Venezuela decide su futuro en unas elecciones legislativas cuestionadas por Estados Unidos y la Unión Europea

Publicado el

Este domingo se abrieron las urnas para dar inicio a las elecciones legislativas en Venezuela. Se elegirán a los 277 diputados que conformarán la nueva Asamblea Nacional para el periodo 2021-2026. Más de 20 millones de venezolanos están habilitados para participar en los comicios, según el Consejo Nacional Electoral.

Se espera la presencia de 250.000 agentes de seguridad desplegados en los 10.000 centros de votación abiertos a lo largo y ancho del país.

Tras lo que suceda este domingo, el Parlamento quedará renovado el próximo día 5 de enero con un total de 277 legisladores, 110 más de los que contaba hasta ahora, por decisión del Consejo Nacional Electoral.

Nicolás Maduro ya avisaba al término de su campaña electoral de que abandonaría su cargo en caso de perder. La mejor prueba, para muchos, de la validez de estas elecciones.

“¡Llegó la hora, a votar por la patria, por la paz, por el futuro!”, expresó Maduro en la aplicación de mensajes Telegram.

Militantes del chavismo se agruparon desde temprano en barriadas del país lanzando cohetones y haciendo sonar el “toque de diana”, la madrugadora canción militar que despierta a la tropa y que se ha vuelto una tradición para movilizar a los militantes del PSUV.

“Aquí estoy cumpliendo con mi derecho a votar”, dijo a la agencia AFP Raúl Urquía, de 63 años, a las afueras de un centro de votación en el centro de Caracas donde unas 200 personas esperaban para sufragar, todos con el tapabocas obligatorio por la pandemia.

“Vengo a votar contra el imperialismo, vengo a votar contra los que usaron la Asamblea para pedir sanciones, este es un voto antiimperialista”.

“Frente a la guerra económica bestial de Estados Unidos, nos sentimos con ánimo de seguir combatiendo y lograr ganar la Asamblea Nacional”, indicó por su parte Nelson González (73).

El canal gubernamental VTV mostró varios centros abiertos y gente votando.

Maduro dijo el sábado atrás quedará la “Asamblea Nacional progringa” encabezada por Guaidó, reconocido presidente encargado de Venezuela por Estados Unidos entre medio centenar de países.

El líder opositor Juan Guaidó aseguró, a su vez, que “el objetivo de Maduro” es “aniquilar al Parlamento” y llamó a la abstención en este proceso que tilda de “fraude”.

Con todo, una pequeña fracción disidente de la oposición buscará ganar alguno de los 277 escaños.

Guaidó llama en paralelo a una especie de plebiscito (7-12 de noviembre) para prolongar el período parlamentario hasta que puedan celebrarse elecciones “libres, verificables y transparentes”.

En una tribuna publicada ayer en el diario español El Mundo, Juan Guaidó, reconocido por varios países como el presidente encargado de Venezuela, ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional frente a un proceso que el régimen de Nicolás Maduro "pretende revestir de electoral para tratar de arrebatar a los venezolanos su única institución legítima: la Asamblea Nacional", según el citado periodico.

Venezuela atraviesa una debacle económica -con años de recesión, hiperinflación y servicios públicos colapsados-, que debe traducirse en una baja participación, según expertos.

Los comicios del 6 de diciembre han recibido el rechazo de Estados Unidos, La Unión Europea y varios países de América Latina.

Estados Unidos ya anunció que no reconocerá el resultado de las votaciones; la Organización de los Estados Americanos (OEA) las rechaza por falta de condiciones y una asociación internacional de juristas las considera una “ficción” sin validez legal.

Un grupo de representantes bipartidistas del Congreso estadounidense condenó el viernes los comicios porque “no cumplen con ningún estándar para un proceso libre y justo”.

Washington es el principal aliado de Guaidó y lidera la presión internacional contra Maduro con sanciones económicas, incluido un embargo petrolero vigente desde abril de 2019.

La Unión Europea desestima que las parlamentarias sean “justas, transparentes y creíbles”, por lo que su reconocimiento al proceso es poco probable, comentaron fuentes europeas a la AFP.

El bloque europeo pidió meses atrás posponer los comicios, condición para el envío de una misión de observación internacional al país.

El gobierno socialista rechazó de plano la petición, tachándola de “inadmisible”.

Los intentos de boicotear las próximas elecciones en Venezuela para la Asamblea Nacional (parlamento unicameral) del próximo domingo 6 de diciembre demuestran el interés de algunas fuerzas en mantener la inestabilidad en ese país, denunció la Cancillería rusa.

