Parlamento del Perú debate vacancia de presidente Martín Vizcarra tras difusión de audios comprometedores

Escrito por Paúl Lazo Gamero
Publicado el

Un nuevo terremoto político coloca a Perú en el centro de la atención internacional tras la difusión, el jueves 10 de septiembre en el Pleno del Congreso de la República, de tres audios que contienen conversaciones que comprometerían al mandatario Martín Vizcarra Cornejo con el caso denominado ‘Richard Swing’.

EL CASO SWING

El asunto menor que se convirtió en escándalo hace tres meses desvelaba que Richard Cisneros Carballido, un personaje conocido en el ámbito de la farándula como ‘Richard Swing’, había sido contratado por el Estado para ofrecer dudosas consultorías en el ministerio de Cultura, nada menos, sin acreditar mayores pergaminos académicos ni profesionales que ser amigo del presidente.

Las supuestas labores de asesoría le granjearían a Cisneros un estipendio total de 175 mil soles (unos 45 mil dólares) en un país que se debatía entre la crisis sanitaria y la debacle económica, donde el sueldo mínimo vital apenas alcanza los 930 soles (263 dólares), cuando miles de trabajadores habían perdido sus empleos y varias empresas quebraban por la pandemia.

El embrollo le costó el puesto a la ministra del sector, pero no alcanzó al presidente Vizcarra que entonces negó categóricamente tener alguna amistad con el cuestionado ‘Swing’ pero afirmó que, eventualmente, lo había visto como a muchas otras personas que apoyaron durante la campaña presidencial de la fórmula que él integraba junto a Mercedes Aráoz y que era encabezada por el renunciante Pedro Pablo Kuczynski, a quien sucedió en el cargo.

Entonces, los rumores crecían y los indicios aparecían, aún sin alcanzar al gobernante peruano, a pesar del esfuerzo de los congresistas. Las investigaciones se desarrollaban paralelamente en la Fiscalía y el Congreso, que invitó a Vizcarra a prestar su declaración; él respondió que recibiría las inquietudes del Parlamento, por escrito.

LOS AUDIOS BOMBA

Apenas unas horas después de la respuesta del jefe de Estado, en la mañana del jueves 10, en el Pleno del Parlamento peruano, el legislador Edgar Alarcón Tejada, presidente de la Comisión de Fiscalización del Congreso entregó a la Mesa Directiva una memoria USB con tres grabaciones de las conversaciones del presidente Martín Vizcarra y su entorno palaciego más cercano, que fueron difundidas públicamente.

En el primero de los audios se evidencia una reunión en la que Vizcarra coordina con la secretaria del despacho presidencial, Miriam Morales; su asistente y secretaria personal, Karem Roca; y otra persona más, una respuesta que ocultaba la verdad y que debía ser unísona ante los medios de comunicación, el Congreso y el Ministerio Público en torno a las visitas a Palacio de Gobierno del controvertido ‘Richard Swing’, a quien el presidente había negado más de tres veces.

El segundo audio revela una discusión entre Martín Vizcarra y Karem Roca sobre la obligada renuncia de ella y, finalmente, el tercer audio contiene una conversación de la secretaria personal del mandatario con el mencionado Richard Cisneros, en el que se fanfarronea sobre secretos y traiciones en la intimidad del círculo presidencial.

El congresista denunciante informó que las grabaciones que involucrarían al presidente Martín Vizcarra en el caso de las contrataciones irregulares del Estado con Richard Cisneros (a) ‘Richard Swing’ le fueron entregadas de manera anónima. En la misma sesión parlamentaria, Edgar Alarcón pidió garantías para su familia, Cisneros y Roca, ante probables represalias.

NO RENUNCIARÉ

Después de un Consejo de Ministros de urgencia, en la noche del mismo jueves, el jefe de Estado peruano dio un mensaje a la Nación y afirmó que no renunciará a su cargo, pues los audios difundidos no constituían ningún delito para su vacancia. “No voy a renunciar, no me voy a correr”, manifestó Vizcarra.

Además, el presidente denunció un supuesto complot contra la democracia y un vil intento de desestabilizar al Gobierno y la institucionalidad “al estilo de Vladimiro Montesinos”, el exasesor de Alberto Fujimori, quien –como se recuerda– hizo de las grabaciones subrepticias una práctica habitual que finalmente hundió a ese régimen.

El mandatario no negó la conversación, pero argumentó que fueron “coordinaciones internas que se hacen en cualquier institución”, una conversación privada donde no hay nada ilegal, sino una forma de esclarecer el tema en medio de las investigaciones. “Esos audios han sido editados y manipulados maliciosamente, y buscan convertir un reclamo laboral en un hecho delictivo o político”, expresó.

Vizcarra aseveró que este intento proviene de un grupo con claros intereses subalternos que pretende tomar el poder de manera indebida, desconociendo los avances en las reformas políticas emprendidas por su gobierno.

Del mismo modo, dijo esperar que se realicen las investigaciones pertinentes “con la mayor transparencia y profundidad”, a fin de esclarecerse todos los hechos. “Yo nunca he negado conocer al señor Richard Cisneros; lo que sí he dicho, y ratifico, es que no he intervenido en los procesos administrativos de su contratación", añadió.

MOCIÓN DE VACANCIA

Al cierre de edición, luego de reunirse en Junta de Portavoces, parlamentarios de distintas bancadas del Congreso peruano elaboraron la moción de vacancia alegando ‘incapacidad moral’ del Presidente de la República del Perú, Martín Vizcarra, tras la difusión de los audios que lo vincularían con el caso ‘Richard Swing’.

“Declarar la vacancia del señor Presidente de la República, Martín Vizcarra Cornejo, por su permanente incapacidad moral, de conformidad con el artículo 113°, inciso 2 de la Constitución Política del Perú”, señala la moción.

El documento presentado tiene las firmas de representantes de seis bancadas: Unión por el Perú, Acción Popular, Podemos Perú, Alianza para el Progreso, Fuerza Popular y Somos Perú; con excepción del Partido Morado, Frepap y el Frente Amplio. La votación para su admisión debe desarrollarse en la sesión del viernes 11, a partir de las 10 a. m. (17:00 hora noruega).

DECEPCIÓN E INCERTIDUMBRE

Desde que inició su gobierno, Vizcarra ha repetido innumerables discursos anticorrupción, tratando de desmarcarse de gestiones y presidentes que le precedieron, con quienes fue duramente crítico. Ahora el escenario es adverso para quien despertó grandes expectativas de manejo responsable y transparente del Estado, ensombrecidas por los hechos denunciados.

De la misma forma, el actual Congreso peruano que reemplazó a uno obstruccionista y corrupto, cerrado por Vizcarra, es cuestionado por su precariedad, algunas medidas legislativas populistas y los inocultables intereses particulares de sus representantes.

Lo cierto es que el Perú vive ahora no sólo la peor crisis sanitaria y económica de su historia, sino la mayor debacle política, provocada por su deslegitimada clase política.