molotov en una iglesia de Osorno:

“Entendemos que hay sectores a los que habitualmente les molesta ver comunistas caminando vivos por la calle”, dijo el edil.

Más recienteente, el periodista Rafael Cavada fue atacado alevosamente por terroristas de extrema derecha, que obedecen a los mismos principios de odio.

"Lo único que puede iniciar las negociaciones es un gesto sacrificial de concesión de poderes, es decir un gesto de Sebastián Piñera". afirmó Cavada.

El periodista y profesor universitario Juan Pablo Cárdenas, premio nacional de periodismo 2005 y Pluma de Oro de la Libertad otorgada por la Federación Mundial de la Prensa, ha escrito lo siguiente:

"El fantasma del ex Dictador recorre los pasillos de La Moneda. Con gran acierto periodístico, la televisión alemana le ha brindado al mundo un reportaje audiovisual en que reproduce la declaración de guerra de Sebastián Piñera a la protesta social, casi en los mismos términos que lo hiciera Pinochet décadas atrás. La exposición de ambas imágenes es elocuente y habla de cómo el actual morador del Palacio Presidencial es hijo dilecto del tirano que con idénticas palabras y recursos criminales manda a reprimir el clamor de justicia y equidad.

Es comprensible. Sebastián Piñera le debe a Pinochet la oportunidad de convertirse en un multimillonario durante esos fatídicos años de dictadura, así como en su hora final el ex gobernante de facto debe haberle agradecido mucho al actual mandatario por concurrir a Londres a visitarlo y abogar por su impunidad, cuando el Tribunal Internacional de la Haya pudo haberlo condenado ejemplarmente ante la historia por sus crímenes de lesa humanidad.

Qué duda cabe: Piñera es parte del legado de Pinochet, de su Constitución y régimen neoliberal, los cuales por fin tienen sus días contados. Hoy es la inmensa y sostenida rebelión popular la que le exige a la política una Asamblea Constituyente y el fin de los horrores cometidos por el capitalismo ultra despiadado. Al igual que su mentor, Piñera dice que está más “firme que nunca”; que nadie lo moverá de La Moneda hasta completar los años que le faltan a su administración. Sin embargo, los porfiados hechos nos indican que el estallido social no retrocede.Es hora de que el pueblo no busque salvadores. Que sean los millones de chilenos movilizados los que lo encaren y arrojen de La Moneda".

En Crónica Digital leemos lo siguiente:

"Carabineros de Chile continúan reprimiendo toda manifestación de los ciudadanos este miércoles cuando se celebran 30 años del regreso a la democracia y los dos primeros años del gobierno de Sebastián Piñera.

Llevamos ya 33 fallecidos desde octubre pasado (los dos últimos, jóvenes fallecidos debido a la acción de Carabineros, nuevamente). A lo que hay que sumar 5.558 personas que han denunciado violaciones a sus derechos según la Fiscalía Nacional. Y, claro está, no podemos dejar en el olvido los más de 400 jóvenes que han perdido uno o dos de sus ojos, en un estilo de represión inmisericorde y cruel, completamente indigno de una policía que dice actuar en el marco de un orden “democrático”.

Una reciente editorial de Primera Piedra se pregunta "Con qué derecho un gobierno apoyado por el 6% de la población puede definir qué y cómo el pueblo definirá el tipo de sociedad que quiere? ¿Con qué derecho los partidos encerrados en el Congreso que los apoya el 3% de la población están definiendo lo que la gente puede discutir y colocan condiciones de quórums? Eso ya no representa a la ciudadanía. Una Asamblea Constituyente sin condiciones es lo que el pueblo -el único soberano- ha pedido y sigue pidiendo".

La misma publicación afirma más adelante:

"Los senadores de la República nos han dado la mejor demostración sobre la necesidad de enterrar la Constitución de 1980. El martes 7 de enero, fecha para recordar, doce senadores de la derecha se impusieron sobre la mayoría de veinticuatro senadores de la oposición para bloquear e impedir la aprobación del proyecto de ley que buscaba consagrar el agua como un bien de uso público. Si, leyó bien, 12 contra 24. No es posible que avanzado en siglo XXI sigamos tolerando quórums de bloqueo en la Constitución que anulan la primera esencia de la democracia, la definición de mayorías y minorías por el voto ciudadano. Pero, la derecha chilena no solo nos regaló una demostración gratis de las trampas que hay que desarmar. También desnudó su mezquindad y caradura: cuatro de los senadores que rechazaron la ley (Coloma, García Huidobro, Ossandón y Castro) no se inhabilitaron a pesar de ser dueños de derechos de agua. ¿Se necesitan más razones para ir a votar “apruebo” al referéndum constitucional?".

Y TODO ESTO CON UN PRESIDENTE QUE NO ESTÁ EN SUS CABALES

Como algo inédito en la historia de Chile, el Senado solicitó un informe a la comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento sobre cómo el máximo órgano legislativo debería proceder para inhabilitar al Presidente de la República por impedimento físico o mental.

Jaime Quintana (PPD), presidente de la Cámara Alta, señaló que la mesa solicitó el documento “ante una petición formal” de la bancada de diputados de la Federación Regionalista Verde Social (FREVS) para declarar la inhabilidad en base al “comportamiento errático” de Piñera durante el estallido social, según radio Cooperativa.

Chile es el país donde cada año miles de seres humanos mueren por carecer de atención de salud. 5, 6 y 7 años esperan los enfermos por una cirugía y tratamientos en los hospitales públicos. Miles son los estudiantes de la enseñanza superior y sus familias endeudados en millones de pesos por los altos costos que significan sus estudios. En el país, educación, salud, previsión y vivienda dignas no son derechos, son mercancías. Todo es lucro, todo es mercado.

