“Asesinato a sangre fría”: Agente de policía de Chicago le disparó a Adam Toledo, de 13 años, que tenía las manos en alto

Publicado el

Mientras en Estados Unidos suena el eco de las protestas por los continuos crímenes policiales contra personas afromericanas, hace unos días se reveló que la Policía de Chicago asesinó a un chico latino de 13 años al que perseguía y que, al momento de recibir un disparo en el pecho, tenía las manos en alto en señal de entregarse.

La víctima se llamaba Adam Toledo. Su muerte quedó registrada en un video grabado desde la cámara corporal de un policía y fue difundido por la unidad que investiga los crímenes que comete esa fuerza de seguridad. El crimen ocurrió el 29 de marzo pasado pero se dio a conocer ahora y ya generó movilizaciones pacíficas frente a la estación policial que tuvo a cargo ese procedimiento.

Video: Revelan videos de la muerte de Adam Toledo a manos de la policía de Chicago. Noticia de Telemundo.

En las imágenes se ve la persecución, que tuvo lugar en el barrio hispano llamado “La Villita”. Todo ocurrió en cuestión de segundos. Toledo era perseguido por un grupo especial de agentes hasta que, en un momento y tras un grito de “policía, deténgase”, él se dio vuelta con las manos en alto.

En menos de 0,85 segundos desde ese momento, el oficial dispara contra el joven que tenía las manos levantadas casi hasta los hombros, se desploma al suelo y otro oficial llama inmediatamente a una ambulancia.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, calificó a las imágenes de "insoportables". Durante una conferencia dijo que todo se trató de “una tragedia increíblemente dolorosa” que seguramente provocará una respuesta emocional para todos los que lo vean.

El video fue difundido por la Oficina Civil de Responsabilidad Policial (COPA), que publicó una veintena de hechos grabados con las cámaras de los policías desplegados en el lugar de los hechos, así como de seguridad de la zona.

La Policía había dicho que encontraron un arma en el lugar, y que era la que supuestamente tenía Toledo. Pero el video no lo muestra arrojando un arma antes de que le dispararan. Al contrario, cuando levantó las manos no parecía tener una.

Luego de que el crimen trascendió hubo pequeñas movilizaciones en el centro de Chicago. "¡Encierren al policía!", coreaban algunos.

"No creo que importe si Adam era un buen chico o si estaba involucrado en alguna otra actividad inapropiada, el hecho es que estaba caminando por la calle y le dispararon desarmado", dijo Adeena Weiss-Ortiz, la abogada de la familia de Toledo.

Las tensiones sobre el racismo en las actuaciones policiales son continuas en Estados Unidos. Mientras en Minneapolis se realiza el juicio por el asesinato de George Floyd, un caso bisagra de la violencia policial, la semana pasada un policía de Minnesota mató de un disparo al afroamericano Daunte Wright.

Adam Toledo "soñaba con ser policía", según su familia. Un agente lo mató y ahora miles exigen cambios en un sistema que "le falló"

Adam Toledo vivía en La Villita, un barrio obrero y latino de Chicago que varios de sus habitantes o frecuentadores describen como un lugar que puede presentar obstáculos para un adolescente de 13 años como él: desigualdades, discriminaciones y presencia de la criminalidad dificultan el camino hacia un futuro de oportunidades.

Pero él siempre ha soñado con tenerlas, según contó su familia, que se describe como "grande y unida". En la Escuela Primaria Gary, donde estudiaba, recibía "el apoyo" de sus maestros y compañeros, según un comunicado de sus allegados. Y además, tenía "muchos amigos", agregan quienes lo conocían de cerca. De acuerdo con su madre Elizabeth Toledo, "él era alegre, le encantaban los animales. Le gustaba armar su legos".

Entre sus aspiraciones estaba también la de “convertirse en policía”. Trágicamente, su vida terminó a finales de marzo justamente a manos de uno de ellos: una persecución policial, un balazo letal en el pecho. Y ahora, toda una comunidad llora su pérdida por considerarla injusta.

Miles de personas protestaron por el asesinato de Adam, el niño hispano de 13 años que mirió con las manos en alto.

“Él era alegre, le encantaban los animales. Le gustaba armar su legos”, recordó su madre

“Él era alegre, le encantaban los animales. Le gustaba armar su legos”, recordó entre lágrimas su madre, Elizabeth Toledo. "Adam era un chico dulce y cariñoso [...] No querría que nadie más resultara herido o muriera en su nombre", añadió.

A medida que pasan los días, crece la indignación por la muerte del menor. En el barrio La Villita, en Chicago, conocido por la comunidad inmigrante de origen mexicano, muchas personas se reunieron cerca de donde sucedieron los hechos para honrar a Toledo y exigir que haya transparencia en la investigación.

“Es muy dura la pérdida de un niño. Era un niño”, lamentó su tío Jesús García. La familia pidió reiteradas veces que se hicieran públicos los videos de las cámaras corporales que portaban los policías que le dispararon. Un audio al que tuvo acceso la televiosora Noticias Telemundo mostró cómo uno de ellos pidió que se apagaran las cámaras.

"Adam era un niño de 13 años amado y apoyado. Vivía con su madre, su abuelo de 90 años y dos de sus hermanos. Su padre era parte de su vida. Todos ellos le querían mucho. La familia Toledo es una familia muy unida. Se cuidan unos a otros. Adam asistía a la escuela primaria de Gary, donde tenía el apoyo de sus profesores y de sus compañeros. Adam no estaba solo", aseguró uno de sus abogados tras la conferencia de prensa de este lunes en la que habló la alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot.

Lightfoot aseguró que estas tragedias muestran la urgente necesidad de reformar el reglamento que siguen los agentes durante persecuciones y ordenó al departamento atrapar a quien le vendió el arma al joven.

El sindicato de la policía Chicago defiende la actuación del agente que mató a Adam Toledo

Mucho se está discutiendo en Chicago, y no solo, sobre las circunstancias que llevaron a su muerte. Aún más después de que salieran a la luz los videos de las cámaras corporales de los agentes que estuvieron en ese operativo: unas imágenes que ponen en duda la primera versión de los hechos proporcionada por las autoridades, según la cual Toledo llevaba un arma cuando le dispararon.

Tras esos hechos, miles de personas han salido a la calle: no solo piden justicia por la muerte de este niño, sino cambios más profundos en un sistema de seguridad pública que muchas veces termina por perjudicar quien pertenece a minorías.

Datos analizados por el diario The Washington Post muestran por ejemplo que, en los últimos cinco años, los latinos son los que más han muerto a manos de la policía después de los afroamericanos.

(Euronews, Página 12, Telemundo)