Gobierno y oposición de Venezuela inician una difícil negociación mediada por Noruega

Publicado el

El Gobierno y la oposición de Venezuela regresan hoy en México a una mesa de negociación, con una agenda centrada en las sanciones internacionales, la liberación de presos políticos y las condiciones que regirán los próximos procesos electorales, sin que la permanencia o no de Nicolás Maduro en el poder esté en discusión.

El encuentro, mediado por Noruega, se celebra en México y sigue al intento fallido de 2019, llevado a cabo en Barbados. Un año antes, había habido otro en República Dominicana, dirigido por el expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero, igualmente infructuoso. Esos antecedentes y la distancia entre las posturas del chavismo y la oposición generan escepticismo entre los analistas.

“El Gobierno de Venezuela y la plataforma unitaria se encuentran en la fase final de conversaciones exploratorias con el objetivo de iniciar negociaciones en México facilitadas por Noruega”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó el encuentro de hoy, en principio en Ciudad de México, con una reunión previa que antecederá a la semana de trabajo que empezará el próximo lunes 30 y que supondrá el tramo crucial de la negociación.

En el primer encuentro será presentada la agenda, que según Maduro consta de siete puntos.

La oposición liderada por Juan Guaidó pide condiciones electorales y un cronograma que incluya comicios presidenciales, además de la liberación de presos políticos, entre ellos el exdiputado Freddy Guevara, detenido poco antes de las conversaciones.

“Puede haber una flexibilización de algunas sanciones vinculadas a los temas humanitarios” y “ceder en temas como los presos políticos o del reconocimiento institucional de la oposición”, estimó Luis Vicente León, analista político y director de la encuestadora Datanálisis.

Guaidó es reconocido como presidente interino por medio centenar de países luego de que, desde la jefatura de la Asamblea Nacional, se juramentara en 2019 tras la reelección de Maduro el año anterior, señalada como fraudulenta.

Entonces arreciaron sanciones contra el Gobierno chavista en medio de una crisis sin precedentes: Venezuela acumula ocho años consecutivos de recesión y una reducción del PBI del 80% desde 2014. A eso se han sumado los estragos de la pandemia.

Una iniciativa de Juan Guaidó, que insiste en la unidad del bloque opositor, más allá de toda especulación, reunido en la Plataforma Unitaria de Venezuela.

"Puedo decir que hay unidad en Venezuela respaldando la posibilidad de una solución a través de un acuerdo", aseguraba Guaidó.

Capriles apuesta por recuperar la fuerza perdida

Otro conocido líder opositor, Henrique Capriles, confía en esta oportunidad de encontrar una salida y reforzar el bloque.

"Creo que es muy importante que en México se discutan temas económicos y sociales que permitan aliviar la crisis que vive la inmensa mayoría del pueblo venezolano. Creo que nosotros, que somos oposición tenemos que recuperar fuerza, tenemos que recuperar ser opción de poder".

'Vamos a dialogar con el diablo'

Mientras la oposición pide, entre otras cuestiones, transparencia electoral y un plan para la llegada de vacunas de COVID, el presidente Maduro exige el levantamiento de las sanciones internacionales y el reconocimiento de la legitimidad de su régimen. Y muestra esta predisposición para el acuerdo.

"Vamos a dialogar con la oposición proyanki, con los esclavos del Gobierno de Estados Unidos. Hay que dialogar hasta con el diablo. Claro que vamos a dialogar con el diablo. Vamos con la cruz, con el agua bendita, con las bendiciones de Dios, creador del cielo y de la tierra y nuestro señor Jesucristo..."

Su delegación estará encabezada por Jorge Rodríguez, expresidente de la Asamblea Nacional. La opositora, en principio, no contaría con la asistencia presencial de Guaidó. Estaría presidida por el exdiputado Stalin González, de la formación Un Nuevo Tiempo, y Tomás Guanipa, secretario general del partido Primero Justicia (PJ), del que el líder Henrique Capriles es miembro.

Gran parte de los venezolanos tiene pocas esperanzas en estas conversaciones previstas hasta el próximo lunes y moderaas por Noruega. El 96% vive bajo el umbral de la pobreza y el nivel de inflación más alto del mundo tras veinte años de chavismo.

Por su parte el Ministerio de Relaciones Exteriores de Noruega escribe en Twitter que el gobierno de Venezuela y la oposición se encuentran en la fase final de las conversaciones iniciales, y que el objetivo es iniciar negociaciones en México, facilitadas por Noruega.

(La Jornada, Euronews, Ambito, Utenriksdepartementet)