Suecia combate los peores incendios forestales en décadas originados por intensa ola de calor

Publicado el

Los graves incendios forestales en Suecia causados por la sequía histórica que atraviesa el país, en el verano más caluroso del que se tenga registro según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), obligaron a evacuar pueblos enteros y se extendieron al círculo polar ártico, donde las temperaturas se acercaron a los 32°C.

Cientos de bomberos, soldados y voluntarios suecos combaten hoy más de 50 incendios forestales, algunos fuera de control, que azotan al país desde el fin de semana debido a las inusualmente altas temperaturas, informaron autoridades locales.

El intenso calor, combinado con la sequía y la falta de lluvias, ha originado los incendios forestales en el centro y norte de Suecia, una docena de ellos en el interior del Círculo Polar Ártico y la región de Laponia.

El mayor de los incendios tiene lugar en el centro de Suecia, en concreto en el municipio de Ljusdl, donde el fuego ha calcinado ya unas ocho mil 500 hectáreas, de acuerdo con cálculos de los bomberos, que tienen dificultades por contenerlo por la rapidez con que se extienden las llamas.

Cientos de personas han sido desalojadas de sus viviendas por precaución ante el avance de las llamas, sobre todo en pequeños municipios de los condados de Jämtland, Västerbotten, Gävleborg y Dalarna, donde han ardido unas 20 mil hectáreas de bosque, según la radio pública sueca.

“La situación en que nos encontramos es excepcional”, dijo el primer ministro sueco, el socialdemócrata Stefan Löfven, tras visitar una de las regiones más afectadas por los siniestros.

Las autoridades suecas ordenaron la evacuación de un campo de tiro militar y de dos localidades de la provincia de Gävleborg, en el centro del país, por la cercanía del fuego.

Además de todos los cuerpos de bomberos, trabajan en las labores de extinción numerosos voluntarios coordinados por la Cruz Roja y unos 500 soldados suecos con la ayuda de dos helicópteros y un avión de transporte Hércules.

El gobierno ha pedido ayuda internacional para contener los incendios y Noruega ya ha aportado 10 helicópteros e Italia dos hidroaviones, además está previsto que lleguen al país otros dos hidroaviones franceses, según el diario sueco The Local.

La ciudad de Uppsala, al norte de Estocolmo, alcanzó la víspera los 34.4 grados centígrados, su temperatura más alta desde 1947.

Según ha informado la Oficina General de Medio Ambiente del país, la combinación de temperaturas extremas y la falta de lluvia, han vaciado los acuíferos y las aguas subterráneas, dejando el suelo muy seco. Esta situación está favoreciendo que el fuego se propague con mucha facilidad y ha consumido ya miles de hectáreas de vegetación. De los 70 fuego que hay activos, una decena se encuentra en la zona ártica del país.

El pasado mes de mayo fue el más seco de los últimos cien años en Suecia. El suministro de agua para el consumo todavía no corre riesgo pero la situación de algunos embalses y ríos es muy preocupante. El descenso del caudal de algunos ríos ha provocado incluso la muerte de peces y muchos tuvieron que ser reubicados en otros ríos ante el descenso progresivo de la cantidad de agua.

En el norte de Europa, se ha instalado un anticiclón persistente que lleva semanas desplazando aire cálido. Este sistema de altas presiones en el norte y la ausencia del de Azores en el sur es lo que mantiene la meteorología del revés.

UK betting sites, view full information www.gbetting.co.uk bookamkers