Colombia: 45 masacres han sido perpetradas en lo que va del 2020, según Indepaz

Publicado el

En medio del cruento escenario de violencia que se vive actualmente en Colombia, en el que solo durante este fin de semana se perpetraran cuatro masacres, en los departamentos de Arauca, Cauca, Nariño y Antioquia, en las cuales fueron segadas las vidas de al menos 20 personas; el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz –Indepaz– publicó un informe que documenta los crímenes que se han registrado durante el año 2020 en la nación sudamericana.

Considerando el más reciente hecho violento, en el que fueron asesinadas tres personas en el municipio de Venecia, Antioquia este domingo; el informe documenta la ocurrencia de 45 masacres desde el 1° de enero hasta el 23 de agosto de 2020, en las que han sido asesinadas 182 personas.

Mapa de las masacres perpetradas en 2020 – Gráfico: Informe Indepaz

Asimismo, Indepaz advierte que «se entiende por masacre el homicidio colectivo intencional de tres o más personas protegidas por el Derecho Internacional Humanitario (DIH), y en estado de indefensión, en iguales circunstancias de tiempo, modo y lugar».

Según el estudio el departamento en el que se han presentado más masacres es Antioquia con nueve, seguido por Cauca y Nariño con siete cada uno y Norte de Santander con cuatro.

Para construir el consolidado, Indepaz tiene en cuenta los reportes que realizan las comunidades y organizaciones sociales desde los territorios; las cifras de instituciones oficiales como la Defensoría del Pueblo, la Fiscalía General y el Ministerio de Defensa; y los reportes de organizaciones no gubernamentales -ONG- de índole nacional e internacional.

Violencia deja cuatro muertos

Tres jóvenes y un policía murieron en dos nuevos ataques de los grupos armados que han atizado la violencia en Colombia en las últimas semanas, informaron autoridades el pasado lunes.

La “masacre de jóvenes” se produjo el domingo en la noche, cuando hombres armados irrumpieron en una vivienda del municipio de Venecia, indicó en un comunicado la gobernación del departamento de Antioquia.

Una de las tres víctimas era menor de 18 años, precisó a la AFP una fuente de la policía regional.

Las autoridades no han esclarecido las motivaciones del ataque, aunque manejan la hipótesis de una disputa de bandas dedicadas a la venta de drogas al por menor, conocido como “microtráfico”, dijo por su parte el ejército, que apoya en las investigaciones.

De otro lado, un policía murió este lunes en un ataque ocurrido en el municipio cocalero de Tumaco, departamento de Nariño, donde el fin de semana fueron asesinadas seis personas y otras dos están desaparecidas.

El uniformado formaba parte de una patrulla que acompañó el traslado de uno de los cuerpos a una zona rural y que fue atacada a su regreso a Tumaco.

ONU condena las masacres ocurridas en las últimas semanas

La Organización de Naciones Unidas (ONU) en Colombia expresó su "enérgica condena" por la masacre ocurrida el sábado 15 de agosto contra ocho jóvenes en el municipio de Samaniego, Nariño, y los otro hechos violentos ocurridos en las últimas semanas en otras regiones del país. Y le enviaron un mensaje de solidaridad a las familias de las víctimas.

Asimismo, manifestó su "honda preocupación" por la continuidad de homicidios de defensores y defensoras de derechos humanos, líderes y lideresas sociales y de excombatienes de las Farc este año.

"En lo que va del año, la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos ha documentado 33 masacres y viene dando seguimiento a 97 personas defensoras de derechos humanos, de los cuales, a la fecha ha verificado 45 homicidios", dice el organismo en un comunicado.

La ONU Colombia también asevera que estos hechos violentos están ocurriendo en territorios con presencia de grupos armados ilegales, pobreza y "caracterizado por una limitada presencia del Estado".

El organismo le hizo un llamado a las autoridades competentes para que fortalezcan las medidas adoptadas y realicen las acciones "necesarias para eliminar esa violencia y no escatimar esfuerzos en investigaciones y judicializaciones de quienes atentan contra las garantías de seguridad de las comunidades".

Ocho jóvenes universitarios fueron asesinados en Samaniego

La noche del sábado 15 de agosto fue de terror en Samaniego, Nariño. Un grupo de jóvenes, entre los 17 y 25, departían en la vereda Santa Catalina de esta población, cuando cuatro hombres armados arremetieron con fusiles y armas de corto alcance contra todas las personas que estaban allí.

“Nariño está de luto por la masacre de ocho jóvenes en Samaniego”, lamentó John Rojas, gobernador del departamento. A esta tragedia se suma, horas antes, la muerte violenta de una joven a manos de desconocidos también en este municipio.

“Se reunieron varios muchachos universitarios para celebrar un cumpleaños. Estaban cansados del aislamiento tan largo, se reunieron a tomar una cerveza”, señaló a la prensa local un familiar de una de las víctimas.

Entre las 10 y 11 de la noche, cuatro hombres llegaron en dos motos con armas largas y comenzaron a disparar de forma indiscriminada. Según el relato de algunos sobrevivientes, lograron salvarse tras fingir su muerte. Sin embargo, también narraron que a algunas personas que habían quedado heridas, los criminales volvieron a dispararles hasta ocasionarles la muerte.

“Algunos quedaron vivos en el piso y otros no. Llegaron disparando a diestra y siniestra”, contó un campesino que vive cerca del lugar donde ocurrió la masacre al diario local El Tiempo.

Las víctimas mortales fueron identificadas como:Laura Michel Riascos, de 17 años, Óscar Obando, de 25 años, Sebastián Quintero, de 23 años, Daniel Vargas, de 23 años, Bairon Patiño, de 25 años, Rubén Ibarra, de 22 años, Brayan Iguarán, de 24 años y Campo Elian, de 22 años.

La muerte de estos nueve jóvenes se produjo cuatro días después de que en Cali, Valle del Cauca, también en el suroccidente del país, cinco menores de edad, todos entre los 14 y 15 años, también fueran asesinados. Los adolescentes fueron encontrados con signos de tortura y disparos, un crimen que causó conmoción entre cientos de colombianos que reclaman justicia.

Semiparalizada por la pandemia, Colombia enfrenta un rebrote de la violencia que el gobierno atribuye al narcotráfico en varias partes del país, incluido Nariño, fronterizo con Ecuador.

Se trata de una de las peores arremetidas de los grupos armados desde la firma de la paz con la guerrilla FARC en 2016, cuyos excombatientes también han sido blanco de ataques que dejan 224 muertos desde entonces.

Aunque el pacto de paz alivió la violencia política, Colombia vive un conflicto que en casi seis décadas ha enfrentado a guerrillas, paramilitares, agentes estatales y narcos, dejando más de nueve millones de víctimas, en su mayoría desplazados.

(Con información de Semana, El Tiempo, Contagio Radio, Indepaz, La Nación, RFI)