Tres muertos y un desaparecido tras una explosión en el centro de Madrid

Publicado el

Al menos tres personas murieron y varias resultaron heridas este miércoles debido a una fuerte explosión en un edificio del centro de Madrid, posiblemente por un escape de gas, señaló el alcalde de la capital española.

"En este momento y con todas las cautelas, hay al menos dos personas que han fallecido como consecuencia de esta explosión", indicó el alcalde, José Luis Martínez-Almeida.

En un tuit, el servicio de emergencias médicas de la región confirmó dos decesos y ocho heridos, al menos uno de ellos de gravedad.

La causa todavía no es segura. El alcalde madrileño apuntó a "una explosión de gas". También señaló que el inmueble "está incendiándose por dentro" pero los bomberos no consideran "prudente intervenir" porque "podría afectar la estabilidad y estructura del edificio".

La detonación se produjo en la céntrica calle Toledo y afectó "al menos cuatro plantas" del edificio, señalaron los servicios de emergencias regional en Twitter, añadiendo que los servicios de urgencias médicas están atendiendo "varias personas".

La detonación se produjo en un edificio perteneciente a una parroquia, y junto a una residencia de ancianos y una escuela. En ninguno de estos dos centros hubo heridos, indicaron el alcalde y un responsable de la residencia de ancianos.

"Estábamos en casa y hemos visto temblar nuestras ventanas y todo el edificio que se ha movido (…) Como tengo a mi hijo en la escuela del centro, me he asustado, hemos salido de casa y hemos visto todo esto", dijo a la AFP Simona Garufi, una mujer de 45 años que vive a 600 metros de la explosión.

"Ha sonado como una explosión. Todo el mundo abrió sus ventanas y miró hacia afuera. El ruido fue muy, muy fuerte", explicó Lorenzo Fomento, un comercial de 43 años italiano que estaba trabajando desde su casa cercana al lugar.

Valentín Moreno se encontraba a un centenar de la explosión cuando escuchó "una explosión muy grande".

"Creí que era una bomba pero parece que fue una explosión de gas", indicó este agente de ventas de 48 años.

(La Jornada)