Más de 600.000 personas necesitan ayuda urgente en Mozambique tras el paso del ciclón Idai

Publicado el

La devastación no parece tener fin en Mozambique tras el paso del ciclón Idai. Las inundaciones provocadas por las fuertes lluvias que lo acompañan han dejado ya al menos 242 muertos y cientos de miles de desplazados. Los equipos de salvamento trabajan a destajo para rescatar a 15.000 personas que permanecen aisladas desde el pasado lunes.

El Programa Mundial de Alimentos ha disparado la voz de alarma: más de 600.000 personas necesitan ayuda urgente y este número puede superar 1,7 millones en las próximas semanas:

"En Mozambique, el Gobierno ha declarado por primera vez el estado de emergencia. Es la primera vez que esto ocurre desde la independencia... El problema que tenemos es más el acceso a la zonas afectadas que la comida, porque la mayoría de la gente está, básicamente, en los tejados o en lugares a los que no podemos acceder por carretera", explicaba Herve Verhoosel, portavoz del PMA en Ginebra.

En Beira, una de las ciudades mozambiqueñas más afectadas, se han producido momentos de tensión. Cientos de damnificados han protestado airadamente después de que la policía bloqueara el acceso a un almacén de alimentos afectado por las inundaciones. Las autoridades temían que los víveres que había en el edificio se convirtieran en un vector de propagación de enfermedades.

"Los niños tienen hambre. En la escuela no tenemos comida, no tenemos nada", se quejaba una madre.

"Queremos combustible, comida, un techo", gritaba con desesperación un damnificado.

El Programa Mundial de Alimentos estima que unas 200.000 personas necesitan ayuda urgente en este país.

Miles de personas seguían aisladas y bloqueadas en zonas inundadas este jueves en el sureste africano a la espera de ayuda una semana después del paso del ciclón Idai, que dejó al menos 356 muertos según un último balance.

En Mozambique, 15 mil personas necesitan "ayuda de inmediato", advirtió el ministro de Medio Ambiente de ese país, Celso Correia. "Están bloqueadas en las casas, sobre los techos", explicó a AFP desde Beira (centro), segunda ciudad del país que el ciclón Idai devastó.

Esas 15 mil personas "no están bien. Están vivas (...) pero debemos socorrerlas, sacarlas de allá", insistió.

"Es una lucha contrarreloj. Cada minuto cuenta", advirtió mientras que "miles más están bloqueadas en zonas más elevadas, en pequeñas islas".

El balance del ciclón Idai, que azotó la semana pasada Mozambique y Zimbabue, ascendió el jueves a 356 muertos, según fuentes oficiales, al menos 217 en Mozambique y 139 en Zimbabue.

El presidente mozambiqueño, Filipe Nyusi, advirtió esta semana que los muertos podrían llegar a ser más de mil.

"No podemos creer que estemos vivos (...). Tuvimos mucho miedo cuando empezó la tormenta", dijo un sobreviviente de 16 años, Mariamo Humberto

(Euronews, La Jornada, agencias)