Tercer día de Intensas protestas en Cataluña dejan 51 detenidos y 125 heridos

Publicado el

En Barcelona, unas 22.000 personas han vuelto a concentrarse frente a la Conselleria de Interior. Algunos de los presentes, han pedido la dimisión del conseller Miquel Buch por la respuesta de los Mossos d'Esquadra.Aunque las marchas han comenzado de forma pacífica, a última hora de la tarde han empezado a producirse los primeros enfrentamientos con la policía. Algunos manifestantes han lanzado cristales y petardos a los Mossos.

Nuevas cargas de los Mossos d'Esquadra por tercer día consecutivo en Barcelona. Los agentes antidisturbios de la policía catalana han cargado contra miles los manifestantes que protestaban por la sentencia al procés y pedían la dimisión del conseller Miquel Buch en el exterior del departamento de Interior.

El edificio estaba protegido con un dispositivo de vallas que los manifestantes han tirado al suelo poco después de llegar al lugar. Después del lanzamiento de papel higiénico y otros objetos, los agentes han cargado y han disparado balas de de espuma (foam).

Los incidentes han ido aumentando de tono y se han vuelto a encender barricadas de fuego en varias calles. Las llamas han llegado a afectar, como mínimo, a seis coches e incontables contenedores.

Jóvenes y niños, jubilados y trabajadores, pero sobre todo ciudadanos indignados salieron por tercer día consecutivo a las calles de Cataluña para expresar su profundo repudio a la condena del Tribunal Supremo español que envió a prisión a nueve líderes independentistas. Las protestas lejos de amainar se intensifican y cobran cada día más fuerza, en este ocasión con una multitudinaria manifestación que recorrió de nuevo las calles de Barcelona y que terminó a las puertas de la consejería de Interior del gobierno catalán, presidida por el independentista Miquel Buch, al que le exigen su dimisión por las actuaciones de los agentes antidisturbios de la policía autonómica catalana, los Mossos d´Esquadra. Por segunda noche consecutivo se registraron duros enfrentamientos y barricadas de fuego por las calles de la ciudad.

La huelga de estudiantes que inició este miércoles y que terminará el próximo viernes, coincidiendo con la huelga general en Cataluña, culminó con una multitudinaria manifestación que recorrió las calles del centro de la ciudad en un ambiente festivo y pacífico. Miles de ellos llevaban “papel higiénico” para, según la convocatoria, “limpiar toda la mierda” que ha dejado tanto la sentencia como las actuaciones policiales de los últimos días, que consideran desproporcionadas.

El saldo provisional después de estas jornadas de protesta por la sentencia del Tribunal Supremo ya eleva el número de personas detenidas a 59 y los heridos a más de 300, de los cuales 84 eran agentes policiales. Y las protestas continuarán, según advirtieron en un comunicado los Comités de Defensa de la República (CDR) en un comunicado en el que justificaron sus actuaciones de ayer y advirtieron que es un “camino de no retorno” ante las reiteradas agresiones de la justicia y el Estado español al movimiento independentista, por lo que hicieron un llamamiento a la desobediencia “civil e institucional”, en un claro mensaje al gobierno catalán de Quim Torra y a los propios partidos políticos que celebrarán este mismo jueves un debate monográfico en el Parlamento catalán con el asunto de la sentencia, pero en el que cerró la puerta a votar ninguna resolución, tal y como pedían algunos sectores del independentismo, que claman por dar un paso adelante en la desobediencia.

Mientras tanto, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se ha reunido con los principales líderes de la oposición para valorar la crisis catalana. El popular Pablo Casado considera necesario mandar un requerimiento a Quim Torra para que cese sus "graves declaraciones". En la misma línea dura, el líder de Ciudadanos Albert Rivera ha pedido a Sánchez que aplique el artículo 155 de la Constitución que permite intervenir la Generalitat de Cataluña como se hizo en 2017.

Por el contrario, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, apuesta por el diálogo y buscar soluciones políticas.

De momento Sánchez no descarta ningún escenario. El presidente del Gobierno en funciones asegura que el Gobierno "no dejará que la violencia se imponga a la convivencia" en Catalunya y actuarán siguiendo tres reglas: "Firmeza democrática, unidad de los partidos políticos y proporcionalidad".

Además, Sánchez ha mandado un mensaje directo a Quim Torra: "La Generalitat tiene el deber político y moral de condenar el uso de la violencia en Catalunya. Desde el pasado fin de semana, nuestro Comité de Coordinación está en alerta permanente".

La corresponsal de la BBC Jean Mackenzie cubrió ayer los disturbios que tuvieron lugar en Barcelona y ha dejado constancia en un hilo de tuits en el que deja claro, con vídeos, que fueron las fuerzas policiales las que provocaron el estallido de violencia. En el primero de ellos, Mackenzie asegura que mientras estaba cubriendo la "vigilia con velas por los presos catalanes", aparecieron los policías "disparando" contra los manifestantes, de manera que convirtieron la situación "en aterradora y violenta al instante", por lo cual, "miles de personas huyeron de la policía en todas direcciones".

(La Jornada, Euronews, El Nacional Cat., agencias)