5.000 personas asisten a un concierto sin distanciamiento en Barcelona

Publicado el

Cinco mil seguidores del grupo español Love of Lesbian disfrutaron un concierto real después de someterse a pruebas de coronavirus ese mismo día con el fin de poner a prueba su efectividad en la prevención de brotes de coronavirus en grandes eventos culturales.

Más allá de las mascarillas blancas entre la multitud de aglomerados amantes del rock, el ambiente del sábado en la noche en la sala de conciertos Palau Sant Jordi en Barcelona fue casi el mismo al de los tiempos previos a la pandemia.

El Palau Sant Jordi ha acogido este sábado un concierto piloto del grupo catalán Love of Lesbian, el primero desde el inicio de la pandemia de la Covid-19. Ha empezado a las 19.30 horas con un aforo de 5.000 personas, que se han realizado previamente un test de antígenos rápido (TAR) para poder entrar.

Tan solo 6 de las 5.000 personas con entrada que se han realizado un TAR han dado positivo en coronavirus y no han podido asistir, según han informado fuentes de la organización.

El recinto se ha equipado con muchos dispensadores de gel hidroalcohólico y los accesos al servicio de bar y a los lavabos se han diferenciado por grupos.

Cribados en Apolo, Razzmatazz y Luz de Gas

Los participantes se han realizado las pruebas TAR durante esta mañana en las salas Apolo, Razzmatazz y Luz de Gas, desde las 9.00 hasta las 16.00 horas. De esta manera, solo los asistentes con un resultado negativo de Covid-19 en el cribado han accedido recinto.

Forma parte de la iniciativa "Festivales para la Cultura Segura"

Expertos del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona han tutelado todas las medidas sanitarias para la seguridad del acontecimiento, tal como ocurrió en diciembre con otro concierto piloto de pequeño formato, 500 personas, en la sala Apolo.

El concierto de este sábado es la prueba de fuego de la iniciativa 'Festivales para la Cultura Segura', en la cual participan todos los directores del Primavera Sound, Sónar, Cruïlla, Canet Rock, Vida y de la promotora The Project. También han contado con el apoyo de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona.

Dos de los organizadores, Jordi Herreruela y Ventura Barba, han explicado que el público del Sant Jordi se ha dividido en tres sectores, aunque todos han formado parte de una burbuja segura, hasta el punto que "es más seguro estar dentro que sería paseante por la calle o en una terraza".

Las entradas, agotadas en 8 horas

Las entradas para el recital de Love of Lesbian de hoy se agotaron en ocho horas, un hecho que los organizadores atribuyen a "las ganas y la ilusión" del público de volver a disfrutar de música en directo.

La banda indie liderada por Santi Balmes y con más de 20 años sobre los escenarios ha aprovechado para tocar en directo su último trabajo V.E.H.N. (Viaje Épico Hacia la Nada), y ha recuperado sus canciones clásicas, aunque esta vez los seguidores las han tenido que corear con una mascarilla puesta.

"Recuperar" la vida cultural

También ha asistido la consellera de Cultura del Govern, Àngels Ponsa; el de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet; el secretario general de Salut, Marc Ramentol, y la teniente de alcalde de Barcelona Janet Sanz.

En declaraciones a los medios, Ramentol ha celebrado que estudios clínicos como el de este sábado permitan "abrir las puertas y recuperar la normalidad de la vida cultural respetando las máximas garantías jurídicas" y con el máximo rigor y seguridad sanitaria ante la Covid-19.

Ha defendido que la ciudadanía tiene muchas ganas de recuperar estos espacios y eventos culturales tras "un año de medidas restrictivas y que limitan de la vida social", algo que asegura tiene un impacto negativo particularmente en el colectivo de gente joven.

(El Nacional)