La joven noruega que murió infectada por rabia tras rescatar a un cachorrito

Publicado el

Un turista noruega que estaba de vacaciones en Filipinas murió luego de que un cachorro callejero la infectara de rabia. Según la familia, la joven se curó las heridas, pero murió luego de que los médicos no lograran diagnosticarla a tiempo.

Una chica, amante de los animales, murió luego de ser mordida por un cachorro que rescató y que, aparentemente, estaba infectado con rabia, según los informes.

Birgitte Kallestad falleció el lunes de la semana pasada, más de dos meses después de haber recogido al perro que encontró vagando por las calles de Filipinas, explicó la familia en una declaración al Daily Mail.

“Nuestra querida Birgitte amaba a los animales”, contó su familia. “Nuestro temor es que esto suceda a otras personas que tienen un corazón como ella”.

La noruega de 24 años estaba de vacaciones con sus amigos y ciclistas cuando se encontraron con el perro.

Kallestad recogió al cachorro y lo colocó en su canasta para llevarlo de vuelta consigo adonde se estaba hospedando.

Todo el grupo de amigos jugó y se bañó con el perro, sin saber que portaba la rabia, una enfermedad viral mortal pero tratable.

La familia contó que todos sufrieron pequeños mordiscos y rasguños y que Kallestad, quien trabajaba en un hospital en Noruega, se trató los pequeños cortes que sufrió.

Pero poco después de regresar a casa, se enfermó y fue hospitalizada varias veces, mientras los médicos se apresuraban a descubrir qué le sucedía. Murió ocho días después de ser ingresada en el hospital donde trabajaba.

Después de realizar las pruebas, las autoridades de salud pública de Noruega confirmaron el sábado que Kallestad tenía rabia.

Más del 99% de las víctimas se concentra en Asia, África y América del Sur

La rabia es una enfermedad zoonótica viral, de tipo aguda e infecciosa. Es causada por un Rhabdoviridae que ataca el sistema nervioso central, cursando una encefalitis con una letalidad cercana al 100 %.

El virus de la rabia pertenece a la familia Rhabdoviridae, género Lyssavirus tipo 1, tiene forma de bala o bastoncillo y mide entre 130 y 240 por entre 65 y 80 nm. Este virus consta de una sola cadena de ARN. Su envoltura está constituida por una capa de lípidos cuya superficie contiene cinco proteínas estructurales: la G (glico proteína) que alterna con proteínas M1 y M2 (proteínas matriz); en la nucleocápside se encuentran las proteínas N (nucleoproteína), NS (nucleocápside) y L (transcriptasa). La glicoproteína es el mayor componente antigénico, responsable de la formación de anticuerpos neutralizantes que son los que confieren inmunidad. No obstante, es posible que participen otros mecanismos en la protección contra la enfermedad.

El virus de la rabia se encuentra difundido en todo el planeta y ataca a mamíferos, tanto domésticos como salvajes, incluyendo también al ser humano. Se encuentra en la saliva y en las secreciones de los animales infectados y se inocula al humano cuando animales infectados lo atacan y provocan en el humano alguna lesión por mordedura. Además el virus puede ser transfundido también cuando un individuo que tiene algún corte en la piel (vía de entrada del virus) tiene contacto con las secreciones salivales de un animal infectado.

Los dos tipos de manifestaciones clínicas de la rabia se dividen en furiosa y paralítica. La furiosa es común en mamíferos carnívoros reservorios de la enfermedad. Se presenta agitación, hiperactividad, alucinaciones, confusión y otra serie de síntomas relacionados. La rabia paralítica es común en roedores y ganado bovino, pero el ganado equino, caprino, ovino y porcino también es vulnerable.

(BBC, VG, agencias)