Plebiscito en Chile: El país renace, tendremos nueva Constitución

Escrito por Jorge Romero
Publicado el

YO SOY AQUEL QUE AYER NO MÁS DECÍA

EL VERSO AZUL Y LA CANCIÓN PROFANA

QUE ERA NOCHE DE UN PAÍS SIN SOBERANÍA

Y UN DESPERTAR CON DIGNIDAD POR LA MAÑANA.


ME GUSTAN LOS ESTUDIANTES

PORQUE SON LA LEVADURA

DEL PAN QUE SALDRÁ DEL HORNO

CON TODA SU SABROSURA.


Sí Rubén Darío, gran poeta nica. Yo soy aquel que ayer no más decía que Chile era un país rasca, tercermundista, que no alcanzaba ni para estado fallido.

Sí, Madre Violeta. Ayer salió el pan del horno, calientito, sabrosito. Que no se nos enfríe ahora. El primer combo lo dieron las y los jóvenes, nuestros jóvenes, nuestros hijos, nuestro futuro. Tenemos grogui al fascismo y a partir de mañana se inicia el último round. La guerra del pillo Piñera, del traidor Piñera con el pueblo de Chile, la tenemos que ganar por knockout. La esperanza de ayer hoy se llama OCHENTA-VEINTE. Y eso, porque aún quedan chupapollas, vendidos, camaleones, lavines, pepeauthes, insulzos, alamandes, mañaliches, vonbaeras y un etcétera que suma veinte por ciento. MARICHIWUEU MIERDA!!!.

Se abrieron las grandes alamedas por donde pasa ahora el hombre libre. Sí Salvador, Chicho preclaro. El camino está expedito aunque lleno de baches. A cargar las pilas, a no soltar todavía las piedras, los cascos, las banderas. A profundizar en las ideas, a combinar la vigilia permanente con la lectura, con la educación teórica que nos permita participar con argumentos, con temprana sabiduría unida a la experiencia de los viejos, de los ancianos machis, nuestros ilustres antepasados.

La mujer chilena, la obrera, la Amanda de la pobla, la madre que con lágrimas en los ojos abrazó a su hijo con un Cuidate cabro de mierda, cuando el muchacho se fue al frente, a la primera línea, a montar el caballo del general Baquedano con la bandera mapuche en alto.

"Piñera, conchetumadre, asesino igual que Pinochet. Y ese chiquillo, que fue arrojado al río de un empujón nazi fascista o que perdió los ojos pero no la dignidad, sigue ahí, dispuesto para los combates que vienen.

MIERDA CARAJO!. LA HISTORIA ES NUESTRA Y LA HACEN LOS PUEBLOS. Y en nuestro Chile, en este Chile de hoy, es nuestra por primera vez. El futuro esplendor que se inicia hoy necesita de una nueva Carta Fundamental. A trabajar compadre, a conformar esa Asamblea Constituyente que los cuicos llaman Convención. Sin la presencia nefasta de los políticos profesionales, de los congresistas corruptos. Cuidado con el camaleón, mamá, que cambia de colores según la ocasión como dice la canción, pa' que rime puh guevón...

Aquí en Noruega, la cita en el Consulado fue sobria aunque no representativa de la totalidad de compatriotas que viven en este país. Los que por desidia, ignorancia, lejanía geográfica o simplemente falta de interés no votaron, que cumplan ahora con los requisitos para hacerlo en la próxima elección presidencial. Es allí donde los postergados de Chile, los que han sufrido más de dos siglos de explotación y miseria, podrán sellar definitivamente el triunfo de la razón sobre la fuerza.

Finalmente debo manifestar mi complacencia por el buen desempeño de los compatriotas que cumplieron la función de vocales en el Consulado, de los militantes que verificaron la pureza del acto eleccionario, de los jóvenes que con respeto y diligencia me ayudaron en mi condición de "viejo" para que no sufriera ningún percance. Y por supuesto de la labor de su emisora amiga, Radio Latin-Amerika con la información oportuna, directa, necesaria y veraz.

Como en 1970, cuando triunfó pacíficamente en nuestro país el proyecto socialista de la Unidad Popular, el mundo pone de nuevo los ojos en Chile, en ese pueblo, en esos jóvenes, en esas mujeres que le han dado al planeta una lección de civismo, de dignidad, de compromiso, de justicia. Por los torturados, por los desaparecidos, por los exiliados, por la especia humana que renueva desde esa larga y angosta faja, la anchura infinita del futuro.


Las opiniones vertidas en este artículo y, en general, en programas de la radio, corresponden a sus autores y no representan necesariamente la opinión de Radio Latin-Amerika.