La candidata de la izquierda, Xiomara Castro, se proclama ganadora en las elecciones en Honduras

Publicado el

La opositora Xiomara Castro, del partido de izquierda Libertad y Refundación (Libre), parecía este lunes encaminada, en su segundo intento, a convertirse en la primera mujer presidenta electa de Honduras, según indicaba la enorme ventaja que llevaba en el escrutinio pese a una fuerte demora del recuento oficial, al punto que la mayoría de sus adversarios y las cámaras empresarias ya la dieron ganadora.

Un día después de las elecciones generales, a primera hora en Honduras -donde no hay segunda vuelta-, Castro reunía el 53,6% de los votos, lejos del 33,9% del candidato oficialista, Nasry Asfura, del Partido Nacional (PN), que está en el poder desde hace 12 años, según el Consejo Nacional Electoral (CNE), que, casi ocho horas después, seguía sin actualizar los resultados.

En tercer puesto figuraba el aspirante del Partido Liberal, Yani Rosenthal, con apenas un 9,20%.

"Buenas noches, ganamos", dijo Castro, de 62 años, el domingo a la noche ante seguidores en Tegucigalpa, la capital.

Otro dato por demás extraño, que se sumaba al curioso retraso en la difusión de los resultados, es que ninguno de los restantes candidatos, otros 14, logró pasar siquiera los 5 mil votos y, en consecuencia, no alcanza el 0,4% de los sufragios.

Ese último parte se basa en el 51.45% de las actas escrutadas, lo que representa 9.411 actas sobre 18.293.

Con el 42% escrutado, Xiomara Castro lidera recuento de votos en las elecciones hondureñas.

Medios de Tegucigalpa reseñaron que en las presidenciales de 2017 la tendencia cambió repentinamente, después de que el conteo se detuvo durante horas, y el triunfo pasó a manos del presidente Juan Orlando Hernández, aunque fue muy cuestionado. Protestas subsiguientes por sospechas de fraude, y su represión, dejaron entonces una treintena de muertos.

En los números actuales, Libre ganaba, además, 17 de los 18 departamentos y se quedaba con la alcaldía de Tegucigalpa para Jorge Aldana, quien escribió “la capital es Libre” en su cuenta de la red Twitter.

Con estos resultados, aunque cuando la oficialización parezca lejos, la esposa del derrocado presidente Manuel Zelaya (2006-2009) se convertirá en la primera mujer en gobernar Honduras, luego de otro intento en 2013 y de haber sido candidata a vicepresidenta en 2017.

Zelaya también se sumó al festejo: “Gracias pueblo. Tú eres el protagonista de esta historia. Nunca te vamos a fallar”, celebró en Twitter.

Su derrocamiento, en junio del 2009, abrió lo que luego se llamó el "ciclo de golpes blandos" en América latina, que después se repitió en Paraguay, Brasil y Bolivia y amenazó con concretarse en varios países con Gobiernos progresistas de la región.

(Télam)