Chile: Estalla la intolerancia contra los inmigrantes indocumentados en Iquique

Publicado el

En la ciudad chilena de Iquique, el rechazo al inmigrante ha estallado este fin de semana en forma de protestas y actos de gran violencia.

Manifestantes quemaron el sábado carpas, colchones, bolsos y hasta juguetes en un campamento de inmigrantes indocumentados, la mayoría venezolanos y colombianos. Las fuerzas del orden también tuvieron que intervenir para controlar escaramuzas provocadas por algunas personas que querían agredir a venezolanos en las calles.

Miles de personas marcharon contra los indocumentados

Todo esto ocurrió en el marco de una marcha, que reunió a unas cinco mil personas al grito de "No más inmigración ilegal" y en la que abundaron las banderas chilenas.

"Lo impregnaron todo de inmigrantes, ancianos, enfermos, ignorantes y hablando otro idioma", clamaba una manifestante.

"La mejor solución es que todos los ilegales se vayan de esta ciudad, se vayan a su ciudad, a su país, donde ellos corresponden", declaró una joven.

"Y sacar la delincuencia más que nada, porque esto era un foco de delincuencia", añade otra mujer.

Desalojo de un campamento migrante en una plaza de Iquique

La chispa que encendió el polvorín en Iquique fue el desalojo el viernes pasado, por los carabineros, de un campamento de inmigrantes en la Plaza de Brasil. En este lugar, desde hace un año, pernoctaban en carpas unas cien familias, la mayoría venezolanas y con numerosos niños.

"Eso fue a las seis de la mañana. Llegaron los oficiales a desalojarnos de nuestras carpas -relata una inmigrante venezolana-. Y aquí estamos, en una esquina, viendo para donde agarramos y donde pasamos la noche con nuestros niños".

En el desalojo, rechazado por autoridades locales y organismos humanitarios, se perdió un niño venezolano de 4 años, que no encontraron hasta un día después.

En Chile se estima que hay alrededor de 400 000 inmigrantes venezolanos, aunque podrían ser más, porque un gran número ingresan por pasos clandestinos.

Más de 24 organizaciones emplazan al Gobierno de Piñera a asumir responsabilidad y cambiar política migratoria

Más de 24 organizaciones migrantes, pro migrantes y de la sociedad civil se pronuncian frente a la crisis migratoria en el norte del país, rechazando los hechos de violencia y llamando al gobierno a asumir su responsabilidad en la ausencia de una respuesta integral para enfrentar la migración.

Las organizaciones firmantes, entre las que se encuentra la Coordinadora Nacional de Inmigrantes, la Asociación de Venezolanos de Chile, el Servicio Jesuita a Migrantes, el Hogar de Cristo, la Comisión Chilena de Derechos Humanos y TECHO, entre otros, rechazan la violencia con la que se ha actuado en el desalojo de la ex Plaza Brasil de Iquique y condenan también los hechos tras la marcha ocurrida el sábado en la ciudad.

Asimismo, hacen un llamado al Gobierno a establecer una política responsable y con enfoque de Derechos Humanos, para no seguir complejizando la convivencia entre las comunidades locales y migrantes. “Nadie quiere que se perpetúe un círculo de irregularidad, exclusión e incluso violencia frente a las personas migrantes”, dice la declaración.

Las organizaciones hicieron hincapié en que las expulsiones de migrantes impulsadas por el gobierno “han contribuido a generar un clima de odio, de criminalización y estigmatización que exacerba la crisis de gobernabilidad migratoria que hoy enfrentamos” y manifiestan su rechazo a la continuidad de estas.

Abren investigación por ataque

La Fiscalía de Chile anunció este domingo que abrirá una investigación por el violento ataque a migrantes venezolanos indocumentados, cuyas precarias pertenencias fueron quemadas el sábado en la ciudad de Iquique (norte) por un grupo de manifestantes, en un hecho que fue condenado por Unicef y ACNUR y que ha causado repudio en distintos sectores del país.

La fiscalía anunció la investigación un día después de la manifestación que congregó a unas 5.000 personas que, con banderas chilenas y carteles con lemas antiinmigración, protestaban en contra en la creciente llegada de migrantes a la ciudad. En medio de gritos xenófobos, un grupo quemó las pertenencias de migrantes que acampaban en las calles de Iquique.