Trump propuso disparar en las piernas a los inmigrantes e instalar una trinchera con serpientes o caimanes en el muro fronterizo

Publicado el

En medio de un ataque de rabia y frustración en marzo pasado, el presidente de Estados Unidos Donald Trump llegó al extremo de sugerir a sus colaboradores disparar a las piernas de los migrantes que intentaran cruzar la frontera en busca de asilo, construir un muro de acero reforzado con alambradas o un foso con serpientes y lagartos.

Esto como alternativa al cierre total de la frontera al que se oponían sus asesores porque habría traído consigo un caos económico y las protestas de millones de personas que viven en ambos lados de la línea divisoria.

Según la reconstrucción realizada a través de una serie de entrevistas por The New York Times, esta disputa entre Trump y sus colaboradores para contener a toda costa el ingreso de migrantes marcaría el principio del final para la hoy ex secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, y el origen del proyecto para amenazar a México con una guerra arancelaria.

Maltrato a Kirstjen Nielsen

Tras estas reuniones en la oficina oval de la Casa Blanca, en las que el presidente despotricó contra Nielsen y su secretario de Estado, Mike Pompeo, los más cercanos a Trump sugirieron “comenzar a presionar a sus homólogos mexicanos para aumentar rápidamente las detenciones de los migrantes.

El señor Kushner y otros mostraron al presidente una gran cantidad de correos electrónicos que demostraban que los mexicanos ya habían comenzado a detener a más inmigrantes antes de que pudieran ingresar a Estados Unidos, consignó el diario para mostrar así la línea de tiempo seguida por Trump antes deobligar a México a jugar, en los hechos, el ingrato papel de tercer país seguro para transformarse en antesala de miles de migrantes que hoy esperan en distintas localidades de la frontera norte una respuesta a sus peticiones de asilo.

Según reporta The New York Times, en esta primera aproximación a las obsesiones y pataleos de Trump respecto a la frontera y los migrantes, una de las víctimas de sus ataques constantes fue Kirstjen Nielsen, a quien él acostumbraba humillar por ineficaz.

El momento menos tenso entre Trump y Nielsen –según The New York Times— había sido “unos meses antes, cuando agentes fronterizos estadunidenses lanzaron gases lacrimógenos a México para tratar de evitar que los migrantes cruzaran a Estados Unidos.

Las organizaciones de derechos humanos condenaron la medida, pero a Trump le encantó. Más a menudo, sin embargo, ella provocaba el desprecio del presidente.

Visiblemente molesto con la prensa, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó este miércoles la información divulgada sobre una supuesta propuesta suya de utilizar fosos con cocodrilos y serpientes como método para frenar el ingreso de inmigrantes en la frontera con México.

"La prensa está intentando vender el hecho de que yo quería un [foso] lleno de cocodrilos y serpientes, con una cerca eléctrica y puntas afiladas encima, en nuestra Frontera Sur", escribió Trump."

"Puedo ser duro sobre la seguridad de la frontera, pero no así de duro. La prensa se ha vuelto loca. Noticias falsas!", escribió Trump.

Los tuits son una respuesta a un informe de The New York Times que detalla la frustración del presidente sobre las limitaciones que marca la ley acerca de lo que puede hacer para detener a los migrantes.

Según el diario neoyorquino, Trump manejó la posibilidad de utilizar reptiles potencialmente mortales y cercas con puntas. También sugirió permitir a soldados disparar contra las piernas de inmigrantes ilegales como alternativa a cerrar totalmente la frontera con México a cuyo gobierno presionó para convertirle en los hechos en un "tercer país seguro" bajo la amenaza de iniciar una guerra arancelaria.

Más información en: https://www.jornada.com.mx/