Elecciones en Nicaragua: sin rivales de oposición, ni observadores internacionales independientes

Publicado el

En Nicaragua, los primeros centros de votación han abierto este domingo, en unas elecciones controvertidas en las que el presidente Daniel Ortega, quien lleva 14 años en el poder, sin duda obtendrá un quinto mandato, cuarto consecutivo, y segundo con su esposa como vicepresidenta. Son una elecciones calificadas de "farsa" por Estados Unidos y la Unión Europea.

El control de Ortega sobre las instituciones del Estado es total. Sus principales adversarios en prisión, acusados de "traición a la patria". Los opositores lo acusan de nepotismo.

Detractores y partidarios de Daniel Ortega

"No hay libre expresión, estamos condenados a este Gobierno. No tenemos no voz, ni voto", decía una nicaragüense en la parada del autobús.

Ortega ha extendido la influencia de su familia. Su esposa Rosario Murillo es vicepresidenta desde 2017. Sus hijos son dueños o dirigen medios de comunicación oficialistas y algunos ocupan cargos públicos.

"Vamos con Daniel y Rosario. Son las personas que se han puesto al frente de la verdad, de la situación de Nicaragua, de la pobreza de Nicaragua. A pesar de tantos problemas y acusaciones falsas, aquí estamos viviendo tranquilos, felices, con el alimento diario qiue no nos falta a nadie", asegura un partidario del presidente Daniel Ortega.

Unas elecciones calificadas de farsa

Son una elecciones calificadas de "farsa" por Estados Unidos y la Unión Europea. No habrá sorpresas, pues aunque hay seis candidatos, los más serios rivales de Ortega están en la cárcel.

El país centroamericano, en el que 4,4 ciudadanos pueden votar, debe elegir presidente, vicepresidente, 90 diputados nacionales y otros 20 ante el Parlamento.

Unos 250 observadores internacionales han sido invitados por el poder Electoral a acompañar este proceso electoral.

Detenidos y condenados al exilio

El Gobierno de Daniel Ortega dictó leyes que imponen duras penas de cárcel a los acusados de "traición a la patria". Bajo esas leyes, unas 40 personas han sido detenidas desde junio, entre ellas siete aspirantes presidenciales, además activistas políticos, empresarios y periodistas. Más de 100.000 personas han salido al exilio desde 2018 y hay más de 150 detenidos.

Organizaciones opositoras denuncian nuevas detenciones en Nicaragua

Al menos nueve líderes territoriales de la oposición fueron detenidos por la Policía Nacional antes de la votación en Nicaragua, en las que el presidente Daniel Ortega busca una nueva reelección, denunciaron este domingo las organizaciones Unidad Nacional Azul y Blanco y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

"Contabilizamos al menos ocho de nuestros liderazgos secuestrados por el régimen, en redadas ilegales, lo cual no hace más que reforzar el estado de sitio en el que el régimen de Ortega y Murillo ha colocado a la oposición", dijo la dirigente de la opositora Unidad Nacional, Alexa Zamora, en un audio, en el que confirmó los arrestos.

La Alianza Cívica, que fue la contraparte del Ejecutivo en unas mesas de negociaciones con las que se buscaba una salida a la crisis que vive el país desde abril de 2018, denunció, por su lado, la aprehensión de una líder territorial, cerca de la medianoche del sábado. "En Nicaragua persisten el hostigamiento, vigilancia, amenazas, intimidación, acoso, ataques y detenciones ilegales arbitrarias de nuestros dirigentes municipales, departamentales y enlaces territoriales", señaló la Alianza.

Entre los detenidos están los líderes territoriales Yaser Mahumar Vado y Nidia Barbosa, de la Unidad Nacional y de la Alianza Cívica, respectivamente. Los nombres del resto de líderes detenidos no fueron identificados públicamente a petición de sus familiares, explicó la Unidad Nacional, que confirmó que persiste la ola de capturas de opositores que se inició en mayo pasado. Una organización campesina denunció en Twitter también otra detención el sábado, así como el partido Unamos, que denunció que la policía entró "en su casa para secuetrar" a uno de sus integrantes, Muammar Vado.

(Euronews, DW.)