Joven colombiana pierde un ojo por disparo de ESMAD. Hoy solicita asilo en Noruega

Publicado el

Durante las extensas manifestaciones contra el gobierno colombiano, las fuerzas de seguridad de este país dispararon deliberadamente a los ojos de los manifestantes pacíficos, según Amnistía Internacional.

– Grité: "Vámonos". Poco después, sentí mi cara muy caliente y no podía ver con ninguno de mis ojos.

La estudiante de ciencias políticas, Leidy Cadena de 22 años, describe para periodico noruego VG el momento en que su vida cambió radicalmente.

Un informe reciente de Amnistía Internacional con el nombre en inglés "Colombia: Shoots on sight" documenta lo que se conoce como "el uso excesivo de la fuerza" por parte de las fuerzas de seguridad colombianas, que, entre otras cosas, causó lesiones oculares permanentes a alrededor de 100 personas durante las manifestaciones en Colombia que tuvieron lugar durante un período de seis meses a partir de abril de este año.

El informe que profundiza en doce de estos casos ha sido publicado en colaboración, entre otros, con la organización colombiana de derechos humanos Temblores y la Universidad de los Andes.

Masivas protestas estudiantiles en Colombia el pasado mes de mayo. Foto: Twitter.

Es perturbador ver cómo miembros de los Escuadrones Móviles Antidisturbios (ESMAD) dispararon deliberadamente a los ojos de tanta gente, simplemente porque se atrevieron a ejercer su derecho legítimo a protestar pacíficamente, dijo la directora de Amnistía en América, Erika Guevara-Rosas, en un comunicado de prensa.

Las propias fuerzas policiales colombianas afirman que protegen el derecho de las personas a participar de manifestaciones pacíficas y, según Reuters, han dicho que procesarán a los agentes de policía que hayan recurrido a la violencia injustificada.

El periódico, The Guardian, ha informado anteriormente sobre lesiones oculares en manifestantes en este país.

– Estaba muy estresada

El miércoles 28 de abril, Leidy Cadena se dirigía al centro de Bogotá, la capital de Colombia, junto a su novio y amigos. De acuerdo con los planes, participarían en la primera huelga nacional masiva contra la reforma tributaria propuesta por el presidente Iván Duque.

Decenas de miles de manifestantes hicieron lo mismo, vale decir, salieron a las calles para ejercer su libertad de expresión. Pero Leidy Cadena y sus amigos nunca llegaron al lugar, dice. Intentaron recuperar sus bicicletas que estaban cerca, pero los de ESMAD les dijeron que tenían que ir en la dirección opuesta. Allí, según Cadena, se encontraron con otra gran manifestación, así como con varias fuerzas del ESMAD que intentaban disolverla.

Fue entonces que gritó “vámonos” y poco después le dispararon, dice.

– Estaba muy estresada, dice Cadena sobre los segundos después de que la golpearon.

Leidy Cadena recibiendo tratamiento. La imagen la tomó ella misma.

Perdió un ojo

Leidy Cadena ha huido de Colombia y ahora se encuentra en Noruega solicitando asilo.

– Después de que me dispararon, intentamos conseguir personal de salud que pudiera ayudar, pero ningún policía nos escuchó ni nos ayudó a llegar al hospital, le dice a VG.

El equipo de verificación digital de Amnistía ha confirmado un video tomado poco después del incidente. Aquí, Cadena es claramente visible y sus amigos se reúnen a su alrededor después de que le dispararon. Frente a ellos hay cinco oficiales del ESMAD con escudos, dos de los cuales portan equipo antidisturbios, incluidas las denominadas armas cinéticas, que también se denominan "armas menos mortíferas".

Leidy y sus amigos tienen que caminar varias cuadras para encontrar una ambulancia.

No fue un incidente

Ciertamente, Leidy cree que esto no fue un accidente. En el informe a Amnistía, dice que cree que fue un ataque dirigido solo a ella, ya que ninguno de los otros con los que estaba recibió un disparo. También dice que desde el inicio de las manifestaciones notó varios ataques a mujeres, por lo que cree que le dispararon por su género.

– Perdí un ojo, pero te juro que siento que tengo otros 10.000 por ahí que continúan la lucha para que esto no se detenga aquí, dice.

El informe de Amnistía concluye que las fuerzas antidisturbios y la policía, en el período comprendido entre el 28 de abril y el 20 de octubre, cometieron violaciones generalizadas de los derechos humanos contra los manifestantes al causar lesiones en los ojos mediante el uso desproporcionado de armas mortales.

El relato de Leidy:

El grupo de derechos humanos, Temblores, también ha registrado 43 muertes en relación con el uso de la fuerza por parte de la policía durante las manifestaciones en el período investigado por el informe.

El presidente, Iván Duque, reconoció en entrevista para el New York Time que algunos de los policías habían sido violentos durante las protestas. Sin embargo, negó que se tratara de un problema estructural.

– Ha habido casos de abuso de poder. Pero decir que existe la posibilidad de que la policía colombiana sea vista como violadores estructurales de los derechos humanos no solo es injusto, sino que también son acusaciones infundadas, dijo el presidente.

En Chile protestar cuesta un ojo de la cara

También se informaron casos similares en Chile, donde 460 personas sufrieron lesiones en los ojos como resultado de los gases lacrimógenos y las balas de goma utilizadas por la policía contra los manifestantes en 2019 y 2020, según informes de observadores locales, escribió Reuters en 2020.

A Chile también le arrancaron los ojos y el mundo miró para otro lado. Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos, INDH, 460 personas, la mayoría de ellas jóvenes resultaron con lesiones en sus ojos durante las protestas que comenzaron en octubre de 2019. Foto: Facebook.

Fuente: VG – 28 de noviembre 2021.

Articulo del periodista Sindre Camilo Lode.

Traducido y resumido por Yanina López.