Peruanos se manifiestan en Oslo ante caos que impera en el país

Publicado el

Nuestra emisora recibió la tarde del viernes el siguiente comunicado: Este sábado 14 de noviembre, un grupo de peruanos radicados en Oslo estará realizando un plantón a favor de la democracia y el orden constitucional en el Perú. De esta forma nos sumamos a las manifestaciones de comunidades peruanas en todo el mundo. Lugar: Afuera de la Opera de Oslo. Hora: 14.00 a 14.30.

Somos un grupo de compatriotas residentes en Oslo, un movimiento espontaneo que surge de la indignacion.

Gracias por su atención.

Tras la destitución de Martín Vizcarra en Perú, asumió Merino en medio de protestas

En medio de protestas ciudadanas y denuncias de un golpe parlamentario, tomó posesión el nuevo presidente, Manuel Merino, hasta ayer titular del Congreso. Merino se ha convertido en imprevisto presidente del Perú luego que el Parlamento, en una decisión ampliamente rechazada y cuestionada en su legalidad, destituyó al presidente Martín Vizcarra por supuesta “incapacidad moral permanente”. Vizcarra había asumido en marzo de 2018, luego de la renuncia por denuncias de corrupción de Pedro Pablo Kuczynski, de quien era vicepresidente, y como no tenía un vicepresidente le toca reemplazarlo al titular del Congreso.

Merino ha llegado a la presidencia con el respaldo de diversas agrupaciones -siete de derecha, incluido el fujimorismo, y una pequeña bancada de izquierda- que votaron en el Congreso por sacar a Vizcarra. Varias de esas agrupaciones tienen en común que sus principales líderes y legisladores enfrentan acusaciones por corrupción. Merino se estrenó en la presidencia con la violenta represión de las protestas en su contra.

Desde el lunes en la noche, conocida la decisión del Congreso de tumbarse al presidente Vizcarra, miles de ciudadanos han tomado las calles para expresar su rechazo a esa medida. Las protestas siguieron durante todo el martes. Desafiando las restricciones por la pandemia, los manifestantes se han lanzado a las plazas y calles de Lima y de las principales ciudades del país. “Congreso golpista”, “Merino no me representa”, “Merino delincuente, no eres presidente”, coreaban los indignados ciudadanos, que llevaban tapabocas y levantaban banderas peruanas y carteles donde se leían inscripciones como “Merino no es mi presidente” o “Merino usurpador”. Ayer, con Merino ya como presidente, la policía reprimió con gases, disparos de perdigones, chorros de agua y palazos, a los manifestantes, que no cedían en sus protestas.

El nuevo jefe de Estado es un político poco conocido, que pertenece al partido de centroderecha Acción Popular, donde siempre ha ocupado un segundo nivel. Su gestión como presidente del Congreso, que se inició en marzo pasado luego de las elecciones parlamentarias complementarias que siguieron al cierre constitucional del anterior Parlamento, estuvo marcada por su enfrentamiento con el Ejecutivo y por una serie de normas luego declaradas inconstitucionales. Hace dos meses ya había intentado llegar a la presidencia en un anterior proceso de destitución de Vizcarra, que en ese momento fracasó por falta de votos.

En su primer mensaje al país como presidente, que duró solamente trece minutos, Merino defendió, pero sin dar mayores argumentos, la legalidad de la medida tomada por el Congreso. Prometió un gabinete de consenso y “con los mejores”, pero analistas estiman que tendrá serios problemas para convocar personalidades de alto nivel para formar parte de un gobierno que nace con las sombras de la ilegitimidad y de una alta impopularidad. Al momento del cierre de esta edición, no había nombrado su gabinete ministerial. No se refirió a las protestas en su contra. Luego de su juramentación y primer mensaje, desapareció de la escena.