Día de reflexión electoral en España tras el cierre de campaña electoral

Publicado el

Mientras los candidatos aprovechan la jornada de reflexión para descansar, ir al campo, al cine o simplemente darse un paseo por la ciudad, los más de 23 mil colegios electorales se organizaron para abrir este domingo a las nueve de la mañana las urnas para que puedan votar los casi 37 millones de ciudadanos convocados. En estos comicios generales, además de la renovación del Congreso de los Diputados y del Senado, habrá elecciones autonómicas en Valencia.

La campaña electoral en España llega a su fin y los diferentes candidatos encaran la recta final en busca de los últimos votos. Cada papeleta cuenta de cara al 28 de abril, día de una de las elecciones más reñidas de la historia de la democracia española, marcadas sobre todo por el tema catalán. Las aspiraciones independentistas y la respuesta del Gobierno a estas han copado no solo los nueve meses de Pedro Sánchez en el Gobierno sino también la campaña electoral y los dos debates televisivos.

Las izquierdas

Pocos ponen en duda que el Partido Socialista será la formación más votada, pero está por ver si consigue formar pactos que le den la mayoría para gobernar. Sánchez Lo hizo durante casi un año con 84 diputados, y si bien ahora podría alcanzar, según los sondeos, hasta 138, necesitará obligatoriamente de alianzas para continuar al frente del país. En las últimas horas Sánchez ha marcado distancia con los independentistas asegurando que no quiere que la gobernabilidad descanse sobre ellos.

Su principal aliado en el Congreso será Unidas Podemos, que según las encuestas quedará lejos de sus mejores resultados tras varios meses de crisis interna, aunque a estas alturas ya nadie se fia de los datos demoscópicos. Con un tono diferente al de otras campañas, Iglesias se sabe clave para la formación de un Gobierno de izquierdas.

Las derechas

El Partido Popular será presumiblemente la segunda formación más votada, liderando el voto de una derecha más fragmentada que nunca. De hecho, Pablo Casado ha anunciado en el último día de campaña que esta abierto a que la formación de ultradecha, Vox influya y entre en su Gobierno.

Pablo Casado concurre por primera vez como candidato a la presidencia, con la promesa de un PP renovado y limpio de corrupción. Podría convertirse en presidente del Gobierno con los peores resultados de su partido en décadas.

Buena parte de la culpa de esos posibles números la tendrá Ciudadanos, que con Albert Rivera al frente se ha convertido en la alternativa de centro derecha para millones de votantes. Rivera ha centrado su campaña tanto en el tema catalán y la unidad de España como en Pedro Sánchez, al cuál ha insistido una y otra vez que no apoyará en una investidura.

El tercer partido de la derecha, el de extrema derecha, es el más impredecible. Ausente en los debates y de momento también en el Congreso, VOX y Santiago Abascal han revolucinado la campaña estando siempre en boca de los otros candidatos y a base de propuestas polémicas.

Comicios amenazados por el neofranquismo

Entre ocho y diez de la noche sabremos el resultado de unas elecciones que han levantado en Europa una gran expectación. Hace apenas tres años los grandes medios destacaban la ausencia de la ultraderecha en el teatro políticos español. Esos medios, hoy, están asustados ante la posibilidad de que el auge del neofranquista Vox se empareje con sus pares de Francia e Italia.

“Para qué vamos a pisarnos la manguera entre nosotros”, declaró a la prensa el candidato del Partido Popular, Pablo Casado, diciendo sin decir del todo que, en caso de ganar, sumará a su gobierno a quien Santiago Abascal, cabeza indiscutible de Vox, designe. De ese tamaño es el temor de la derecha a la ultra derecha española.

Ya no importa que hace apenas dos semanas Abascal dijera del PP que representaba a “la derechita cobarde” de España, término que provocó una furibunda reacción del inefable ex presidente José María Aznar ante el primer micrófono que le colocaron ante sus siempre pétreos labios: “No permito que nos llamen derechita cobarde”.

España vota más dividida que nunca

Segun el diario El País, España vota a ciegas entre el miedo y la furia. Cualquier resultado parece posible. Son 36,8 millones de ciudadanos los llamados a las urnas, pero muchos se quedarán en casa. El éxito o fracaso de la izquierda y la derecha depende en buena parte de cuántos de los que habitualmente se abstenían decidan acercarse esta vez a los colegios electorales en una jornada sin excusas meteorológicas, con un tiempo espectacular en todo el país.

Los españoles votan más divididos que nunca. Separados entre el miedo a Vox que se detecta en todos los mítines de los partidos de centro izquierda y la furia contra el socialista Pedro Sánchez que ve en los de centro derecha. Las imágenes de los últimos actos de Vox han alentado el temor de los progresistas a que pueda llegar al Gobierno la ultraderecha que muchos creían desaparecida en el único país de Europa que la tuvo en el poder hasta 1976. Las encuestas que dan vencedor a Sánchez alimentan la frustración de los conservadores que quieren echarlo, informa El País este sábado, a pocas horas del inicio de las elecciones.

(Euronews, La Jornada, RFI, El País)