Eta llega a Nicaragua como huracán de categoría 4 con vientos de hasta 220 kilómetros por hora

Publicado el

El huracán Eta llegó este martes la costa de Nicaragua en la parte noreste del país, cerca de la frontera con Honduras. El Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) indica que sigue con categoría 4, pese a que sus vientos máximos sostenidos disminuyeron a 140 millas por hora (220 kilómteros por hora).

El ojo de Eta está bordeando la costa del norte de Nicaragua y solo se mueve a una velocidad de 3 millas por hora (6 km/h), que lo convierte en más peligroso aún, según el último boletín del NHC.

En la zona de Puerto Cabezas, Nicaragua, las fuertes ráfagas de viento arrancaron tejados, dañaron miles de estructuras, derrumbaron tendidos eléctricos y derribaron árboles.

Varias áreas de Nicaragua y Honduras ya estaban en alerta desde el sábado, después de que Eta cobrara la forma de una tormenta tropical en el Caribe. Rápidamente, el sistema se fortaleció hasta convertirse en huracán y adquirir capacidad de devastación.

El NHC prevé que haya daños “catastróficos” en la zona en la que Eta llegó a la costa nicaraguense por los vientos, las inundaciones repentinas en consecuencia de las fuertes lluvias esperadas, los posibles desprendimientos de terreno y una “peligrosa marejada ciclónica”.

Se espera que luego de tocar tierra Eta se desplace sobre las montañas del norte nicaragüense. Por tal razón, el Gobierno decretó desde el sábado un alerta preventiva en todo el país y un alerta de vigilancia en la región del Caribe norte y en las norteñas provincias de Jinotega y Nueva Segovia.

Las intensas lluvias también han provocado inundaciones en Honduras, El Salvador y Guatemala mientras que también se espera que afecten a Belice, Panamá, Costa Rica, así como otras áreas de Centroamérica.

Eta es la 28va tormenta de la temporada con nombre en el Atlántico, igualando el récord de 2005. Sin embargo, es la primera vez que se emplea el nombre de la letra griega eta porque en 2005 los meteorólogos concluyeron tras el final de la temporada que una tormenta que no fue bautizada debería haber recibido nombre.

Aún queda un mes de temporada de huracanes, hasta el 30 de noviembre. En 2005, la tormenta Zeta se formó a fines de diciembre.

(Telemundo, Cambio)