La vicepresidenta de Nicaragua arremete contra los periodistas, los tildó de “terroristas de la comunicación”

Publicado el

Rosa Murillo, vicepersidenta y esposa de Daniel Ortega, afirmó que los medios de comunicación no oficiales “son espacios de destrucción masiva”. Sus “plumas están llenas de odio”, apuntó contra los periodistas y celebró que ya quedan "unos cuantos miserables".

El Gobierno de Daniel Ortega apuntó este viernes contra los periodistas a los que acusó de “inventar cualquier cosa para sembrar el terror”. Los tildó de “hipócritas”, “malignos”, “criminales”, “destructores”, “terroristas de la comunicación”. Agradeció a Dios que van “quedando en unos cuantos miserables”.

Rosario Murillo, la vicepresidenta de Nicaragua, señaló en un breve discurso a través de medios oficiales que los periodistas tienen sus “plumas están llenas de odio” y que así los ve también el Gobierno que preside su marido, el sandinista Daniel Ortega.

“Así los vemos y así los repudiamos”, aseveró Murillo. Entre otros epítetos, llamó a los comunicadores “chachalacas (aves bulliciosas)” y “urracas parlanchinas”.

“Las chachalacas, las urracas parlanchinas, todos los días inventan cualquier cosa para sembrar terror en la gente. Qué calidad humana la que muestran las chachalacas, las urracas parlanchinas, si no es una cosa es otra, pero siempre están queriendo instalar temor”, sentenció Murillo, que también es coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

“Y nuestro pueblo sabe cómo mienten, nuestro pueblo sabe cómo son de malignos, de hipócritas, de destructores, de criminales, de terroristas, y terroristas de la comunicación también”, apuntó.

"Voces llenas de malignidad"

Rosario Murillo, quien busca su tercera reelección consecutiva en los comicios del 7 de noviembre próximo, afirmó que los medios de comunicación no oficiales “son espacios de destrucción masiva”.

Enfatizó que “en todos esos espacios mediáticos que tienen una sola perspectiva, un sólo enfoque imperialista y colonialista, y que responden a los intereses y a los designios de los colonialistas y los imperialistas”.

“Gracias a Dios se va acabando y va quedando en unos cuantos miserables, que la razón y el corazón, si acaso tienen, les llevará a bajar el volumen y a apagar esas voces llenas de malignidad”, sentenció la vicepresidenta.

Estas declaraciones ocurren luego de conocerse, esta semana, que un tercer periodista abandonó el país por temor a perder su libertad en medio de la ola de detenciones que lleva adelante el Gobierno de Ortega contra dirigentes políticos opositores, incluidos dos comunicadores que habían anunciado sus intenciones de aspirar a la Presidencia.

Tres periodistas

El periodista Julio López, del portal digital Onda Local, informó que dejó Nicaragua como “última alternativa para preservar” su vida y libertad.

El periodista Carlos Fernando Chamorro, una de las voces más críticas al Gobierno de Ortega y galardonado en los 38 Premios de Periodismo Ortega y Gasset, también se exilió por segunda vez en los últimos tres años y lo hizo junto a su esposa, según explicó, “para resguardar nuestra libertad”.

En tanto, Sergio Marín Cornavaca, director del portal digital La Mesa Redonda, dijo se vio “obligado a abandonar el país por amenazas directas del régimen”.

“No tengo derecho de hacer sufrir a mi familia por mi terquedad de estar en Nicaragua, y tomé la decisión el domingo de abandonar mi país”, manifestó a través de su programa. “Estoy comprometido a seguir informando la verdad de los hechos desde donde me encuentro”, finalizó.

Investigaciones y un arresto

La Policía Nacional arrestó al periodista Miguel Mendoza este lunes por la noche, bajo la acusación de realizar actos que menoscaban la soberanía de Nicaragua.

Mendoza es un cronista deportivo que publica comentarios, a través de sus redes sociales, la mayoría críticos con el Gobierno y donde tiene miles de seguidores, no pertenece a ningún partido político.

Por otra parte, el Ministerio Público investiga a la corresponsal de la cadena hispana Univision en Nicaragua, María Lilly Delgado, y a los periodistas Lourdes Arróliga y Guillermo Medrano, por una causa que se abrió en contra de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro por supuestos delitos de gestión abusiva, falsedad ideológica, ambos en concurso real con lavado de dinero, bienes y activos.

Por este caso, la Fiscalía llamó a declarar a una treintena de periodistas.

A su vez, la Policía de Nicaragua mantiene bajo arresto a los aspirantes presidenciales de la oposición Cristiana Chamorro, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Arturo Cruz y Miguel Mora, entre otros, a quienes los acusa de “traición a la patria”.

Las detenciones de opositores y el acoso contra periodistas ocurren a menos de cinco meses de las elecciones generales de Nicaragua. Se celebrarán el próximo 7 de noviembre. Ortega, que en el poder desde 2007, busca una nueva reelección.

(La Jornada, La Prensa)