Graves disturbios durante la novena jornada de protestas por el encarcelamiento del rapero Hasél en Barcelona

Publicado el

Las calles de las principales ciudades de Cataluña se volvieron a llenar de disturbios, enfrentamientos, barricadas de fuego y saqueos en las tiendas de lujo. Después de dos días de silencio y de no haber salido a las calles, los colectivos de apoyo al rapero Pablo Hasél, detenido para cumplir una condena de nueve meses y medio de cárcel por los delitos de “enaltecimiento al terrorismo” e “injurias a la Corona”, volvieron a marchar por las principales ciudades de la comunidad autónoma.

En Barcelona se registraron los actos más violentos, entre ellos el intento de un grupo de jóvenes de quemar un vehículo de la policía municipal con un agente en su interior, con un saldo de diez detenidos.

El pasado 16 de febrero, en cumplimiento a una resolución judicial dictada por la Audiencia Nacional española, la policía autonómica catalana detuvo al cantante Pablo Hasél en la rectoría de la Universidad de Lleida, donde se ha atrincheró con unos 150 seguidores. Tras ser detenido fue trasladado a la prisión de Ponent, en la misma provincia, donde deberá cumplir la condena impuesta.

Su encarcelación provocó un movimiento de solidaridad que, además de abogar por su liberación inmediata también denuncia el agravio a la libertad de expresión que supone su condena, además de otras reivindicaciones habituales de los movimientos antifascistas, como son la disolución de las fuerzas policiales de antidisturbios.

En Barcelona, unas cinco mil personas recorrieron el centro de la ciudad desde tres columnas distintas. A lo largo de la marcha, como en protestas anteriores, hubo quema de contenedores de basura, y se erigieron barricadas para desde ahí atacar a la policía con piedras, botellas, adoquines y cocteles molotov a la policía.

En uno de esos ataques, los manifestantes incendiaron parcialmente un vehículo de la policía municipal, con un agente en su interior, que pudo salir antes de que resultar herido.

Además fueron saqueadas numerosas tiendas de lujo del Paseo de Gracia de Barcelona, los manifestantes atacaron varios hoteles, sobre todo el NH Calderón, cuya fachada quedó destrozada. La policía autonómica informó de hasta diez detenidos, entre ellos dos de los que supuestamente atacaron el vehículo policial, y que serán acusados de un delito de atentado a un agente policial.

Pablo Hasél, el rapero que ingresó a prisión en España por "injuriar a la monarquía y enaltecer el terrorismo"

En sus letras, el rapero español Pablo Hasél se refiere al rey emérito Juan Carlos I como un "capo mafioso" y un "borracho tirano" y acusa a la policía de torturar y matar a manifestantes y migrantes.

Hasél fue arrestado este martes por los Mossos d'Esquadra (la policía autonómica catalana) en la ciudad de Lleida, a unos 150 km de Barcelona, en el noreste de España, por "glorificar el terrorismo" e insultar a la monarquía.

La policía ingresó para detenerlo a la Universidad de Lleida, donde el músico (cuyo verdadero nombre es Pablo Rivadulla Duro) se había atrincherado junto una decena de simpatizantes un día antes, para evitar cumplir con una condena de cárcel.

El rapero fue condenado a una pena de nueve meses de prisión por los delitos de "enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona y a instituciones estatales" por sus letras y mensajes en Twitter en los que ataca a la monarquía y a la policía.