El capitalismo como sistema ha fracasado absolutamente. Nada tiene que exhibir ese sistema y su perverso modelo neoliberal que no sea las ingentes riquezas acumuladas por la clase oligárquica y el capital trasnacional, y la irritante consecuencia social inhumana expresada en la miseria de millones de chilenos que exigen justicia. No cabe duda: Piñera debe ser juzgado por crímenes a la población civil de nuestro sangrante territorio.

Hoy tenemos la obligación histórica de aprobar la nueva constitución, de elegir con nuestro voto, no al político profesional, sino al comprometido con los más vulnerables. Nuestra venganza, no la violencia sino expulsar de la faz del escenario público político, a esta derecha manchada con sangre del pueblo, que solo busca manifestarse exigiendo un mejor país.

Representantes del Frente Amplio, junto a otros personeros de la oposición, anunciaron el envío de una carta a diversos organismos extranjeros para solicitar que se activen medidas de protección de los Derechos Humanos en el país.

En específico, la misiva fue enviada al Presidente y Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos; al Presidente del Parlamento de la Unión Europea, su Alto Representante de la Política Exterior y su Embajadora en Chile; la Comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa; Secretario General de la Organización de Estados Americanos; la Alta Comisionada de Derechos Humanos; al Fiscal de la Corte Penal Internacional; al Presidente del Grupo de Trabajo en Detención Arbitraria; al Relator Especial en Libertad de Acción; y al Relator Especial en Tortura.

Al respecto, la diputada y presidenta de Convergencia Social, Gael Yeomans, señaló que esperan que estos “organismos internacionales colaboren y solidaricen con la situación de vulneración a los DD.HH. que están viviendo hoy los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país, solamente por el hecho de expresar y manifestar su opinión política”.

Al menos cinco organismos de DD.HH. internacionales han sido lapidarios con el Gobierno de Chile. Por ejemplo, Amnistía Internacional afirmó que en el país existe una “gravísima crisis de derechos humanos”, por su parte, Human Rights Watch acusó “graves violaciones a los derechos humanos”.

“Hemos constatado que en toda la historia de la oftalmología a nivel mundial no se han presentado esta cantidad tan elevada de personas con traumas oculares”, le dijo a la Agencia Anadolu un dirigente del Colegio Médico de Chile.

UNA LUZ AL FINAL DEL TÚNEL

Ante la enorme cantidad de lesionados oculares, se creó la iniciativa Los ojos de Chile, liderada por el escritor Jorge Baradit y el activista Rodrigo Salinas, que ha logrado recaudar 51.000 dólares para ayudar a los más de 400 heridos.

“La mayoría de las personas atacadas no tiene un seguro de salud, muchos no tienen un trabajo estable tampoco y se atienden en hospitales públicos. No cuentan con recursos para tratarse su lesión de manera privada. El gobierno no ha apoyado a las víctimas de ninguna forma”, señala Salinas a la Agencia Anadolu.

Según el informe de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas (ACNUDH) para los Derechos Humanos de diciembre de 2019, las protestas sociales en Chile han puesto en evidencia la situación de los derechos humanos en el país suramericano.

El documento señala que en el marco de la protestas “se ha producido un elevado número de violaciones graves a los derechos humanos”. “Incluyen el uso excesivo o innecesario de la fuerza que resultó en la privación arbitraria de la vida y en lesiones, la tortura, malos tratos, la violencia sexual y las detenciones arbitrarias”, indica el texto de la ONU.

Acnudh denunció que tanto los Carabineros como el Ejército no se adhirieron a las normas y estándares internacionales sobre el uso de la fuerza para reprimir las manifestaciones.

A pesar de la denuncia de la ONU y otros organismos internacionales, el Gobierno de Piñera no ha cesado en las violaciones a los DD.HH. por parte de los fuerzas de seguridad como lo han demostrado la represión del acto del domingo 8 de marzo.

El 1 por ciento de los chilenos posee el 26, 5 por ciento de la riqueza y el 50 por ciento de las familias menos favorecidas tiene solamente el 2,1 por ciento de la riqueza total del país.

Asimismo, un informe de la Fundación Sol publicado en agosto pasado reveló que 7 de cada 10 trabajadores recibe un sueldo líquido inferior a 550.000 pesos lo que representa unos 745 dólares mensuales, mientras que sólo el 6,1 por ciento de los empleados chilenos gana más de 2.050 dólares mensuales.

La crisis social en Chile convirtió a Sebastián Piñera en el presidente más repudiado de Latinoamérica.

Finalizamos entonces con el siguiente balance: En Chile se violan sistemáticamente los derechos humanos. Piñera debe renunciar y ser juzgado. El pueblo de Chile debe elegir libre y soberanamente el órgano que redacte una Nueva Constitución, sin parlamentarios que lo integren.

Y una frase bien a la chilena: Que los diputados y senadores busquen pega, que agarren pala y picota, martillo y serrucho. Que tomen choca en tarro con oreja de alambre y un pedazo de pan duro. Que se salten el control en el metro pa' llegar a la pega. Que duerman cagados de frío en una payasa y se limpien la raja con papel de diario.

Estimados amigos de Radio Latin-Amerika (todas, todos, todes). La llegada a nuestro territorio del corona virus influirá sí o sí en la situación global. Debemos estar alertas a cualquier aprovechamiento político de la pandemia y seguir los consejos y las instrucciones de las autoridades de la salud. Hoy, más que nunca, necesitamos cuidarnos, a nosotros mismos y entre todos. Un abrazo solidario desde nuestra emisora, su radio amiga.

Columna de Jorge Romero. Periodista de origen chileno residente en Noruega.