"Son lamentables los llamados a no reconocer o boicotear los comicios, pero debemos admitirlo honestamente: las elecciones son una realidad política y por tanto, ignorarlos carece de algún sentido," consideró la vocera del ministerio de Asuntos Exteriores María Zajárova, citada por el portal oficial cubano Prensa Latina.

"Quienes intentan sabotear un proceso electoral legítimo, están interesados en mantener la inestabilidad política y conservar el fracasado 'proyecto Guaidó'," declaró la portavoz, en alusión al diputado opositor que se autoproclamó presidente provisional.

Este sábado, Venezuela recibió a los últimos observadores extranjeros que vigilarán las elecciones parlamentarias de este domingo. Se prevé que el chavismo retomará el control de la Asamblea Nacional, ya que el grueso de la oposición, que ha pedido boicotear la votación, no participa.

La votación será monitoreada por 1.500 observadores y 300 representantes de 34 países en el marco del Programa de Acompañamiento Internacional, según informó el Consejo Nacional Electoral (CNE). Una vez finalizado el domingo en las urnas, se llevarán a cabo distintas auditorias que constatarán el recuento electoral. El ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza, y el presidente del país, Nicolás Maduro, recibieron precisamente este viernes a los integrantes del programa.

Los visitantes acudieron al país desde distintas naciones de los cuatro continentes. Entre ellos están el expresidente ecuatoriano Rafael Correa; el expresidente de Paraguay, Fernando Lugo; y el exeurodiputado español Javier Couso, que arribaron a Venezuela en las últimas horas para acompañar unas parlamentarias que no serán reconocidas ni por la Unión Europea (UE) ni por la Organización de Estados Americanos (OEA).

A pesar de ello, la UE, que tampoco mandará ningún observador, indicó que si algún organismo o persona quisiera asistir para ser testigo de la votación podría hacerlo bajo su propio nombre.

También el expresidente de Bolivia, Evo Morales, decidió acudir y dar respaldo al frente chavista, al que está ligado tradicionalmente y del que recibió apoyo durante la crisis política boliviana de este año. Junto a él, un total de ocho políticos de la Duma Estatal rusa participarán de igual modo en la supervisión de los comicios, así como otros enviados de Togo, Colombia, Argentina, España, Turquía, Ecuador e Irán, entre otros.

En esta línea, el expresidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que es conocido por promover varios intentos de diálogo político en Venezuela, dijo que estaba expectante por las elecciones del 6 de diciembre durante una entrevista con la cadena privada Globovisión, en la que aprovechó para defender la pluralidad de estas: "Estoy esperanzado con el 6 de diciembre, con una votación importante".

El presidente colombianao Iván Duque dijo este sábado que Colombia no reconocerá las elecciones legislativas que tendrán lugar en Venezuela. "Mañana, ese dictador, ese sátrapa, tiene montada una opereta, un remedo de elecciones, para quitarle la voz y la expresión al único vestigio que le queda a Venezuela de resistencia democrática, que es la Asamblea Nacional, que hemos reconocido más de 57 Estados en el mundo", dijo Duque en una intervención desde el departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela. Colombia fue, junto con Estados Unidos, uno de los primeros países en reconocer, en enero de 2019, a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, lo que tensó las relaciones entre el país y el régimen de Maduro.

Leopoldo López denuncia "el chantaje de Nicolás Maduro a la población Venezolana", en una marcha en Madrid este domingo para rechazar los comicios, según informa el diario español El Mundo.

"Hoy en Venezuela se está cometiendo un fraude electoral, no es el primero. Hoy, por tercera vez en tres años, la dictadura vuelve a cometer un nuevo fraude electoral. Como hacía la mafia, así es como actúa la dictadura de Nicolás Maduro". Es la denuncia del dirigente venezolano Leopoldo López y su esposa, la activista Lilian Tintori (López fue condenado a 13 años y nueve meses de prisión y calificado como preso de conciencia), que ha reunido este domingo en Madrid a la oposición venezolana exiliada en España para denunciar los comicios en Venezuela, señala El Mundo.

En un mensaje grabado y compartido en sus redes sociales, el músico y fundador de Pink Floyd, Roger Waters les habló directamente a los venezolanos para que vayan a votar este domingo.

"Buenos días, Venezuela. Llega el 6 de diciembre, vayan por ello, vayan a votar. Este es un mensaje de mi parte y de mi perrito para la gente de Venezuela. Estamos con ustedes, hermanos y hermanas, estamos con ustedes".

(DW, Euronews, El Mundo, CNN, Pagina 12)